El uso de mascarillas no redujo el riesgo después de la primera ola de Omicron

Archivo - Mujer quitándose la mascarilla.
Archivo - Mujer quitándose la mascarilla. - IVAN PANTIC/ADMIN - Archivo
Publicado: miércoles, 19 junio 2024 7:29

MADRID, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación de la Universidad de East Anglia (Reino Unido) descubrió que el uso de mascarillas no redujo el riesgo de infección por Covid tras el aumento inicial de la variante Omicron. El análisis de los datos oficiales encontró que varios factores de riesgo de infección cambiaron significativamente cuando la variante dominante en el Reino Unido cambió de Delta a Omicron en diciembre de 2021.

Estos incluían el uso de mascarilla, antecedentes de viajes al extranjero, tamaño del hogar, si las personas estaban trabajando o jubiladas y el contacto con niños o mayores de 70 años. El autor principal, el profesor Paul Hunter, de la Facultad de Medicina de Norwich de la Universidad de East Anglia (UEA), destaca: "Al principio de la pandemia se publicaron muchos estudios que analizaban los factores de riesgo para contraer Covid, pero muchos menos estudios después del primer año aproximadamente. Nuestra investigación muestra que hubo cambios en algunos factores de riesgo en el momento en que la variante Omicron BA.2 se volvió dominante".

El coautor Dr. Julii Brainard, de la Facultad de Medicina de Norwich de la misma universidad, añade: "Esto no es del todo sorprendente porque la evidencia de laboratorio sugiere que la variante Omicron era más capaz de infectar las células que recubren el tracto respiratorio superior que las variantes anteriores y, por lo tanto, era más transmisible. La gestión del riesgo de infección debe ser ágil, adaptarse al desarrollo de la epidemia y obtener información de mejor calidad cuando surja. Para prevenir infecciones necesitamos tener una buena visión de qué factores pueden ser más o menos relevantes. Si esos factores pueden cambiar, debemos estar alerta a que eso suceda".

Los investigadores analizaron los datos disponibles de la encuesta Covid de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) en Inglaterra, que comparó las tasas de infección con una encuesta de hogares en curso de la población para estimar cuántas personas tenían infecciones.

Desde noviembre de 2021 hasta mayo de 2022, la Oficina de Estadísticas Nacionales también hizo preguntas a las personas sobre sus circunstancias y hábitos para ver si esos factores podrían estar relacionados con el riesgo de positividad.

El profesor Hunter añade: "Utilizamos este conjunto de datos para buscar constancia o cambio en la importancia y dirección de los posibles factores de riesgo para dar positivo. Aplicamos un método estadístico llamado metarregresión para hacer esto".

El estudio encontró que los cambios en los factores de riesgo incluyeron: En noviembre de 2021, usar siempre mascarillas en el trabajo, la escuela o en espacios cerrados se asoció con un riesgo reducido de infección tanto en adultos como en niños, pero después de la primera ola de Omicron no fue así.

Por otra parte, vivir en una casa con cinco o más personas era un riesgo al principio, pero al final del período de estudio, las personas en hogares más grandes (cuatro o más) tenían un riesgo insignificantemente mayor que las personas que vivían en hogares únicos.

En cambio, los primeros viajes al extranjero no se asociaron con un mayor riesgo, pero sí más tarde. Asimismo, a menudo se encontró que trabajar en la atención sanitaria o social o en contacto con otras personas era importante durante el primer año de la pandemia, pero no se asoció con un riesgo general mayor o cambiante de infección durante el período del estudio.

En esta línea, ser miembro de una minoría étnica se asoció fuertemente con un mayor riesgo en los primeros meses de la epidemia en el Reino Unido, pero se asoció con un riesgo menor y sin cambios de tendencia significativos durante el período de seguimiento completo del estudio.

Como cabía esperar, estar jubilado se asoció con un riesgo reducido en comparación con aquellos que trabajan en general, pero cualquier efecto protector había desaparecido el 27 de febrero de 2022, que coincidió con el inicio de la segunda ola de Omicron.

A finales de febrero de 2022, se hizo evidente que había una disminución del riesgo para los adultos que vivían con niños de 16 años o menos . Las personas menores de 70 años que vivían con alguien de 70 años o más inicialmente tenían una menor probabilidad de dar positivo, pero este efecto protector disminuyó aproximadamente a mediados de febrero de 2022.

Los investigadores dijeron que el resto de la evidencia es que el uso de cubiertas faciales reduce la transmisión de infecciones respiratorias en entornos comunitarios y redujo la transmisión de Covid-19. La pregunta, sin embargo, es en qué medida.

La revisión sistemática de la evidencia prepandémica y el análisis de los datos de las encuestas originales durante la pandemia de Covid-19 indicaron que el uso de mascarillas podría reducir, o redujo, la transmisión del SARS-CoV-2 en aproximadamente un 19 por ciento. Pero estas conclusiones se derivaron principalmente de datos anteriores a la aparición de variantes de Omicron.

Esta última investigación encontró que antes de Omicron BA.2, nunca usar una máscara se asociaba con un mayor riesgo de alrededor del 30 por ciento en adultos y del 10 por ciento en niños. Pero en la segunda ola de Omicron (de mediados a finales de febrero de 2022 en adelante) no hubo ningún efecto protector del uso de mascarillas en adultos y posiblemente un mayor riesgo de infección en niños.

El profesor Paul Hunter concluye "No debería sorprender que los factores de riesgo cambien durante una pandemia debido a una enfermedad altamente infecciosa con una inmunidad de corta duración como Covid".

Contador