Tener buena salud cardiovascular antes de los 40 años protege a futuro

Archivo - Conceptos de gimnasio de entrenamiento cruzado, ejercicio y concentración.
Archivo - Conceptos de gimnasio de entrenamiento cruzado, ejercicio y concentración. - TEMPURA/ ISTOCK - Archivo
Publicado: lunes, 25 marzo 2024 8:03

MADRID, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un estudio de la Asociación Americana del Corazón de casi 4 millones de adultos jóvenes menores de 40 años en Corea del Sur encontró que aquellos que tenían una salud cardiovascular ideal tenían casi dos tercios menos de probabilidades de desarrollar enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y/o enfermedades renales durante un período de seguimiento de 12 años. La investigación preliminar se presentará en las Sesiones científicas de epidemiología y prevención. Estilo de vida y cardiometabólico de 2024 de la Asociación Estadounidense del Corazón, que se celebra del 18 al 21 de marzo en Chicago.

En una declaración científica y un aviso presidencial de 2023, la Asociación Estadounidense del Corazón destacó el vínculo entre las enfermedades cardíacas y las enfermedades renales crónicas y la importancia de mejorar la salud cardiovascular para prevenirlas. "La enfermedad cardiovascular es mortal y la enfermedad renal es bastante común, incluso entre los adultos más jóvenes", comenta el autor principal del estudio, Hokyou Lee, profesor asociado de Medicina preventiva en la Facultad de Medicina de la Universidad de Yonsei en Seúl, Corea del Sur.

"Estas dos enfermedades deben prevenirse juntas porque a menudo coexisten o aumentan la probabilidad de que se produzcan entre sí --prosigue--. Sin embargo, la importancia de los comportamientos y factores ideales para la salud cardíaca en los adultos jóvenes a menudo se ha pasado por alto debido a su menor riesgo a corto plazo de enfermedades cardiovasculares y renales".

En este estudio, los investigadores revisaron datos del programa nacional de detección de salud de Corea de 2009-2010 para explorar cómo la salud cardiovascular durante la edad adulta temprana afecta el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y enfermedades renales en el futuro. La salud cardíaca de los participantes se evaluó y calificó utilizando tres comportamientos de estilo de vida modificables y tres medidas de salud: estar físicamente activo, mantener un peso saludable y dejar el tabaco y la presión arterial, el colesterol y el azúcar en la sangre.

El estudio incluyó a 3.836.283 adultos en Corea del Sur que no tenían antecedentes de enfermedad cardiovascular o renal. Los participantes se autoidentificaron como mujeres (38,2%) y hombres (62,8%). Estos tenían entre 20 y 39 años, con una edad media de 31 años al inicio del estudio.

De esta forma el análisis encontró que los adultos jóvenes con puntuaciones perfectas de salud cardíaca en el momento de la inscripción tenían un riesgo un 65 % menor de desarrollar enfermedades cardiovasculares o renales durante el seguimiento de 12 años en comparación con las personas sin métricas ideales de salud cardiovascular.

Asimismo, el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares o renales disminuyó gradualmente con puntuaciones más altas de salud cardíaca. Por otra parte, las personas cuyas puntuaciones mejoraron de bajas a altas durante el seguimiento también tuvieron un menor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares o renales en comparación con las personas que tenían puntuaciones consistentemente bajas en la salud del corazón.

"Menos del 1% de los adultos jóvenes tenían puntuaciones ideales de salud cardíaca al comienzo del estudio y, desafortunadamente, aproximadamente la mitad de aquellos con una salud cardiovascular perfecta o casi perfecta finalmente tuvieron puntuaciones más bajas de salud cardíaca al cabo de unos pocos años. Sin embargo, menos adultos jóvenes con una salud cardiovascular perfecta o casi perfecta cuyas puntuaciones disminuyeron experimentaron enfermedades cardiovasculares y renales que los adultos jóvenes que comenzaron con una salud cardíaca baja y permanecieron así", apunta Lee. "Nuestro estudio destaca la importancia de lograr una salud cardiovascular ideal durante la edad adulta y mantenerla o mejorarla durante toda la vida. Se necesitan más esfuerzos para crear conciencia entre los adultos jóvenes sobre la implementación y el mantenimiento de hábitos de vida saludables para el corazón en una etapa temprana de la vida para ayudarlos a vivir vidas más largas y saludables".

Así, los hallazgos subrayan la importancia de la conciencia temprana sobre los factores de riesgo y la intervención y la adopción de hábitos de vida saludables en la edad adulta temprana para prevenir enfermedades cardiovasculares y renales en el futuro. Además, la investigación indica que incluso las personas con puntuaciones inicialmente bajas de salud cardíaca que mejoraron su salud cardiovascular con el tiempo experimentaron un riesgo reducido de enfermedades en comparación con aquellos con puntuaciones persistentemente bajas. Esto resalta el potencial de obtener resultados positivos para la salud a través de modificaciones en el estilo de vida.

Contador