Publicado 25/04/2022 13:14

La vacunación incluso parcial de la covid-19 también está relacionada con menor riesgo de ingreso en UCI y muerte

Archivo - Vacunación
Archivo - Vacunación - AYUNTAMIENTO DE ARGANDA DEL REY - Archivo

MADRID, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

Incluso cuando las vacunas contra la covid-19 no logran prevenir la hospitalización, parecen reducir significativamente el riesgo de ser ingresado en cuidados intensivos y morir en comparación con los pacientes que no están vacunados, según un estudio de cohorte de tiempo apareado de más de 20.000 adultos hospitalizados en Ontario (Canadá) entre enero y enero de 2021 y enero de 2022, y se presentará en el Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas (ECCMID) de este año en Lisboa, Portugal (23-26 de abril).

"La buena noticia de este estudio es que, incluso estando hospitalizado con COVID-19, la vacunación tanto parcial como completa redujo el riesgo de requerir tratamiento en cuidados intensivos y muerte", señala Kiera Murison, uno de sus autores junto con Alicia Grima, ambos de la Universidad de Toronto.

El rápido desarrollo de vacunas seguras y eficaces contra el virus SARS-CoV-2 ha reducido drásticamente la carga de hospitalizaciones y muertes relacionadas con la COVID-19. Sin embargo, el riesgo de casos de avance de COVID-19 grave después de la vacunación permanece, particularmente entre los grupos con mayor riesgo de enfermedad grave.

Los investigadores se propusieron determinar si los riesgos de ingreso y muerte en la unidad de cuidados intensivos (UCI) se reducían con la vacunación, incluso en personas en las que la vacunación no logró prevenir la hospitalización. Utilizando datos de la base de datos de gestión de casos y contactos de Canadá y la base de datos de notificación y vacunación de Ontario (COVaxON), realizaron una cohorte de 20.064 adultos (3.353 vacunados y 16.711 no vacunados) hospitalizados con COVID-19.

El estudio se restringió a adultos con una primera infección por COVID-19. La mayoría de los participantes (69%) tenían 50 años o más y la mayoría eran hombres (54%). Debido a que la variante dominante y la respuesta de salud pública cambiaron con el tiempo, cada individuo vacunado se emparejó con hasta cinco individuos no vacunados según la fecha de la prueba de infección positiva por SARS-CoV-2.

Se utilizó un modelo para evaluar el riesgo de ingreso en la UCI (ajustado por grupo de edad, sexo, trabajador de la salud, cuidado a largo plazo, enfermedad subyacente y variante infecciosa) y muerte (ajustado por grupo de edad, sexo, cuidado a largo plazo, comorbilidad, y variante infectante). Se realizaron más análisis sin emparejar para identificar las diferencias en los efectos de la vacuna.

Los investigadores encontraron que la vacunación con una, dos o tres dosis redujo significativamente el riesgo de ingreso a la UCI y muerte. Y se observó una relación dosis-respuesta inversa entre las dosis de la vacuna, con cada dosis adicional reduciendo la probabilidad de ingreso en la UCI en un 34 por ciento y la probabilidad de morir en un 22 por ciento. No se observaron diferencias significativas en el riesgo independientemente de la variante infecciosa.

"Incluso con la disminución de la eficacia de las vacunas contra la infección con nuevas variantes de preocupaciones, nuestros hallazgos indican que las vacunas siguen siendo una herramienta vital para reducir el ingreso a la UCI y la muerte por COVID-19", afirma Grima.

Este es un estudio observacional, por lo que no se pueden sacar conclusiones firmes sobre la causa y el efecto, y debido a la aparición relativamente reciente de la variante Omicron, así como a los retrasos, los resultados carecían de poder estadístico para estimar las protecciones específicas de Omicron. Además, los autores no pudieron asegurar que los efectos observados no se deban, al menos en parte, a la confusión residual.

Contador

Más información