Publicado 11/02/2020 8:15:41CET

Breve guía sobre ortodoncias: ¿Por qué hay tantos niños con brackets?

Breve guía sobre ortodoncias: ¿Por qué hay tantos niños con brackets?
Breve guía sobre ortodoncias: ¿Por qué hay tantos niños con brackets? - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / MARIANVEJCIK - Archivo

   MADRID, 11 Feb. (EDIZIONES) -

   Es súper frecuente ver a niños y personas adultas con ortodoncia. Ésta sirve para corregir las malposiciones de los dientes, para lograr una sonrisa más bonita y una mordida adecuada, así como para evitar problemas como el bruxismo, las migrañas, el dolor de la mandíbula, o los dolores de cervicales.

Así lo explica en una entrevista con Infosalus el presidente de la Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO), el doctor Juan Carlos Pérez Varela, quien precisa aquí que hay que diferenciar la ortodoncia de la ortopedia, que también la realizan los ortodoncistas: "Son los tratamientos que se hacen en niños para corregir el crecimiento anómalo del maxilar superior y de la mandíbula, es decir, para solucionar los problemas en los huesos de la cara, que afectan a la mordida, y que si no se tratan en el momento adecuado, hacen necesario recurrir a una cirugía maxilofacial cuando lleguen a la edad adulta".

   Sobre la ortodoncia, el doctor Pérez Varela remarca que suele emplearse siempre que haya problemas estéticos que afecten a la sonrisa, o bien por una mala mordida (que puede tener el origen en los huesos y/o en los dientes) y que ocasione desgaste dentario, bruxismo, dolores y desgaste de la articulación témporomandibular (la articulación de la mandíbula), así como migrañas, dolores de oídos, o incluso de las cervicales.

   El experto subraya que lo ideal es realizar una primera visita al ortodoncista a los 6 años, ya que existen algunos problemas de hueso que hay que solucionar a esa edad, ya que de no hacerlo a tiempo, en la edad adulta será precisa e imprescindible una cirugía maxilofacial para corregirlos.

   "Los problemas en los huesos hay que solucionarlos mientras los niños están en crecimiento (cada estructura ósea tiene una edad concreta en la que hay que tratarla) y, además, también coincide con el final del recambio dentario, que suele producirse a los 12-13 años", sostiene.

   Eso sí, en caso de no ser necesario hacer ningún tipo de tratamiento de ortodoncia a esa edad, el también doctor en Medicina y presidente de la Asociación Española de Especialistas en Ortodoncia (AESOR) reconoce que simplemente será necesario realizar seguimientos cada varios meses para confirmar que el crecimiento y el recambio de los dientes transcurre con normalidad.

TIPOS DE ORTODONCIA

   Sobre los tipos de ortodoncia que existen en la actualidad, el a su vez profesor de Ortodoncia en la Facultad de Medicina y Odontología de la Universidad de Santiago precisa que existen una gran cantidad de aparatos que se usan en los tratamientos de ortopedia en niños (los que corrigen los problemas de crecimiento de los huesos), y por otra, los 'brackets' y alineadores, que corrigen la posición de los dientes.

   Según precisa, los 'brackets' pueden ser metálicos, estéticos, o bien linguales (van por la cara interna de los dientes, por lo que no se ven nada), y los alineadores son fundas transparentes de plástico, que se recambian cada 1 o 2 semanas, produciendo el movimiento dentario.

   En cuanto a la duración de los tratamientos, el director de la Clínica del doctor Juan Carlos Pérez Varela de Ourense y Santiago de Compostela señala que todo depende de la anomalía que presente cada paciente, ya que los tratamientos son únicos, y específicos. "El promedio de tiempo de los tratamientos cuando el problema es de carácter dentario leve tiene una duración de 12 meses aproximadamente, los que incluyen extracciones de 18 a 24 meses, y en casos extremos puede durar de tres a cuatro años", apostilla.

   Preguntado por el hecho de que haya personas que en su adolescencia han llevado aparato y en la edad adulta vuelven a tener mal la dentadura, el doctor Pérez Varela mantiene que con el paso de los años la tendencia natural de los dientes es a apiñarse, y además puede haber problemas de desgaste dentario o de la encía que contribuyan a que la posición de los dientes cambie.

   "Por ello es conveniente realizar revisiones una vez finalizado el tratamiento de ortodoncia, para así evitar que esto suceda. Si ocurre, lo ideal es volver a realizar un tratamiento de ortodoncia para corregir la malposición de los dientes", insiste el especialista.

   Finalmente, y sobre si se puede evitar el uso de ortodoncia, el doctor Pérez Varela sostiene que a veces es posible prevenirlo realizando controles en el ortodoncista para revisar que el crecimiento de los huesos sea el correcto, y que los dientes se recambien adecuadamente, aparte de que haya espacio para todos ellos.

Contador