Publicado 18/03/2022 18:44

La vacuna contra la Covid-19 es segura en pacientes con miocarditis previa

Archivo - Vacuna covid-19, recuerso.
Archivo - Vacuna covid-19, recuerso. - PYROSKY/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un estudio de los Hospices Civils de Lyon (Francia), conformado por un total de 13 hospitales, ha demostrado que la vacunación contra el SARS-CoV-2 en pacientes que tuvieron miocarditis, es decir, una inflamación del músculo cardíaco en el pasado, no se asocia a una reaparición de la afección ni a otros efectos secundarios graves.

La investigación se presenta en 'ESC Acute CardioVascular Care 2022', un congreso científico de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC). "Estos resultados aportan datos tranquilizadores que pueden animar a los pacientes con antecedentes de miocarditis a vacunarse contra el SARS-CoV-2", ha apuntado el autor del estudio, el doctor Iyad Abou Saleh, de los Hospices Civils de Lyon.

"Hay que tener en cuenta que la mayoría de los pacientes de nuestro estudio recibieron la vacuna de ARNm BNT162b2 (Pfizer/BioNTech) y, por tanto, los resultados pueden no ser aplicables a otras vacunas", ha razonado.

La miocarditis es una inflamación del músculo cardíaco. Los signos y síntomas incluyen fatiga, dolor en el pecho, dificultad para respirar y latidos rápidos. La inflamación puede reducir la capacidad de bombeo del corazón y también puede provocar arritmias (latidos irregulares). La prevalencia se estima entre 10 y 106 casos por cada 100.000 personas en todo el mundo y la principal causa de miocarditis es la infección vírica.

En la literatura científica, se han notificado casos poco frecuentes de miocarditis tras la vacunación contra el SARS-CoV-2, con una prevalencia de 2,1 casos por cada 100.000 habitantes. Sin embargo, faltan datos sobre el riesgo de recurrencia de la miocarditis tras la vacunación contra el SARS-CoV-2 en pacientes con antecedentes de esta enfermedad.

"Nuestra experiencia demuestra que, en algunas situaciones, los pacientes han evitado la vacunación porque ellos, o su médico de cabecera, temían que pudiera causar otro brote de miocarditis", ha informado Abou Saleh. "Nuestra hipótesis era que la vacunación contra el SARS-CoV-2 no aumentaría el riesgo de recurrencia de la miocarditis en los pacientes que habían padecido la enfermedad en el pasado", ha reiterado.

Los investigadores incluyeron a todos los pacientes hospitalizados en los Hospices Civils de Lyon durante los últimos cinco años (de enero de 2016 a junio de 2021) con un diagnóstico de miocarditis aguda. Se contactó con los pacientes por teléfono y se les preguntó si habían sido vacunados, con qué vacuna, cuántas veces y si habían tenido algún efecto secundario. También se preguntó a los pacientes si tenían actualmente la Covid-19 o la habían contraído en el pasado.

Así, un total de 142 pacientes con una historia previa de miocarditis aguda confirmada se inscribieron en el estudio. La edad media era de 31 años y el 20,3 por ciento eran mujeres.

Entre ellos, se conocía el estado de vacunación de 71 pacientes (50%): 55 estaban vacunados y 16 no lo estaban. El principal motivo aducido para no vacunarse fue el miedo a la recidiva de la miocarditis (12 pacientes, el 75% de los no vacunados). Se desconocía el estado de vacunación de 66 pacientes y cinco pacientes habían fallecido antes del estallido de la Covid-19.

Entre los pacientes vacunados, 12 tenían una dosis y 43 tenían dos dosis. Los pacientes fueron vacunados principalmente con la vacuna de Pfizer/BioNTech (53 pacientes, 96,4%). Un paciente recibió la vacuna mRNA-1273 (Moderna) y otro la vacuna Ad26.COV2-S (Janssen).

Los investigadores también obtuvieron información sobre los efectos secundarios tras la vacunación a partir de los registros médicos. Estos incluían acontecimientos graves como la muerte, las arritmias y la miocarditis recurrente. No se produjeron efectos adversos graves tras la vacunación contra el SARS-CoV-2.

"Hemos demostrado que la vacunación contra el SARS-CoV-2 en pacientes con antecedentes de miocarditis aguda no se asocia a un riesgo de miocarditis recurrente ni a otros efectos secundarios graves", ha reiterado Abou Saleh, si bien ha aclarado que los resultados "deben interpretarse con precaución" debido al pequeño número de pacientes y al uso predominante de un tipo de vacuna.