Publicado 25/05/2021 08:48CET

Cómo tratar las enfermedades del tiroides

Archivo - TIROIDES
Archivo - TIROIDES - ANNASHOU - Archivo

MADRID, 25 May. (EUROPA PRESS) -

Las enfermedades tiroideas tienen una prevalencia de hasta un 10 por ciento de la población española, afectando mucho más a mujeres que a hombres. Comprender la regulación de este sistema endocrino y conocer los síntomas para realizar un diagnóstico precoz es crucial para la salud.

Una analítica de sangre puede desenmascarar la existencia de problemas de tiroides no detectados, donde la enfermedad más común es el hipotiroidismo (el 9,1 por ciento) seguido del hipertiroidismo.

El equipo médico de Melio, plataforma online especializada en análisis de sangre, ha identificado las claves para comprender esta enfermedad y no caer en bulos.

1. Balance de hormonas T4 yT3

El tiroides produce dos tipos de hormonas, la Tiroxina o T4 que constituye el 90 por ciento de las hormonas secretadas y que tiene muy poco efecto sobre nuestras células y la Triyodotironina o T3, que constituye un 10 por ciento y que sí que actúa de manera natural sobre nuestras células. Esta gran cantidad de hormona inactiva T4, será convertida en los tejidos periféricos en la forma T3 activa, estando disponible para su uso. El balance de las hormonas tiroideas es importante para un correcto funcionamiento metabólico.

2. Hipo o hipertiroidismo

El déficit (hipotirodismo) o exceso (hipertiroidismo) de producción de hormonas tiroideas por parte de la glándula tiroides determina sufrir un tipo u otro de enfermedad. En el hipotiroidismo encontramos una falta de la acción de la hormona tiroidea en los tejidos del organismo mientras que en el hipertiroidismo el exceso de hormonas produce una aceleración generalizada del metabolismo.

3. Control del gasto cardíaco y frecuencia respiratoria, principales funciones

Entre las funciones de las hormonas tiroideas se incluyen el control del gasto cardíaco y frecuencia cardíaca y el control de la frecuencia respiratoria. También influye en el desarrollo óseo después del nacimiento y remodelación ósea y la estimulación del sistema nervioso, del estado de alerta y del estado de vigilia. Además de regular el ciclo ovulatorio y la espermatogénesis, y otros órganos endocrinos.

4. Déficit de yodo como principal causa

La principal causa del hipotiroidismo a nivel mundial es el déficit de yodo, aunque la OMS considera España uno de los países con ingesta adecuada. En los países desarrollados, la causa más frecuente es la autoinmunitaria (Tiroiditis de Hashimoto), que puede detectarse con análisis de anticuerpos antitiroideos en sangre.

5. Aumento de peso como principal señal de hipotiroidismo

El hipotiroidismo puede generar aumento de peso, ya que niveles bajos de hormonas tiroideas disminuyen el metabolismo basal, acumulandose el exceso de energía. El aumento de peso es generalmente mayor en aquellas personas con hipotiroidismo más severo.

6. Analítica específica para detectar la enfermedad

Una enfermedad tiroidea no puede identificarse con una analítica de sangre básica. El diagnóstico de hipotiroidismo puede retrasarse ya que los síntomas pueden ser diversos como fatiga, estreñimiento, intolerancia al frío, trastornos menstruales, además de aumento de peso, piel seca y áspera, voz profunda y posible apnea del sueño. Dado que la sintomatología puede ser tan variada e inespecífica, los análisis de hormonas tiroideas y otros marcadores son fundamentales para el diagnóstico.

7. Influencia de la hormona del estrés

El estrés crónico puede producir una elevación de los niveles de cortisol, la principal hormona del estrés del cuerpo, secretada por las glándulas suprarrenales. Una constante elevación del cortisol suprime el funcionamiento tiroideo, y provoca una cascada de eventos que conduce a resistencia a la insulina, aumento del apetito y aumento de tejido adiposo.

8. Calidad en el descanso

Mejora tu higiene de sueño para dormir por lo menos ocho horas, especialmente si tus niveles de TSH están elevados (hipotiroidismo). La privación de sueño está altamente correlacionada con aumento de peso y disfunción metabólica.

9. Control en la alimentación

Si padeces de hipotiroidismo incluye alimentos ricos en yodo, pescado y marisco, y alimentos vegetales ricos en antioxidantes. Evita un consumo excesivo de sal y de alimentos bociogénicos (coliflor, col, brócoli, rábano y colza, entre otros del género Brassica). Si padeces hipertiroidismo intenta controlar la ingesta de yodo en tu dieta.

10. Enfermedad crónica

El hipotiroidismo es casi siempre una enfermedad crónica que requiere de un tratamiento farmacológico de por vida. En cuanto al hipertiroidismo, aproximadamente el 50 por ciento se cura tras el tratamiento, mientras que el otro 50 por ciento requiere de tratamiento con radiación o extirpación de la glándula tiroidea, y por tanto pasando a un hipotiroidismo que requiere administración de hormonas tiroideas de por vida. Si no se trata puede derivar en crisis tirotoxica pudiendo causar deshidratación, taquicardia o arritmia cardiaca severa, insuficiencia cardiaca, obnubilación y afectación del estado de conciencia.