La edad, y no el sexo, condiciona la aparición de un síndrome vasculítico

Mayores andando en el bosque
GETTY
Actualizado 29/01/2018 13:56:35 CET

MADRID, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

La edad destaca como un factor clave en el desarrollo de determinados síndromes vasculíticos, según ha explicado el reumatólogo del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander, Ricardo Blanco, durante la celebración del V Curso de Vasculitis organizado por la Sociedad Española de Reumatología (SER).

"La arteritis de células gigantes es casi exclusiva de pacientes ancianos, y la vasculitis IgA (púrpura de Schoenlein-Henoch) es más frecuente en pacientes en edad pediátrica", ha señalado el experto. Esto es, que, en general, los pacientes de cualquier edad se pueden ver afectados, aunque hay subtipos más característicos según el grupo de edad.

Las diferencias epidemiológicas no suelen llevar, sin embargo, relación con el sexo, aunque en determinadas series se ha visto que la arteritis de células gigantes es un poco más frecuente en mujeres o las vasculitis ANCAs positivas un poco más en los hombres, las diferencias no son tan marcadas como en otros síndromes, según ha informado el reumatólogo.

Durante el curso se han revisado, además, "aspectos generales de epidemiología, de anatomía patológica, de patogenia de estos síndromes y se ha discutido cada uno de los mismo de forma individualizada, tanto en población adulta como pediátrica".

AVANCES EN EL TRATAMIENTO

Los avances en la terapéutica de esta patología, han sido otro de los temas tratados. De entre ellos, se han destacado los hallazagos en la vasculitis de gran vaso, la vasculitis ANCAs positiva y en la enfermedad de Behçet.

"En la vasculitis de gran vaso, concretamente en la arteritis de células gigantes se ha demostrado que un fármaco biológico inhibidor del receptor de la IL-6, tocilizumab, es muy eficaz. En la vasculitis ANCAs positiva se ha observado que rituximab es muy útil, tanto en la inducción de la remisión como en su mantenimiento. Por su parte, en la enfermedad de Behçet, en su complicación más grave, el adalimumab es un tratamiento muy eficaz", ha informado el especialista.

En el ámbito del diagnóstico también han aparecido avances importantes. En este sentido, el doctor Blanco ha señalado que "desde el punto de vista diagnóstico en las vasculitis de gran vaso, cada vez se utiliza más la ecografía, especialmente en el diagnóstico de la arteritis de células gigantes, así como el PET en el de la aortitis".

En cuanto a la relación de esta enfermedad con el embarazo, los expertos han asegurado que, "si una paciente con vasculitis quiere quedarse embarazada debe hacerlo de forma planificada de acuerdo con su médico, teniendo en cuenta especialmente que la patología esté controlada y que los fármacos utilizados no sean perjudiciales para el feto", ha concluido el doctor Blanco.