¿Tiene algo de sobrenatural el sentir un miembro fantasma?

¿Tiene Algo De Sobrenatural El Sentir Un Miembro Fantasma?
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / OTTOBLOTTO
Publicado 13/03/2019 8:31:48CET

   MADRID, 13 Mar. (EDIZIONES) -

   La expresión 'miembro fantasma' la acuñó a finales del siglo XIX el médico estadounidense Silas Weil Mithchell para hacer referencia a esta vívida sensación que tienen aquellas personas que han sufrido una amputación y sienten que el miembro sigue estando ahí.

   "De hecho, es algo que le sucede a gran parte de las personas a las que les han amputado un miembro: Saben conscientemente que su mano o su pierna no están ahí y, sin embargo, señalan que les duele, que les pica, que se acalambra o, inclusive, que se mueve", afirma en una entrevista con Infosalus el neurocientífico, Facundo Manes.

   Con motivo de la publicación de su nuevo libro 'El cerebro del futuro' (Paidós), el también neurólogo y doctor en Ciencias por la Universidad de Cambridge asegura que "no hay nada de sobrenatural" a la hora de que una persona sienta que tiene un miembro fantasma.

   "Hay personas que tienen amputaciones en brazos pero sienten que estos están ahí. Esto sucede porque quedan terminaciones nerviosas tras la amputación que le mandan información a la corteza cerebral, como si el miembro estuviera todavía. Por eso las personas tienen dolores como si tuvieran el miembro", remarca Manes.

   El también presidente de la Fundación INECO y de la International Society for Frontotemporal Dementias, señala que, aunque el miembro amputado haya desaparecido, su representación no lo ha hecho, y es esta discrepancia la que genera la sensación del miembro fantasma.

   "Las neuronas dedicadas a la interpretación de la información sensorial proveniente del brazo necesitan captar cualquier información adicional, puesto que ya no tienen aquellos datos sensoriales que antes recibían. De esta manera, comienzan a establecer conexiones con las neuronas vecinas. (...) El brazo no está físicamente, pero sí lo está en nuestra imaginación. Lo que prueba una vez más lo fascinante y misterioso que resulta el cerebro humano", recalca el neurólogo argentino.

UNA SENSACIÓN FRECUENTE EN EL 80% DE AMPUTACIONES

   Mientras, desde la Sociedad Española de Dolor (SED) apuntan que el 80% de los amputados manifiestan dolor de la zona amputada, y que la probabilidad de dolor del miembro fantasma es mayor despue*s de la amputación de un miembro con dolor crónico.

   "En muchos casos, el dolor se parece al que se sentía en el miembro antes de la amputación. Este tipo de dolor es menos probable en niños, y casi desconocido en las amputaciones congénitas. Aunque está descrita una ligera disminución de la prevalencia del dolor del miembro fantasma en el plazo de dos años (del 72 al 59% de casos)", subraya la sociedad científica, al mismo tiempo que reconoce que los factores psicológicos no parecen ser la causa del problema, pero pueden influir en su evolución e intensidad.

   Este sentimiento de que el miembro fantasma sigue ahí incluye, según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos: Dolor en la extremidad aunque físicamente ya no se encuentre ahí; hormigueo; pinchazos; entumecimiento; calor o frío; como si los dedos de las manos o de los pies se estuvieran moviendo; como si la extremidad faltante aún estuviera ahí, o como si estuviera en una posición extraña; o como si la extremidad faltante se estuviera acortando.

   No obstante, recuerda que estas sensaciones lentamente se van haciendo cada vez más débiles, y se van sintiendo con menos frecuencia. Eso sí, advierte de que también es posible que nunca desaparezcan por completo.

QUÉ HACER ANTE EL DOLOR

   "Trate de relajarse de una manera tal que le surta efecto. Haga respiración profunda o finja que está relajando la pierna o el brazo faltante. Leer, escuchar música o hacer algo que aleje de su mente el dolor le puede servir. También puede probar tomando un baño caliente si la herida de la cirugía ha sanado por completo. Pregúntele al especialista qué fármacos puede tomar para aliviar el dolor", aconseja la institución norteamericana.

   Por otro lado, indica que si se tiene un miembro fantasma se pueden seguir las siguientes medidas para disminuir el dolor: Mantener la parte restante del brazo o pierna caliente; mover o ejercitar la parte restante del brazo o la pierna; si está usando la prótesis, quítesela y si no la está usando, póngasela; si tiene hinchazón en la parte restante del brazo o de la pierna, intente ponerse un vendaje elástico; use calcetines o medias de compresión; intente dar palmaditas o frotar suavemente el muñón.

   Desde la Mayo Clinic añaden por su parte que los médicos antes creían que este fenómeno tras a una amputación era un problema psicológico, aunque ahora ya se reconoce que estas sensaciones reales se originan en la médula espinal y en el cerebro.

   "A pesar de que este dolor fantasma ocurre con mayor frecuencia entre personas a quienes se les ha amputado un brazo o una pierna, el trastorno también se puede dar después de cirugías para amputar otras partes del cuerpo, tales como un seno, el pene, un ojo o la lengua", precisa, a la vez que destaca que para algunas personas el dolor fantasma mejora con el tiempo y sin tratamiento, aunque para otros controlar el dolor fantasma puede ser todo un desafío.

Contador