Publicado 28/07/2021 08:29CET

¿Por qué vuelve a haber tantos casos de COVID-19 en España y en Europa?

Jóvenes de fiesta en verano.
Jóvenes de fiesta en verano. - ISTOCK

   MADRID, 28 Jul. (EDIZIONES) -

   Pese al ritmo de vacunación que se está dando en España y en Europa, las cifras de contagios se están asemejando este verano a las de los peores días de la pandemia. ¿Qué está sucediendo? ¿Vamos por el buen camino?

   Para poder entenderlo entrevistamos en Infosalus a la especialista en Inmunología y vocal de la Sociedad Española de Inmunología (SEI) Carmen Martín-Alonso. Esta experta advierte de que, en el caso concreto de España, pese a ser uno de los países europeos que más rápido está avanzando en cifras de vacunación, "tan solo el 50% de españoles cuenta con la pauta completa ahora mismo, por lo que no hay tantísima gente vacunada".

   Además, indica que para alcanzar la inmunidad de rebaño con las variantes delta y lambda circulando por España aún debemos llegar, por lo menos, a un 88% de la población vacunada con las dos dosis. "Con lo cual estamos bastante alejados de tener muchos vacunados", apostilla.

   Hay tantos casos porque dice que estas variantes tienen más capacidad de transmitirse y porque socialmente ha cambiado todo. "No podemos seguir como en la primera ola, un virus con una capacidad reproductiva más pequeña y todo el mundo encerrado en casa, y ahora la transmisión no es la misma, es mayor, y estamos todos fuera de casa. Hay que poner sobre la mesa todo lo que sucede. Hay libre circulación, las medidas aparte de que se han relajado tampoco se cumplen, entonces es normal al haber más movimiento que también haya una mayor transmisión", agrega.

   Es más, la vocal de la SEI lamenta que las medidas que hay no se cumplen. "Seguramente si las medidas que hay se cumplieran a rajatabla nos iría mejor, pero el problema está en que no se cumplen. Los botellones llevan 25 años prohibidos y siguen ocurriendo", avisa la doctora Martín-Alonso.

   De hecho, sostiene que actualmente tenemos un problema añadido y es que el joven no vacunado es posiblemente el hijo de una persona que está en la franja de edad que solo lleva la mitad de la pauta de vacunación, y que sí tiene probabilidades de acabar con patología más grave o en un hospital.

   "La mayor parte de los contagios se están dando entre los jóvenes, donde más actividad de transmisión hay, porque tienen más actividad social, y porque esta se realiza en unas circunstancias donde se saltan las medidas que hay, principalmente la distancia de seguridad, y además hay prácticas, como pasarse el vaso o la botella, que facilitan la transmisión y encima son el grupo que no está vacunado, y detrás tienen una familia.

   Según insiste la especialista en Inmunología, la mayor parte de ellos están poco intranquilos porque ellos no se ponen enfermos, si bien considera que el problema real es que van a casa, contagian a los padres, contagian a la abuela y eso sí va a suponer un problema.

LOS VACUNADOS TAMBIÉN PUEDEN TRANSFERIR LA ENFERMEDAD

   En este contexto, Carmen Martín-Alonso advierte igualmente de que los vacunados con pauta completa también pueden transmitir la enfermedad, aunque sí que es cierto, según recalca, que transmiten menos cantidad de virus. "Entonces, aunque puedan contagiar, serán 'malos contagiadores'. Por eso es tan importante prevenir. Es lo único que nos puede conducir a la antigua normalidad, la vacunación", resalta la experta.

   A su vez, la vocal de la SEI recuerda que las personas cuantos más contactos de riesgo mantengan, su riesgo también será mayor a la hora de contraer la enfermedad. No obstante, indica que frente a la posibilidad de desarrollar una infección grave de SARS-CoV-2 o incluso de ser hospitalizado y morir están las vacunas en unas "efectividades altísimas", y por encima del 90%. "Hay que recordar que el riesgo de ingreso, de enfermar de forma grave frente a la COVID-19 no llega a ser cero, si bien la protección que confieren las vacunas en este sentido es muy alta", agrega.

   Sobre si es necesario volver a medidas restrictivas como al principio de la pandemia, la doctora cree que lo importante es que las medidas actuales se cumplan. "Subir las restricciones de nuevo no tiene mucho sentido porque solo las cumplen una porción muy pequeña de personas. Sí hay una medida muy clara que todo el mundo no debe dejar de cumplir, más que volver a hacer obligatoria la mascarilla en exteriores, y es el que no te acerques a nadie a quien puedas tocar con la mano y no compartas vasos ni cubiertos", sentencia Carmen Martín-Alonso.