Todo lo que siempre quisiste saber sobre la gripe pero no te atreves a preguntar

Publicado 01/02/2020 8:00:10CET
Mujer con gripe o resfriado.
Mujer con gripe o resfriado. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / TERO VESALAINEN

   MADRID, 1 Feb. (EDIZIONES) -

   Es básico vacunarse de la gripe si eres población de riesgo (embarazada, jubilada, enfermo crónico, profesional sanitario, entre otros). La gripe la puedes tener igual, pero sus efectos serán más atenuados y fáciles de controlar de forma que, por ejemplo, no te perjudiquen con respecto a otras enfermedades que ya padezcas, de forma que la cosa se complique demasiado.

   Según explica el Ministerio de Sanidad, se trata de una enfermedad infecciosa aguda de las vías respiratorias causada por un virus, y cuenta con una elevada capacidad de transmisión de una persona a otra. "Se presenta generalmente en invierno y de una forma epidémica, es decir, que cada año nos enfrentamos a una temporada en la que puede producirse una gran actividad y circulación del virus de la gripe (predominantemente en los meses de noviembre a marzo)", precisa.

   Otro aspecto que destaca es que representa un importante problema de salud, tanto por la mortalidad que puede provocar directa o indirectamente, como por las complicaciones que puede ocasionar en el paciente, así como por los costes económicos y sociales que origina.

¿Quien no debe ser vacunado? Según cita Sanidad, las personas con alergia al huevo, con hipersensibilidad a las proteínas de huevo o que hayan tenido una reacción alérgica severa a una vacunación anterior con vacuna de la gripe; los niños menores de 6 meses; o si se tiene una enfermedad aguda con fiebre alta debe esperarse hasta que esta situación remita.

   Sobre por qué hay que vacunarse cada año, el ministerio aclara que los anticuerpos producidos en respuesta a la vacunación antigripal van disminuyendo con el tiempo y pueden no ser suficientes para garantizar la adecuada protección al año siguiente de la vacunación, según remarca Sanidad. Además, la vacuna antigripal debe ser modificada anualmente adaptándola a las cepas que se estima circularán en cada temporada, ya que el virus va cambiando, indica.

   En cuanto a los riesgos que existen al recibir una vacuna de gripe, la cartera de Sanidad asegura que el riesgo de que la vacuna antigripal cause un daño grave es "extremadamente pequeño", aunque, como con cualquier medicamento puede dar lugar a reacciones serias.

   "El efecto secundario mas frecuente tras la administración de la vacuna es escozor y/o dolor en el lugar de la inyección. Estas reacciones locales suelen durar menos de 48 horas y rara vez interfieren con la vida normal de los vacunados. Las reacciones tales como fiebre, malestar o dolores musculares pueden aparecer tras la vacunación y son mas frecuentes en niños de menos de 12 años y vacunados por primera vez. Estas reacciones se inician en las primeras 6-12 horas y suelen persistir 1-2 días", agrega.

   Por otro lado, el doctor en Medicina Christopher Kelly y el doctor Marc Eisenberg, en 'Saldré de esta, doctor? (Vergara) rechazan la idea de que la vacuna de la gripe puede provocar la gripe a quien se la pone. "Contiene una versión desactivada del virus que no es capaz de provocarte la gripe. Sin embargo, hay gente que presenta reacciones ante la inyección y por ejemplo durante un par de días puedes notar caliente o enrojecida la zona donde te la han inyectado. Algunas personas, pero pocas, también sufren dolores de cabeza, fiebre y malestar general durante un par de días. No es por la gripe, sino porque su sistema inmunológico reacciona a la vacuna", subrayan.

   Asimismo, contradicen la idea de que por estar embarazada no hay que vacunarse de la gripe. "La gripe puede ser especialmente grave para las mujeres embarazadas, incluso provocarles la muerte. Por lo tanto, es fundamental que todas las embarazadas se pongan la vacuna en cuanto ésta esté disponible, da igual el trimestre de gestación en el que se encuentre la futura mamá. La vacuna les ofrece protección a los bebés incluso después del parto, y ayuda a cubrir el espacio de tiempo que media hasta que el recién nacido está en condiciones de recibirla", subraya.

    En otro de los puntos destaca que lavarse las manos con jabón o con un desinfectante a base de alcohol durante la temporada de gripe puede reducir las posibilidades de contraerla. "El virus de la gripe se transmite por el aire a través de las diminutas gotas de saliva que emitimos cuando hablamos, estornudamos o tosemos. Esas gotas pueden caer en las manos y en los dedos de otras personas e infectarlas cuando se toquen la boca o los ojos. Para mantenerte alejado del peligro, evita el contacto cercano con quienes presenten síntomas gripales (fiebre, malestar general, de cabeza y de garganta, fatiga y tos), lávate las manos un par de veces al día y evita tocarte la cara en lugares públicos.

Contador

Para leer más