Publicado 06/09/2021 17:47CET

Por qué los niños que han cumplido 6 años deben hacer su primera visita al ortodoncista

Archivo - Niño en la consulta del dentista.
Archivo - Niño en la consulta del dentista. - SANTYPAN - Archivo

MADRID, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial (SEDO) recuerda que los niños que han cumplido los 6 años, es decir, los nacidos en 2015, deben acudir a su primera revisión de ortodoncia, ya que una detección precoz de las maloclusiones a esa edad tiene una solución mucho más sencilla que si se tratan en la edad adulta.

Es precisamente a los 6 años cuando se suele producir el llamado "segundo levantamiento oclusal", y es importante que un especialista se asegure de que todo va bien para que, más adelante, en torno a los 12 años aproximadamente, los dientes encajen bien cuando salgan los segundos molares permanentes.

Al nacer, los maxilares están separados y se puede decir que no hay oclusión, pues no hay una relación de ajuste entre ellos. La erupción de los dientes comienza a edades diferentes, pero a medida que van saliendo los dientes temporales o de leche, también se desarrollan verticalmente los huesos maxilares.

Cuando salen los primeros molares de leche, llega un momento en que entran en contacto los superiores con los inferiores y ahí se crea un engranaje que no existía previamente, apareciendo la oclusión. Este primer contacto entre molares temporales es lo que se llama "primer levantamiento oclusal".

El segundo levantamiento oclusal se produce en torno a los 6 años, cuando hacen contacto entre sí los primeros molares permanentes. La erupción de los primeros molares definitivos es fundamental, pues sirven de 'guía' para la colocación de los que faltan por salir. "Los molares y caninos temporales reservan el espacio en el que después deberán estar los caninos y premolares definitivos", explica el doctor el presidente de la SEDO, Juan Carlos Pérez Varela, quien añade que "los temporales son más grandes que los permanentes, y esta diferencia crea un espacio que es necesario conservar".

Por eso también es tan importante que esos primeros molares definitivos que salen en torno a los 6 años "se mantengan sanos", prosigue. Así, es importante la visita al ortodoncista a estas edades para que el especialista supervise el recambio dental y verifique la correcta oclusión de los dientes incisivos.

El ortodoncista también habrá de verificar la relación que las piezas dentales tienen entre sí, tanto horizontal, como verticalmente, pues en esa época se producen cambios que pueden influir sobre la boca que se tendrá en la edad adulta. En caso de que exista algún problema se podrá solucionar de manera sencilla mediante ortopedia dentofacial. De lo contrario, en la edad adulta podrá ser necesaria una ortodoncia, e incluso tratamientos combinados de ortodoncia con ortopedia dentofacial.

Contador