Publicado 04/01/2021 07:59CET

Varias comidas de sangre de mosquitos aceleran la transmisión de la malaria

Los parásitos Plasmodium falciparum desarrollados en el intestino medio del mosquito.
Los parásitos Plasmodium falciparum desarrollados en el intestino medio del mosquito. - W. ROBERT SHAW, 2020

MADRID, 4 Ene. (EUROPA PRESS) -

Múltiples episodios de alimentación de sangre por parte de los mosquitos acortan el período de incubación de los parásitos de la malaria y aumentan el potencial de transmisión de la infección, según un estudio publicado en la revista 'PLOS Pathogens' por Lauren Childs de Virginia Tech, Flaminia Catteruccia de la Harvard TH Chan School de Salud Pública y su equipo.

Dado que los mosquitos se alimentan de sangre varias veces en entornos naturales, los resultados sugieren que la eliminación de la malaria puede ser mucho más complicado que lo sugerido por experimentos previos, que típicamente involucran una única ingesta de sangre.

La malaria sigue siendo una enfermedad devastadora para las regiones tropicales y subtropicales, lo que representó un estimado de 405.000 muertes y 228 millones de casos en 2018. En entornos naturales, la hembra del mosquito 'Anopheles gambiae', el principal vector de la malaria, se alimenta de sangre varias veces a lo largo de su vida.

Este comportamiento complejo suele pasarse por alto cuando los mosquitos se infectan experimentalmente con parásitos de la malaria, lo que limita nuestra capacidad para describir con precisión los posibles efectos sobre la transmisión.

En el nuevo estudio, los investigadores examinan cómo la alimentación de sangre adicional afecta el desarrollo y el potencial de transmisión de los parásitos de la malaria 'Plasmodium falciparum' en 'An. gambiae' hembra.

"Queríamos captar el hecho de que, en las regiones endémicas, los mosquitos transmisores de la malaria se alimentan de sangre aproximadamente cada 2-3 días --señala W. Robert Shaw, autor principal de este estudio--. Nuestro estudio muestra que este comportamiento natural promueve fuertemente el potencial de transmisión de los parásitos de la malaria, de formas que antes no se apreciaban".

Los resultados muestran que una alimentación adicional de sangre tres días después de la infección por 'P. falciparum' acelera el crecimiento del parásito de la malaria, acortando así el período de incubación necesario antes de que se produzca la transmisión a los seres humanos.

La incorporación de estos datos en un modelo matemático en el África subsahariana revela que el potencial de transmisión de la malaria es probablemente mayor de lo que se pensaba anteriormente, lo que dificulta la eliminación de la enfermedad.

Además, el crecimiento de parásitos se acelera en mosquitos modificados genéticamente con capacidad reproductiva reducida, lo que sugiere que las estrategias de control que utilizan este enfoque, con el objetivo de suprimir las poblaciones de Anopheles, pueden favorecer inadvertidamente la transmisión de la malaria.

Los datos también sugieren que los parásitos pueden ser transmitidos por mosquitos más jóvenes, que son menos susceptibles a la muerte por insecticida, lo que tiene consecuencias negativas para el éxito de las estrategias basadas en el uso de insecticidas. En conjunto, los resultados sugieren que los mosquitos más jóvenes y los que tienen una capacidad reproductiva reducida pueden contribuir a la infección en mayor medida de lo que se pensaba.

Según los autores, los hallazgos tienen implicaciones importantes para comprender con precisión el potencial de transmisión de la malaria y estimar el verdadero impacto de las medidas de control de mosquitos actuales y futuras.

Contador

Lo más leído

  1. 1

    Por qué algunas personas aseguran que "oyen a los muertos"

  2. 2

    El sueño es irremplazable para la recuperación del cerebro: no hay otra alternativa a dormir

  3. 3

    Las comunidades autónomas comienzan a administrar la segunda dosis de la vacuna de Pfizer y BioNTech

  4. 4

    ¿Deben vacunarse los niños frente a la COVID-19?

  5. 5

    Cuestionan la eficacia de remdesivir en pacientes con Covid-19 grave que necesitan oxígeno no de alto flujo