¿Sufren también osteoporosis los hombres?

Publicado 29/01/2019 8:28:31CET
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / CREVIS2

   MADRID, 29 Ene. (EDIZIONES) -

   Se estima que, en el mundo, se produce una fractura por osteoporosis cada tres segundos, según datos de la Fundación Internacional de Osteoporosis. A los 50 años, una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres sufrirán una fractura durante el resto de sus vidas.

   "En las mujeres, el riesgo de fractura de cadera es mayor que el riesgo de cáncer de mama, de ovario y de útero, combinados. En los hombres, el riesgo es mayor que el riesgo de cáncer de próstata. Cerca del 50% de las personas que presentan una fractura por osteoporosis sufrirán otra, y el riesgo de nuevas fracturas se elevará exponencialmente con cada nueva fractura", remarca la entidad.

   Así, erróneamente se cree que la osteoporosis afecta sólo a las mujeres, cuando también afecta a millones de hombres en todo el mundo, con consecuencias devastadoras. De hecho, según destaca esta misma fundación, se observa un rápido aumento en las tasas de fracturas en el hombre, estos son más propensos que las mujeres a la discapacidad o a la muerte a causa de la osteoporosis.

   A su vez, llama la atención sobre el hecho de que los malos hábitos en niños varones y hombres impactan sobre su riesgo de osteoporosis a futuro, además de que en muchos casos los hombres no están siendo diagnosticados ni tratados contra la osteoporosis, a pesar de que estos pueden tomar medidas para desarrollar huesos fuertes y prevenir fracturas.

¿QUÉ ES LA OSTEOPOROSIS?

   Según recuerda en una entrevista con Infosalus, la jefa del servicio de Reumatología del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, la doctora Mónica Vázquez Díaz, esta enfermedad se caracteriza por baja masa ósea y por un deterioro de la microarquitectura del tejido óseo, lo cual conlleva a un mayor riesgo de fractura.

   La Fundación Internacional de Osteorporosis precisa a su vez que la osteoporosis se produce cuando la masa ósea disminuye con más rapidez de la que el cuerpo puede reemplazarla, lo cual conduce a una clara pérdida de fuerza ósea. "A raíz de ello, el esqueleto se torna frágil, y hasta un pequeño golpe o caída puede ocasionar una quebradura o fractura por fragilidad. Como la osteoporosis no presenta signos ni síntomas antes de la fractura se la suele denominar la 'enfermedad silenciosa'", señala.

   Igualmente indica que la osteoporosis afecta todos los huesos del cuerpo; si bien advierte de que las fracturas se producen con mayor frecuencia en las vértebras (columna), en la muñeca y en la cadera. "También resultan comunes las fracturas por osteoporosis de pelvis, parte superior del brazo, y parte inferior de la pierna. La osteoporosis, en sí, no es dolorosa, pero los huesos rotos pueden ocasionar dolor intenso, gran incapacidad e incluso la muerte", añade.

   Mientras, la doctora Vázquez subraya en este sentido que la osteoporosis está asociada al envejecimiento y es por ello que estas fracturas aparecen en edades tardías de la vida, salvo en el caso de personas que tienen enfermedades, o que toman medicamentos como los corticoides, que pueden favorecer que se produzca fragilidad en personas más jóvenes.

POCOS ESTUDIOS EN HOMBRES

   Durante años, recuerda la jefa del servicio de Reumatología del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, se ha centrado el estudio de la osteoporosis en las mujeres, y por ello dice que existen pocos estudios en hombres. Sin embargo, advierte de que los factores de riesgo son los mismos que en las mujeres, con la excepción, como es obvio del tratamiento para la supresión androgénica en el cáncer de próstata, o los bajos niveles de testosterona de otro origen, que son un factor de riesgo de fractura exclusivo de los hombres.

   Así, añade que, igual que ocurre en la mujer el tabaco, la ingesta de alcohol, la vida sedentaria y el antecedente parental de fractura de cadera se consideran factores de riesgo de desarrollo de osteoporosis.

   Por otro lado, apunta que, en promedio, los hombres tienen fracturas de cadera unos años más tarde en la vida que las mujeres (siempre se ha relacionado con la menopausia), pero la mortalidad en estos es el doble que en las mujeres (de un 25-35% en el primer año). "En este sentido la evaluación del riesgo de fractura debería, con los conocimientos que tenemos hasta la fecha, realizarse de forma similar en ambos sexos a partir de los 65-70 años", puntualiza la especialista.

   Desde la Fundación Internacional de Osteoporosis precisan que se estima que el riesgo de experimentar durante el resto de la vida una fractura por osteoporosis en los hombres mayores de 50 años es hasta un 27% mayor que el riesgo de desarrollar, durante el resto de la vida, cáncer de próstata, que es del 11,3%.

TRATAMIENTO Y PRONÓSTICO: ¿DIFIERE DEL DE LA MUJER?

   La doctora Vázquez Díaz añade que, en general, el tratamiento de la osteoporosis es el mismo en ambos sexos, salvo casos muy específicos de causa hormonal. "El tratamiento de la osteoporosis ha sido aprobado por agencias gubernamentales como la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) y la Agencia Europea del Medicamento (EMA), basándose en ensayos que demuestren que reducen la fractura vertebral asintomática en mujeres posmenopáusicas. Dichos resultados se han extrapolado a los hombres", añade.

   Eso sí, avisa de que la eficacia de dichos tratamientos en la prevención de la fractura de cadera "es muy cuestionable", ya que España es de los países con menor incidencia de fractura de cadera del mundo, de los que más prescriben tratamientos para la osteoporosis, y sin embargo la tasa de incidencia de fractura de cadera no ha disminuido.

   "Al igual que en las mujeres, hay que tener en cuenta que el riesgo de fractura a partir de los 80 años se incrementa mucho y la prevención de las caídas es fundamental para la prevención de las fracturas. Es excepcional que la cadera se rompa si no se caen, aunque existe el mito de que se caen porque se rompe antes.

   Es fundamental por tanto evaluar factores de riesgo de caídas como por ejemplo son el uso de benzodiacepinas o analgésicos opiáceos, o cualquier fármaco que pueda disminuir los reflejos o marear", concluye la especialista.