De cerdo y bovino

La OMS aconseja cocinar "a conciencia" la carne para evitar la salmonela

Chuleta, carne, barbacoa
PIXABAY
Publicado 28/06/2016 11:07:41CET

   MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La Comisión del Codex Alimentarius, organismo de Naciones Unidas encargado de establecer las normas alimentarias, ha recomendado a la población cocinar "a conciencia" la carne de cerdo y bovino para eliminar y evitar la presencia de salmonela.

   Y es que, tal y como han advertido, este tipo de carnes pueden estar contaminadas con diferentes bacterias, entre las que se incluye la salmonela no tifoidea, que provoca enfermedades diarreicas y es una de las causas "más frecuentes" de patologías transmitidas por alimentos en todo el mundo, con decenas de millones de personas afectadas cada año.

   Aunque la mayoría de los casos son leves, el organismo ha recordado que esta bacteria produce unas 60.000 muertes anuales, de ahí que recomienden mejorar las prácticas desde producción primaria hasta el procesado para prevenir, reducir o eliminar su presencia en la carne fresca de cerdo y bovino.

   "La mejor manera que tienen los consumidores para evitar enfermar comiendo carne que pudiera estar contaminada con salmonela es cocinarla a conciencia", ha establecido este organismo de Naciones Unidas durante su 39 reunión que estos días se celebra en Roma (Italia).

   Asimismo, en el encuentro se han acordado nuevas directrices higiénicas para la producción de algunos alimentos como carne, pescado, leche, frutas y verduras, con el fin de controlar los parásitos y proteger la salud de la población. Esta medida se debe a que estos productos pueden estar contaminados por parásitos como el 'toxoplasma gondii' y la 'taenia solium', que pueden provocar diferentes enfermedades a las personas como, por ejemplo, quistes cerebrales.

   Las tres principales claves aportadas para controlar los parásitos transmitidos por los alimentos son prevenir la infección en los animales de granja, evitar la contaminación de los alimentos frescos y procesados e inactivar a los parásitos en los alimentos durante el procesado como, por ejemplo, por congelación o tratamiento térmico.

NUEVOS NUTRIENTES EN EL ETIQUETADO NUTRICIONAL

   Del mismo modo, la Comisión del Codex Alimentarius ha acordado la introducción de valores de referencia para el cobre, hierro, magnesio, fósforo y vitamina A en el etiquetado nutricional de los alimentos. Una directriz que se sustenta en el hecho de que la carencia de estas vitaminas y minerales en la dieta de una persona puede tener "graves" consecuencias para la salud.

   Por ejemplo, el déficit de vitamina A puede causar ceguera y aumentar el riesgo de enfermedad y muerte por infecciones graves; mientras que la carencia de hierro puede causar anemia, lo que impide que el cuerpo reciba la cantidad de oxígeno que necesita y puede provocar complicaciones en el embarazo y retrasos en el desarrollo de bebés y niños.

   Por otra parte, la Comisión ha adaptado los niveles máximos de uso de casi 400 aditivos alimentarios en productos, antioxidantes y conservantes. Se trata de sustancias que se añaden a los alimentos con fines tecnológicos, como los conservantes que mantienen los alimentos frescos durante más tiempo, los antioxidantes que evitan que los productos se pongan rancios y estabilizadores que ayudan a combinar los ingredientes. Los aditivos también incluyen colorantes, sabores y edulcorantes.

   Finalmente, durante la reunión también se ha alertado sobre los riesgos ligados al arsénico, un elemento que se encuentra de forma natural en la corteza terrestre y que está presente en muchos alimentos que lo absorben del suelo y del agua. "En particular, el arroz puede absorber más arsénico que otros alimentos y por su elevado consumo puede contribuir de forma importante a la exposición del arsénico. Estar expuesto a largo plazo a este elemento a través del agua para beber y lo alimentos puede causar cáncer, lesiones en la piel, dolencias cardiacas, diabetes y daños en el sistema nervioso y el cerebro", ha explicado.

   Por todo ello, el organismo ha recomendado no permitir más de 0,35 miligramos por kilogramos de arsénico inorgánico en el arroz descascarillado o aquel al que solo se le ha quitado la cáscara, también conocido como arroz moreno o arroz de embarque.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter