Publicado 14/12/2018 12:55

El vértigo afecta al 80% de la población en algún momento de su vida

Vértigo
Europa Press - Archivo

MADRID, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

El 80 por ciento de la población ha sufrido algún episodio de vértigo en su vida. De hecho, el vértigo y la sensación de mareo son la tercera causa de consultas en Atención Primaria, según datos extraídos de la Guía clínica sobre el diagnóstico y tratamiento del vértigo de Schawabe.

El vértigo es la sensación irreal de desplazamiento de los objetos del entorno (vértigo objetivo), o bien, que es el paciente el que se mueve (vértigo subjetivo). En definitiva, es una sensación de movimiento, que "no hay que confundir con el vértigo de altura", señala el jefe de servicio del Instituto Oto Vértigo de Madrid y coordinador de la guía, Pedro Amaro.

La guía, avalada por la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, se ha creado con el objetivo de esta guía es realizar una puesta al día, así como reunir y transmitir los conceptos más prácticos para un adecuado diagnóstico y tratamiento de la patología, aportando las últimas novedades.

Estas innovaciones se han dado en cuanto a un diagnóstico más preciso, al poder estudiar los cinco órganos vestibulares, ya que, hasta hace poco solo se podía estudiar uno de ellos. Además de nuevas estrategias de tratamiento como las instilaciones intratimpánicas de corticoides o gentamicina.

El vértigo no se puede prevenir pero, una vez declarada la enfermedad y con un tratamiento adecuado en los aspectos médico, quirúrgico y rehabilitador, la eficacia ha quedado demostrada en más del 80 por ciento de los pacientes, según el estudio. Un dato muy importante si se tiene en cuenta que el vértigo es una enfermedad de gran impacto sociolaboral, ya que contribuye a desarrollar ansiedad o depresión en casos de diagnóstico no adecuado.

El vértigo posicional paroxístico benigno es la forma más frecuente (30% de los casos). Las otoconias, unas partículas de carbonato cálcico, se desplazan desde su posición natural y se cuelan en unos de los conductos semicirculares; cuando el paciente cambia de posición su cabeza, por efecto gravitacional, esas partículas se desplazan dentro del conducto y ello genera una información errónea de movimiento (vértigo).

Este es el vértigo asociado, cuando el paciente se tumba o se gira en la cama, o cuando levanta la cabeza para coger algo de un estante. Es un cuadro que, dentro del mundo médico, "se achaca erróneamente a un problema de columna cervical pero, por otra parte, es el vértigo con mejor tasa de curación", señala Amaro.

Otros cuadros que producen vértigo periférico, con origen en el oído interno, son la enfermedad de Menière, una patología crónica del oído interno que afecta a 3 de cada 1.000 españoles; la migraña vestibular, la segunda causa mundial de vértigo episódico; y la neuritis vestibular, que suele ser de origen vírico.