Publicado 04/08/2022 16:25

Vacunarse de VPH antes del tratamiento quirúrgico de lesiones cervicales puede reducir el riesgo de nuevas enfermedades

Archivo - Papilomavirus
Archivo - Papilomavirus - SEFA OZEL/ISCTOCK - Archivo

MADRID, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

La administración a las mujeres de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) en torno al momento en que se someten a una intervención quirúrgica por lesiones cervicales precancerosas podría reducir el riesgo de reaparición de las lesiones, así como de otras enfermedades relacionadas con el VPH, según sugiere un estudio publicado en la revista científica 'The BMJ'.

Los investigadores subrayan, sin embargo, que la calidad de las pruebas fue de muy baja a moderada y que se necesitan más ensayos de alta calidad para confirmar estos resultados.

La vacunación contra el VPH es muy eficaz para prevenir el desarrollo de lesiones cervicales precancerosas (neoplasia intraepitelial cervical o NIC).

Muchos países ofrecen la vacunación contra el VPH a niñas y niños en torno a los 12 o 13 años para protegerlos contra el cáncer de cuello de útero, y otros cánceres relacionados, en etapas posteriores de la vida.

La NIC se divide en tres grados: NIC1, 2 o 3. Las mujeres que han sido tratadas por una NIC de alto grado tienen un alto riesgo residual de por vida de padecer cáncer de cuello de útero y otros tumores malignos relacionados con la infección por el VPH, y algunas investigaciones sugieren que administrar una vacuna preventiva contra el VPH junto con el tratamiento de la NIC podría ayudar a reducir el riesgo en estas mujeres.

Para profundizar en esta cuestión, los investigadores analizaron los resultados de 18 estudios para evaluar el efecto de la vacunación contra el VPH en el riesgo de infección por el VPH o la reaparición de lesiones relacionadas con la infección por el VPH después del tratamiento quirúrgico local.

Entre ellos se encontraban dos ensayos controlados aleatorios (ECA), 12 estudios observacionales y cuatro análisis post hoc de ECA (cuando los investigadores vuelven a examinar los datos una vez finalizado el ensayo).

Los dos ensayos se clasificaron como de bajo riesgo de sesgo, mientras que en los estudios observacionales y los análisis post hoc, el riesgo de sesgo fue moderado para siete, grave para siete y crítico para dos. La duración media del seguimiento fue de 36 meses.

Los resultados muestran que el riesgo de recurrencia de la enfermedad preinvasiva de alto grado (NIC2+) se redujo en un 57 por ciento en los individuos que se vacunaron en comparación con los que no se vacunaron.

La estimación del efecto fue aún mayor (una reducción relativa del 74%) cuando se evaluó el riesgo de recurrencia de NIC2+ para la enfermedad relacionada con los dos tipos de VPH de alto riesgo (VPH16 y VPH18), que son la causa de la mayoría de los cánceres de cuello uterino.

Sin embargo, los investigadores señalan que estos efectos no están claros debido a la escasez de datos y al riesgo de sesgo general de moderado a alto de los estudios disponibles.

El riesgo de recurrencia de NIC3 de grado superior también se redujo en las pacientes que se vacunaron, pero de nuevo, hubo un alto nivel de incertidumbre sobre la calidad de esta evidencia.

También faltaron pruebas sobre el beneficio de la vacunación contra el VPH para la recurrencia de las lesiones vulvares, vaginales o anales, y las verrugas genitales.

Contador