Una terapia para los latidos cardiacos anormales puede causar lesión cerebral

Actualizado 25/01/2017 8:17:42 CET
Corazón
SINC

   MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Un tratamiento común para los latidos cardiacos irregulares conocida como ablación con catéter puede dar lugar a la formación de lesiones cerebrales cuando se realiza en el lado izquierdo del corazón, según revela una nueva investigación realizada por expertos de la Universidad de California San Francisco (UCSF), en Estados Unidos. Es importante destacar que también hay pruebas de que estas lesiones pueden estar asociadas con el deterioro cognitivo, lo que significa que pueden no ser benignas.

   En un pequeño estudio de pacientes sometidos a ablación con catéter para el tratamiento de latidos cardiacos anormales comunes de la cámara inferior del corazón (contracciones ventriculares prematuras -PVC, por sus siglas en inglés--), los investigadores encontraron una tasa significativamente más alta de lesión cerebral aparentemente asintomática debido a una embolia entre los pacientes cuya terapia se produjo en el ventrículo izquierdo del corazón, que suministra sangre al cerebro, en comparación con los pacientes a los que se aplicó la terapia en el ventrículo derecho, que bombea la sangre a los pulmones.

   En un artículo sobre su estudio que se publica en la edición digital de este martes de 'Circulation', la revista de la Asociación Americana del Corazón, los investigadores recomiendan seguir estudiando el impacto de estas lesiones y estrategias para evitarlas. "La tasa de embolia asintomática en procedimientos similares para otros tipos de trastornos del ritmo cardiaco tiende a ser de entre el 10 y el 20 por ciento", señala el autor principal del estudio, Gregory Marcus, cardiólogo de 'UCSF Health' y director de investigación clínica en la Division de Cardiología de UCSF.

   "Nuestro hallazgo del estudio es relevante para un gran número de pacientes sometidos a este procedimiento y es de esperar que inspirará muchos estudios para entender el significado de estas lesiones y cómo mitigarlas -plantea Marcus--. Esto también se convertirá en una consideración importante a medida que pensamos en la forma de ayudar de manera óptima a la gran cantidad de personas con PVC".

   Las PVC son latidos cardiacos anormales extra que se originan en los ventrículos y que perturban el ritmo regular del corazón, pero normalmente no han sido motivo de preocupación. Sin embargo, investigaciones recientes de Marcus y sus colegas demostraron que los PVC son un importante predictor de insuficiencia cardiaca y mortalidad y pueden causar síntomas muy molestos. Además, estas contracciones prematuras que se producen continuamente durante más de 30 segundos son una patología cardiaca potencialmente grave llamada taquicardia ventricular (VT, por sus siglas en inglés).

Dado el creciente reconocimiento de todos estos fenómenos, la ablación con catéter para PVC y TV es corriente y se ha vuelto cada vez más común, con más de 235.000 de estos procedimientos realizados anualmente. También se utiliza cada vez más para los pacientes con insuficiencia cardiaca causada por debilidad del músculo cardiaco que puede mejorar después de que se erradiquen las PVC frecuentes.

PUEDE PRODUCIR EMBOLIA CUANDO SE APLICA EN EL VENTRÍCULO IZQUIERDO

   En este procedimiento mínimamente invasivo, se insertan cables delgados y flexibles llamados catéteres por una vena y se introducen en el corazón. La punta del catéter suministra calor o frío extremo para destruir el tejido responsable de iniciar o mantener el ritmo cardiaco anormal, un procedimiento que puede llevar al cese completo y permanente de las PVC o las VT y generalmente se considera de bajo riesgo.

   Una embolia ocurre cuando un objeto se mueve a través del torrente sanguíneo de una parte del cuerpo a otra. Los catéteres colocados en el lado izquierdo del corazón pueden provocar lesiones cerebrales si se forma algo que puede obstruir un vaso sanguíneo, como un coágulo de sangre, o se desprende del catéter y viaja al cerebro. Como el lado derecho del corazón lleva a los pulmones, no el cerebro, las embolias cerebrales generalmente no son una preocupación en ese caso.

Los datos de procedimientos anteriores basados en el lado izquierdo del corazón han demostrado que la lesión cerebral que se cree que se debe a una embolia rara vez ocurre. Esos émbolos se han atribuido generalmente a cuestiones de las poblaciones particulares de pacientes estudiadas o a los riesgos inherentes a tratar otro trastorno común del ritmo cardiaco, la fibrilación atrial, con ablación.

   En este estudio, Marcus y sus colegas reclutaron a 18 pacientes que tenían programada una ablación para VT o PVC durante un periodo de nueve meses. La edad promedio de los pacientes fue de 58 años, siendo la mitad hombres, la mitad con antecedentes de hipertensión y la mayoría sin enfermedad vascular o insuficiencia cardiaca. La mayoría de los pacientes estaban generalmente sanos.

   Se realizó la ablación del ventrículo izquierdo (LV, por sus siglas en inglés) en 12 pacientes en comparación con un grupo control de seis pacientes sometidos a ablación ventricular derecha (RV, por sus siglas en inglés). Se realizó una resonancia magnética cerebral (RM) pre y post-procedimiento en cada paciente dentro de una semana después de la ablación, junto con un examen neurológico completo.

   En total, siete de los 12 pacientes (58 por ciento) que se sometieron a la ablación del LV experimentaron 16 embolias cerebrales combinadas, en comparación con cero pacientes con ablación en RV. Siete de los 11 pacientes (63 por ciento) que se sometieron a un enfoque de acceso retrógrado para la ablación del VL desarrollaron al menos una nueva lesión cerebral.

   "Hace falta más investigación para entender las consecuencias a largo plazo de estas lesiones y determinar estrategias óptimas para evitarlas", afirma otro de los autores, Isaac Whitman, experto en electrocardiograma cardiaco.