¿Pecas o lentigos? ¿En qué se diferencian?

Publicado 26/09/2019 8:23:43CET
Mujer con pecas y manchas en la piel.
Mujer con pecas y manchas en la piel. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / ANNA BIZON - Archivo

   MADRID, 26 Sep. (EDIZIONES) -

   La piel es el órgano más grande y pesado del cuerpo humano, además del más expuesto y visible. Por un lado, esta exposición implica que la piel ha de enfrentarse a múltiples agentes externos, como el sol, causante de la producción de pecas o lentigos, lesiones aparentes precisamente por situarse en la piel que pueden confundirse.

   La dermatóloga y miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), la doctora Elia Roó, explica en una entrevista con Infosalus que las pecas o efélides, su término médico, "son manchas marrones de color marrón claro o rojizo, de pequeño tamaño, generalmente de menos de medio centímetro de diámetro".

   En efecto, aparecen en zonas en de la piel que reciben el sol. "Se localizan en zonas expuestas a la luz del sol, como el dorso de la nariz, mejillas, frente, brazos y escote", puntualiza la experta, que agrega que "suelen desaparecer en invierno". Pero nariz, mejillas, frente, brazos y escote de todas las personas no presentan pecas, sino que éstas aparecen "en personas genéticamente predispuestas".

   "Aparecen en personas de piel clara que se queman fácilmente con la exposición al sol. Comienzan en la niñez y su número aumenta con la edad", resume la doctora Roó, que sitúa la causa de su aparición en "un aumento en la producción de melanina en zonas localizadas por las células productoras de pigmento, los melanocitos".

   "Al entrar en contacto con el sol, la melanina se distribuye de manera irregular por la piel, creando depósitos algo más densos en puntos concretos", continúa la doctora Roó. Estos "puntos concretos" son las pecas.

   Según la dermatóloga, como aparecen en personas con piel clara que se queman con facilidad por el sol, las personas con pecas "deben utilizar fotoprotectores de amplio espectro frente a la radiación ultravioleta A y B y aplicarlos con frecuencia para evitar quemaduras solares", avisa la doctora Roó.

   Por su parte, las manchas solares o lentigos solares también "suelen aparecer en zonas expuestas al sol", diferencia la miembro de la AEDV, pero "se deben a un aumento del número de melanocitos", puntualiza, y no al aumento de la producción de melanina.

   Lentigos y pecas también se distinguen en más detalles, como el aspecto. Mientras que las pecas son de color marrón claro o rojizo y de un tamaño pequeño, las manchas solares o lentigos tienen un color que "varía desde el marrón claro al oscuro", señala la experta.

   Además, a diferencia de las pecas, los lentigos no desaparecen en invierno y, mientras que las pecas aparecen en la niñez y aumentan en número según pasan los años, los lentigos "suelen aparecer después de los entre 30 y 40 años", detalla la doctora Roó.

¿HAY QUE TRATAR PECAS Y LENTIGOS?

   En cuanto al tratamiento de pecas y lentigos, la experta de la AEDV zanja que las pecas "son lesiones benignas" por lo que "no necesitan tratamiento". En referencia al lentigo "simple de aspecto benigno no hay necesidad" de tratarlo, comenta la doctora Roó, que sí incide en que "lo principal es utilizar un fotoprotector solar para evitar su aparición y que aumenten de tamaño".

   Sin embargo, puede recurrirse a la eliminación de estas manchas solares por motivos estéticos. En este caso puede hacerse, destaca la doctora Roó, mediante láser o crioterapia. "No obstante, es más que aconsejable que sea valorada por un dermatólogo para asegurarse de que la lesión tratada sea benigna", avisa la experta.

Contador