Publicado 04/11/2021 13:58CET

Los neumólogos piden la implantación de un calendario vacunal para el adulto con patología respiratoria

Una persona mayor se vacuna contra la gripe en el centro de Salud Baviera, a 25 de octubre de 2021, en Madrid, (España).
Una persona mayor se vacuna contra la gripe en el centro de Salud Baviera, a 25 de octubre de 2021, en Madrid, (España). - Marta Fernández Jara - Europa Press

MADRID, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) pide que se implante un calendario vacunal para el adulto con patología respiratoria, ya que "los pacientes respiratorios crónicos deberían recibir aquellas vacunas que han demostrado ser eficaces para reforzar el sistema inmune del adulto, como las de la gripe, el neumococo, el herpes zoster y la tos ferina".

Además, también reclaman la dosis de refuerzo de la vacuna de la Covid-19 en estos pacientes. Así lo ha expuesto el doctor Felipe Villar, jefe asociado del Servicio de Neumología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid y 'managing editor' de la revista científica Open 'Respiratory Archives', en el 54 Congreso Nacional de SEPAR, que ha arranzado este jueves en Sevilla.

"Necesitamos un calendario vacunal del adulto, ya que ahora está centrado en los niños, y no solo para las vacunas de la gripe y del neumococo, sino otras como la tos ferina y herpes zoster, y todavía está por ver si deberá mantenerse la vacuna de la Covid-19, en función de la evolución de la pandemia", ha insistido el doctor Villar.

Así, ha explicado que las vacunas contra la Covid-19 son seguras y eficaces, ya que han demostrado que son capaces de controlar la pandemia con un mínimo porcentaje de efectos adversos.

"La vacuna en sí es la herramienta más útil y potente para combatir la pandemia y también para recuperar el estilo de vida prepandémico. Cuanta más población esté vacunada, antes se alcanzará el nivel de vida previo a la pandemia y, por lo tanto, aquellas personas que aún no se hayan vacunado, deben acudir a sus centros y vacunarse", ha pedido.

En el caso de la población que ya está vacunada frente a la Covid-19, ya se ha iniciado la administración de la dosis adicional en pacientes inmunodeprimidos, que incluye a los pacientes receptores de un trasplante pulmonar, con cáncer de pulmón, con fibrosis quística y tratamientos inmunosupresores, así como las personas que viven en residencias y las personas mayores de 70 años, pero SEPAR insiste en la importancia de extender esta dosis a los pacientes crónicos respiratorios.

"Desde SEPAR pensamos que la dosis de refuerzo de la vacuna Covid-19 habrá que administrársela a los pacientes crónicos respiratorios, como los afectados por la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o la enfermedad pulmonar intersticial difusa (EPID), entre otras, porque la afectación grave de la Covid-19 ocurre a nivel pulmonar, y los pacientes con estas patologías respiratorias crónicas evolucionan a peor pronóstico", informa el doctor Villar.

Además de proporcionar esta dosis de refuerzo a la población española, es importante que se destinen vacunas a países en vías de desarrollo que no tengan un nivel óptimo de vacunación, a fin de aumentar la cobertura vacunal de la población de dichos países frente a la Covid-19.

Sin este esfuerzo global, recuerdan desde SEPAR, pueden surgir nuevas cepas y variantes resistentes a las vacunas que pueden llegar a España y provocar una disminución de la eficacia de las vacunas. "Ante una pandemia, de ámbito global, se requiere una solución global", subraya el doctor Villar.

Así las cosas, según SEPAR, en el futuro, se desconoce si el SARS-CoV-2 se comportará como el virus de la gripe o como un coronavirus tradicional (hasta el inicio de la pandemia alrededor del 10% de las infecciones respiratorias estaban causadas por coronavirus).

En caso de que se comportara de forma parecida a la gripe, sería preciso vacunar a la población cada año y, en este escenario, SEPAR insiste en que se debe incluir a los pacientes respiratorios crónicos, especialmente a los de más alto riesgo.

Asimismo, según el experto, las vacunas de la Covid tendrán un mejor perfil inmunógeno. "Las vacunas deberán ser también esterilizantes y, por lo tanto, no solo servirán para disminuir la gravedad de las infecciones, sino también para evitar la transmisión por SARS-CoV-2", ha destacado el doctor Villar.

INMUNOSENESCENCIA Y 'FITNESS'INMUNOLÓGICO'

La pandemia de la Covid-19 también ha puesto sobre la mesa la importancia de dos conceptos relacionados con el sistema inmune, inmunosenescencia y 'fitness'inmunológico'. La inmunosenescencia es la pérdida de eficacia del sistema inmunitario que ocurre con la edad, mientras que el 'fitness inmunológico' es el entrenamiento del sistema inmune para mejorarlo y así combatir el declive que este sufre con la edad.

La inmunosenescencia se manifiesta tanto por una pérdida de eficacia del sistema inmunitario para luchar contra las infecciones como por la pérdida de capacidad para responder a las vacunas. Para contrarrestarla, existe el 'fitness inmunológico', un entrenamiento que se basa en la aplicación de ciertas medidas, como seguir una dieta adecuada, hacer ejercicio físico y la puesta a punto del sistema inmune mediante la administración de vacunas.

El 'fitness inmunológico' se efectúa a partir de la administración de vacunas eficaces en el adulto, entre las cuales figuran la vacunación frente a la gripe, que se efectúa anualmente, y la vacunación frente al neumococo, que se administra en una sola dosis.

En general, ambas vacunas están indicadas en población de riesgo: en los grupos de personas con más de 65 años y en pacientes inmunodeprimidos o con enfermedades crónicas (entre ellas las respiratorias), y con mayor frecuencia en personas institucionalizadas y profesionales de servicios públicos (como el personal sanitario, las fuerzas de seguridad o los cuerpos de bomberos, entre otros), en el caso de la gripe.

Para leer más