Publicado 19/01/2021 18:13CET

La taurina ayuda a prevenir infecciones bacterianas

Micrografía electrónica de escaneo a color que muestra a la Klebsiella pneumoniae resistente al carbapenem interactuando con un neutrófilo humano
Micrografía electrónica de escaneo a color que muestra a la Klebsiella pneumoniae resistente al carbapenem interactuando con un neutrófilo humano - NIAID

MADRID, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

Científicos de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos que estudian las defensas naturales del cuerpo contra las infecciones bacterianas han identificado un nutriente, la taurina, que ayuda al intestino a recordar infecciones anteriores y a matar las bacterias invasoras, como la 'Klebsiella pneumoniae' (Kpn). El hallazgo, publicado en la revista 'Cell', podría ayudar a los esfuerzos por buscar alternativas a los antibióticos.

La microbiota, los billones de microbios beneficiosos que viven armoniosamente dentro de nuestro intestino, pueden proteger a las personas de las infecciones bacterianas, pero se sabe poco sobre cómo proporcionan protección. Los científicos están estudiando la microbiota con el fin de encontrar o mejorar los tratamientos naturales para reemplazar los antibióticos, que dañan la microbiota y se vuelven menos efectivos cuando las bacterias desarrollan resistencia a los medicamentos.

Los científicos observaron que la microbiota que había experimentado una infección previa y se transfirió a ratones libres de gérmenes ayudó a prevenir la infección con Kpn. Identificaron una clase de bacteria ('Deltaproteobacteria') involucrada en la lucha contra estas infecciones, y análisis posteriores los llevaron a identificar la taurina como el disparador de la actividad de las Deltaproteobacterias.

La taurina ayuda al cuerpo a digerir las grasas y los aceites y se encuentra de forma natural en los ácidos biliares del intestino. El gas venenoso sulfuro de hidrógeno es un subproducto de la taurina. Los científicos creen que los niveles bajos de taurina permiten que los patógenos colonicen el intestino, pero los niveles altos producen suficiente sulfuro de hidrógeno para evitar la colonización.

Durante el estudio, los investigadores se dieron cuenta de que una sola infección leve es suficiente para preparar la microbiota para resistir una infección posterior, y que el hígado y la vesícula biliar (que sintetizan y almacenan los ácidos biliares que contienen taurina) pueden desarrollar una protección contra la infección a largo plazo.

El estudio encontró que la taurina dada a los ratones como suplemento en el agua potable también preparó la microbiota para prevenir la infección. Sin embargo, cuando los ratones bebían agua que contenía subsalicilato de bismuto, un medicamento común de venta libre utilizado para tratar la diarrea y el malestar estomacal, la protección contra las infecciones disminuía porque el bismuto inhibía la producción de sulfuro de hidrógeno.