Publicado 06/08/2021 13:41CET

Los peligros de usar ejercitadores de mandíbula, la última moda en redes sociales

Influencer muestra los resultados tras usar un ejercitador de mandíbula
Influencer muestra los resultados tras usar un ejercitador de mandíbula - IVÁN MALAGÓN

MADRID, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

El odontólogo Iván Malagón advierte de los peligros para la salud de usar ejercitadores de mandíbula, una nueva moda entre los 'influencers' en redes sociales, que muestran una mandíbula más marcada después utilizar una herramienta de gimnasia facial que trabaja sobre los músculos de la mandíbula y el maxiliar.

"La gimnasia facial tiene muchísimos peligros porque el hecho de hipertrofiar una musculatura orofacial provoca una carga excesiva de los dientes", alerta el experto, que añade que "cuanta más tracción se hace, más carga hace los dientes y se erosionan, rompen y fracturan más fácilmente".

Todo ello lleva a que la articulación temporomandibular sufra "muchísima carga", porque se sobreestimulan los ligamentos de la cápsula articular (de la cavidad glenoidea), provocando incluso dolores de cuello, de cabeza, acúfenos, pitidos en el oído, e incluso problemas a nivel de las vértebras cervicales, ya que esta articulación está "muy en relación con la base del cráneo", tal y como explica Malagón.

CUIDADO CON LOS "BORRADORES MÁGICOS"

Otro producto del que también ha querido alertar este experto es acerca de los blanqueadores conocidos como "borradores mágicos", otro "producto estrella en las redes", en palabras del odontólogo. "Se utilizan para eliminar las manchas de los dientes con melamina, un producto abrasivo cuya composición lleva formaldehido, altamente tóxico y con potencial carcinógeno", advierte Malagón.

"Es clave alertar de su peligro, porque no sólo es que no funcionan, es que en este caso es que la melamina es un abrasivo, que además de ser tóxico y perjudicial para la salud, no solo limpian las tinciones extrínsecas (tinciones provocadas por hábitos, por alimentos), sino que erosionan el esmalte y esto no se recupera, no se mineraliza", indica el doctor.

Por último, reitera que "obtener productos, como alineadores dentales, ejercitadores de mandíbula, blanqueadores o productos mágicos para mejorar la dentadura sin prescripción facultativa y sin la supervisión de un profesional cualificado puede ser desastroso para la salud". Para todo tratamiento, continúa, "es básico hacer un diagnóstico previo para prescribir un proceso que sea seguro para todo paciente, teniendo en cuenta las encías, las posibles patologías y los detalles morfológicos de cada pieza dental", concluye.