Las nueces protegen frente al riesgo cardiovascular y diabetes tipo 2

Nueces. Puñado de nueces
PHOTOGRAPHER: MAX VON EICKEN - Archivo
Publicado 26/03/2018 12:02:59CET

Mejora significativamente la sensibilidad a la insulina en adultos con sobrepeso u obesos

MADRID, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

Comer 42 gramos de nueces todos los días ayuda a proteger a los adultos en riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2, según un pequeño estudio realizado por los investigadores del Centro de Investigación de Nutrición Humana USDA Jean Mayer sobre Envejecimiento en Tufts University.

En concreto, este estudio se ha realizado sobre 26 hombres y mujeres, de 59 años de media, con placebo, y vigilando las comidas, que se proporcionaron para controlar la ingesta de alimentos.

Durante cuatro semanas seguidas, los sujetos comieron una dieta control sin nueces o la misma dieta con estos frutos secos, que sustituyó al 15 por ciento de las calorías totales. Tanto la dieta de control como la dieta rica en nueces eran bajas en frutas, verduras y fibra.

Los resultados pusieron en relieve que tanto los niveles de calorías, como los de las proteínas, los carbohidratos y la grasa total, se mantuvieron igual.

"Las nueces son naturalmente ricas en grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, por lo que reemplazar una porción de las grasas saturadas en la dieta con estas grasas más saludables puede explicar algunos de los efectos cardioprotectores que observamos", ha señalado la investigadora principal del estudio, la profesora Diane McKay de la misma universidad.

A su vez, también contienen una cantidad de compuestos de plantas bioactivas, así como vitaminas y "minerales esenciales que probablemente hayan contribuido a este beneficio. Lo que es realmente interesante es que un pequeño cambio, es decir, comer un puñado de nueces por día, puede tener un gran impacto en el la salud de estos adultos en riesgo", ha advertido.

Así, el estudio ha encontrado que la incorporación de nueces en la dieta típica estadounidense mejoró significativamente tanto en la sensibilidad a la insulina como en los marcadores de enfermedad cardiometabólica en adultos con sobrepeso y obesos.