Trombosis de vena profunda: mitos y verdades

Aterosclerosis, Trombosis, venas
Foto: GETTY//FRENTUSHA
Actualizado 18/09/2015 13:07:10 CET

MADRID, 12 Feb. (INFOSALUS) -

   Conocer las características de la trombosis de vena profunda puede ayudar a reducir el riesgo de coágulos sanguíneos al permitir reconocer los síntomas y así acceder a un tratamiento precoz y evitar las complicaciones graves.

   Según explica a Infosalus el doctor Manuel Monreal Bosch, coordinador del Grupo de Tromboembolismo de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), la trombosis de vena profunda consiste en la coagulación de la sangre dentro de una vena profunda, habitualmente de las piernas, aunque puede aparecer también en los brazos y en otras venas.

   "Al coagularse la sangre no circula y la extremidad afectada se hincha y duele. Pero los coágulos o trombos pueden romperse y desprenderse de la pared de la vena, con lo que van a parar a las arterias del pulmón y causar una embolia pulmonar", explica Monreal Bosch.

   El especialista señala que aunque la embolia pulmonar es una enfermedad tres veces menos frecuente que el infarto de miocardio o el ictus, pero conlleva una mortalidad similar.

   Monreal Bosh apunta que no existen datos fiables sobre la prevalencia en España dado que muchos pacientes con trombosis venosa profunda no ingresan en el hospital. Pero, según datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, en nuestro país hay 20.000 casos de embolia pulmonar al año y calculamos que cerca de 30.000 casos de trombosis venosa.

HECHOS QUE RESPONDEN A ALGUNOS DE LOS MITOS

Mito 1: "Si eres joven y estás saludable, no tienes que preocuparte sobre la TVP"

   El rango de edad en el que más se produce es en los mayores de 60 años, pero puede aparecer a cualquier edad. En gente joven es especialmente frecuente en mujeres que toman anticonceptivos.

Mito 2: "Si voy a padecer una TVP, no hay nada que pueda hacer para evitarlo"

   Los factores de riesgo más frecuentes son la inmovilización, la cirugía, el cáncer, los estrógenos, el embarazo y los viajes prolongados. "Afortunadamente hay medicamentos que disminuyen el riesgo de que aparezca una trombosis", apunta Monreal Bosh. Sin embargo, tan importante como los fármacos es evitar permanecer durante un tiempo prolongado en la cama, añade.

Mito 3. "Sabes que tienes TVP porque sientes mucho dolor en la pierna o muslo"

   Los síntomas más importantes son dolor, tumefacción y aumento de la temperatura de la piel en la extremidad afectada. Sin embargo, estos son signos y síntomas similares a los que aparecen tras una distensión ligamentosa, un esguince de tobillo o un traumatismo importante. "La trombosis se diagnostica fácilmente mediante un 'eco-doppler', que es una prueba sencilla, rápida y no dolorosa que permite visualizar el trombo", aclara el especialista de la SEMI.

Mito 4: "La única forma de combatir el 'síndrome de la clase turista' es comprar un billete en primera clase"

   Los viajes en avión favorecen la trombosis por la inmovilización prolongada, igual que los viajes en autocar o en otros vehículos. Y tanto aparecen en viajeros en clase turista como de primera clase. Lo que ocurre es que cuanto más flexionada tengamos la pierna, y durante más tiempo, mayor riesgo hay.