Publicado 15/03/2022 08:07

Una vez superada la COVID-19 grave queda la depresión y la ansiedad

Archivo - Dos sanitarios alrededor de un paciente ingresado en la UCI del Hospital Enfermera Isabel Zendal, a 13 de enero de 2022, en Madrid (España). La incidencia acumulada a 14 días en la Comunidad de Madrid ha subido 87,35 puntos, hasta situarse en 2.
Archivo - Dos sanitarios alrededor de un paciente ingresado en la UCI del Hospital Enfermera Isabel Zendal, a 13 de enero de 2022, en Madrid (España). La incidencia acumulada a 14 días en la Comunidad de Madrid ha subido 87,35 puntos, hasta situarse en 2. - Eduardo Parra - Europa Press - Archivo

MADRID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio publicado en la revista 'The Lancet Public Health' indica que la enfermedad grave por COVID-19 está relacionada con un aumento del riesgo de sufrir efectos adversos para la salud mental a largo plazo.

Los resultados sugieren que, en general, los pacientes no hospitalizados con una infección por SARS-CoV-2 eran más propensos a experimentar síntomas depresivos hasta 16 meses después del diagnóstico en comparación con los que nunca se infectaron. Los pacientes que estuvieron postrados en cama durante siete días o más presentaron mayores tasas de depresión y ansiedad, en comparación con las personas a las que se les diagnosticó COVID-19 pero que nunca estuvieron postradas.

El análisis revela que los síntomas de depresión y ansiedad remitieron en su mayoría en el plazo de dos meses en los pacientes no hospitalizados con COVID-19. Sin embargo, los pacientes que estuvieron postrados en cama durante siete días o más siguieron teniendo un mayor riesgo de sufrir depresión y ansiedad durante los 16 meses que duró el estudio.

La pandemia trastornó muchos aspectos de la vida cotidiana y está bien documentado el peaje que los requisitos de distanciamiento social, junto con la incertidumbre general, han causado en la salud mental de muchas personas.

La mayoría de los estudios realizados hasta la fecha sólo han examinado las repercusiones negativas en la salud mental hasta seis meses después del diagnóstico de la COVID-19, y se sabe mucho menos sobre las repercusiones en la salud mental a largo plazo más allá de ese periodo, especialmente en el caso de los pacientes no hospitalizados con distintos grados de gravedad de la enfermedad.

Para captar las repercusiones a largo plazo en la salud mental, los investigadores analizaron la prevalencia de los síntomas de depresión, ansiedad, malestar relacionado con la COVID-19 y mala calidad del sueño entre las personas con y sin diagnóstico de COVID-19 de 0 a 16 meses (seguimiento medio de 5,65 meses). El análisis se basó en datos de siete cohortes de Dinamarca, Estonia, Islandia, Noruega, Suecia y el Reino Unido.

De las 247.249 personas incluidas, 9.979 (4%) fueron diagnosticadas con COVID-19 entre febrero de 2020 y agosto de 2021. Los autoinformes de las pruebas de anticuerpos o PCR positivas confirmadas para la infección por SARS-CoV-2 sirvieron como indicador de un diagnóstico de COVID-19.

En general, los participantes diagnosticados con COVID-19 tuvieron una mayor prevalencia de depresión y una peor calidad del sueño en comparación con los individuos que nunca fueron diagnosticados (el 20,2% frente al 11,3% experimentó síntomas de depresión; y el 29,4% frente al 23,8% experimentó una mala calidad del sueño; lo que equivale a un aumento del 18% y el 13% en la prevalencia, respectivamente, después de ajustar otros factores, incluyendo, pero no limitado a, la edad, el género, la educación, el índice de masa corporal y el diagnóstico psiquiátrico previo. No hubo diferencias globales entre los participantes con o sin COVID-19 en las tasas de ansiedad o malestar relacionado con la COVID.

Las personas diagnosticadas con COVID-19 pero que nunca estuvieron postradas en cama debido a su enfermedad eran menos propensas a experimentar síntomas de depresión y ansiedad que las no diagnosticadas con COVID-19.

Los autores afirman que una de las explicaciones de este hecho es que la vuelta a la vida normal supone un alivio para estas personas, mientras que las que aún no están infectadas siguen estando ansiosas por el riesgo de infección y agobiadas por el aislamiento social".

El análisis encuentra una clara reducción de algunos síntomas de salud mental, como la depresión y la angustia relacionada con la COVID-19, con el paso del tiempo. Por el contrario, el mayor tiempo de permanencia en cama se asoció sistemáticamente con una mayor prevalencia de efectos sobre la salud mental.

A lo largo de 16 meses, los pacientes que estuvieron postrados en cama durante siete días o más siguieron siendo entre un 50 y un 60% más propensos a experimentar una mayor depresión y ansiedad en comparación con las personas que nunca se infectaron durante el periodo de estudio.

La autora del estudio, la profesora Unnur Anna Valdimarsdóttir, de la Universidad de Islandia, afirma que la investigación es una de las primeras en explorar los síntomas de salud mental tras una enfermedad grave por COVID-19 en la población general hasta 16 meses después del diagnóstico.

"Sugiere que los efectos sobre la salud mental no son iguales para todos los pacientes de COVID-19 y que el tiempo que se pasa en cama es un factor clave para determinar la gravedad de los impactos sobre la salud mental --explica--. A medida que nos adentramos en el tercer año de la pandemia, el aumento de la vigilancia clínica de la salud mental adversa entre la proporción de pacientes con una enfermedad aguda grave de COVID-19 y los estudios de seguimiento más allá del primer año después de las infecciones son fundamentales para garantizar la atención oportuna".

La recuperación más rápida de los síntomas físicos de la COVID-19 puede explicar en parte por qué los síntomas de salud mental disminuyen a un ritmo similar para aquellos con una infección leve. Sin embargo, los pacientes con COVID-19 grave suelen experimentar una inflamación que se ha relacionado previamente con efectos crónicos sobre la salud mental, en particular la depresión.

El coautor Ingibjörg Magnúsdóttir, de la Universidad de Islandia, añade que "la mayor incidencia de la depresión y la ansiedad entre los pacientes con COVID-19 que pasaron siete días o más postrados en la cama podría deberse a una combinación de preocupación por los efectos de la salud a largo plazo, así como a la persistencia de los síntomas físicos de la COVID mucho más allá de la enfermedad, que limitan el contacto social y pueden dar lugar a una sensación de impotencia".

Del mismo modo, explica que "las respuestas inflamatorias entre los pacientes con un diagnóstico grave pueden contribuir a que los síntomas de salud mental sean más persistentes. En cambio, el hecho de que los individuos con una infección leve por COVID-19 puedan volver antes a su vida normal y sólo experimenten una infección benigna probablemente contribuya al menor riesgo de efectos negativos sobre la salud mental que observamos".