Actualizado 12/03/2015 11:44 CET

Todo sobre las infecciones de transmisión sexual

Pareja, anorgasmia, disfunción
Foto: GETTY//SIMONKR

MADRID, 14 Feb. (INFOSALUS) -

   Cada día, más de 1 millón de personas contraen una infección de transmisión sexual (ITS), según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que estima que, anualmente, unos 500 millones de personas se contagian de alguna de las cuatro infecciones de transmisión sexual siguientes: clamidiasis, gonorrea, sífilis o tricomoniasis.

   Las enfermedades de transmisión sexual constituyen un problema de salud pública de primer orden a nivel mundial, por eso en los últimos años los expertos se esfuerzan en alertar del aumento de estas infecciones y recordar que una actitud responsable en las relaciones sexuales podría prevenir la mayoría de estas enfermedades.

   Más del 50 por ciento de las infecciones de transmisión sexual se producen en personas de entre 20 y 35 años; y en España han se ha producido un aumento de casos de sífilis, la aparición de resistencia a antimicrobianos en la infección gonococia o la aparición de infecciones por clamidias como el linfogranuloma venéreo.

   Entre los más de 30 agentes patógenos que se sabe se transmiten por contacto sexual, ocho se han vinculado a la máxima incidencia de enfermedades. De esas ocho infecciones, cuatro son actualmente curables, a saber, sífilis, gonorrea, clamidiasis y tricomoniasis. Las otras cuatro, hepatitis B, herpes, VIH y VPH, son infecciones virales incurables que, no obstante, se pueden mitigar o atenuar con tratamiento

DIEZ CLAVES PARA CONOCER ESTAS INFECCIONES

   Para conocer más sobre estas infecciones, la doctora Teresa Puerta, coordinadora del grupo de ETS/sida de la Academia Española de Dermatología y Venereología y el doctor Pedro Herranz, secretario del Grupo de ETS/sida de la AEDV, han publicado un decálogo con motivo del Día Europeo de la Salud Sexual, que se celebra el próximo 14 de febrero.

1.- ¿Qué son las ITS?

Son infecciones cuyo mecanismo de acción principal es la transmisión sexual, incluyendo sexo vaginal, anal y oral.

2.- ¿Qué microorganismos las causan?

   Las ITS pueden estar provocadas por virus (VPH o Virus del Papiloma Humano, virus herpes, virus de hepatitis B o C y VIH o Virus de la Inmunodeficiencia Humana); bacterias (Gonococo, Chlamydia, Micoplasmas, Treponema Pallidum, Haemophilus Ducrey); protozoos (Tricomonas Vaginalis) y ectoparásitos (ácaro de la sarna o piojo del pubis).

En algunas de estas infecciones, la transmisión no es exclusivamente por contagio sexual,  sino también por vía sanguínea o durante el embarazo, al feto (transmisión vertical), como es el caso de las hepatitis B y C, el VIH y la sífilis.

3.- ¿Cuáles son las ITS más frecuentes?

   Más del 50 por ciento de las infecciones de transmisión sexual se producen en personas de entre 20 y 35 años. La más frecuente es, sin duda, la infección genital por el Virus del Papiloma Humano, y seguidamente otras como la infección por Chlamydia Trachomatis, sífilis, gonorrea, herpes genital o VIH.

4.- ¿Siempre se manifiestan estas infecciones?

   Las ITS no siempre se asocian a lesiones cutáneas visibles; en muchas ocasiones no presentan síntomas, ni hay ningún signo clínico que podamos observar. Es más frecuente que esto ocurra en las mujeres y también en localizaciones extragenitales como pueden ser la faringe o el recto. Aún así, se pueden realizar pruebas para detectarlas y tratarlas.

5.- ¿Tienen tratamiento?

   Todas las infecciones de transmisión sexual tienen tratamiento, en unas (como es el caso de las bacterias, protozoos y parásitos) es posible erradicar el microorganismo que las provoca, y en otras como es el caso de los virus (VIH y virus herpes) se puede controlar su replicación.

6.- Cuidado con el virus del papiloma humano

   Se trata de la ITS más frecuente; se estima que aproximadamente entre un 70 y 80 por ciento de la población sexualmente activa puede resultar infectada por algún tipo de VPH.

   En este caso lo más importante es diferenciar entre la infección y la enfermedad, ya que solo un pequeño porcentaje de las personas infectadas va a presentar manifestaciones clínicas. Dado que no existe tratamiento que erradique el virus, lo mas importante será la prevención (vacunas), y los controles ginecológicos, para que cuando aparezcan sus manifestaciones clínicas (condilomas, displasias, etc.) haya posibilidad de actuación.

7.- El VIH: ¿sigue vigente?

   El VIH se puede transmitir por vía sexual ,vertical (de la madre al feto) o sanguínea, fundamentalmente. Cada año se diagnostican en España alrededor de 3.500 casos de VIH. Actualmente, la mayoría de las infecciones se producen por vía sexual y en hombres homosexuales. En el caso de  las mujeres, el contagio tiene lugar en la mayoría de las ocasiones por vía heterosexual. El uso del preservativo y el tratamiento antiretroviral son muy eficaces para evitar la transmisión del VIH.

8.- ¿Existe el sexo seguro?

   El preservativo protege de manera eficaz frente a las ITS que se transmiten por fluidos, en las que exista penetración vaginal, anal u oral, como pueden ser gonococo, Chlamydia, micoplasmas, tricomonas, virus de la hepatitis B, hepatitis C y el VIH.

   El preservativo protege de modo parcial, es decir, no es eficaz al 100% en enfermedades producidas por VPH, VHS VMC o sífilis; estas se pueden transmitir aunque no exista penetración, pero sí contacto de piel con piel, piel con mucosas, o mucosa con mucosa.

   El sexo oro-anal y oro-genital que se practica sin protección puede transmitir gonococo, Chlamydia, sífilis, herpes y Virus del Papiloma Humano.

9.-  El aspecto físico, ¿influye?

   La probabilidad de adquirir o transmitir una ITS depende sobre todo de la conducta sexual de cada individuo. No está relacionado, en absoluto,  con su aspecto físico, nivel de estudios, nivel económico, etc.

10.- Estar informado, muy importante

   Es fundamental saber cuáles son las prácticas de riesgo para las ITS. Es un pilar básico para evitar el contagio y que algunas de ellas son asintomáticas y que tendremos que consultar en caso de sospecha de contagio o si hemos realizado prácticas desprotegida. Además, se pueden diagnosticar y se pueden tratar de manera eficaz y así evitar complicaciones que puedan surgir; y ante la sospecha, hay que consultar al dermatólogo.

   Existen dispositivos asistenciales, como son los Centros de diagnóstico y tratamiento de las ITS (de acceso directo y gratuito), Servicios de Dermatología y otros especialistas que pueden ayudar.