Publicado 11/06/2022 07:59

Qué sucede con las recaídas en el cáncer de próstata

Hombre en la consulta del médico.
Hombre en la consulta del médico. - ISTOCK

   MADRID, 11 Jun. (EDIZIONES) -

   El cáncer de próstata se cura en un porcentaje muy alto de casos, todo depende del grado. Hay cánceres que son de más riesgo que otros, pero si el riesgo es bajo, o intermedio, estos se curan en su mayor parte.

   Según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el cáncer de próstata es el tumor más frecuente en los varones, a la vez que representa la segunda causa de mortalidad por cáncer en varones, por detrás del cáncer de pulmón, y del colorrectal. "Su incidencia aumenta con la edad", precisa.

   Hablamos en Infosalus sobre el mismo y sus recaídas con un especialista en la materia, el doctor Alberto Pérez-Lanzac, experto en cáncer de próstata y miembro de la Unidad de Urología y Andrología del Hospital Ruber Internacional (Madrid).

   "Después de un tratamiento, la recurrencia de que vuelva es entre el 27 y el 53% después de un tratamiento de cirugía o radioterapia. Pero de este porcentaje, no todos desarrollan después una recurrencia, es decir, enfermedad metastásica que pueda disminuir su supervivencia", aclara.

   Indica, en este sentido, que las recaídas en el cáncer de próstata se vigilan mediante analíticas, es decir, con el marcador especifico de la próstata. "Cuando hay una subida de determinados niveles se ponen en marcha pruebas diagnósticas de imagen, como son el PET-TAC, la gammagrafía ósea, y las resonancias", precisa.

¿POR QUÉ HAY CÁNCER DE PRÓSTATA?

   Así, este experto en cáncer de próstata subraya que la aparición de esta neoplasia responde a varios factores, siendo entonces "la causa multifactorial", si bien destaca que hay factores muy importantes para su desarrollo, como lo es el factor hereditario, de forma que tener a un familiar de primer grado con esta neoplasia representa uno de los factores de riesgo más importantes.

   Seguidamente, apunta a otros como el síndrome metabólico (hipertensión arterial, obesidad, diabetes y colesterol, la circunferencia de la cintura); "estos factores pueden hacer que se asocie a un mayor riesgo de cáncer de próstata".

   Ahora bien, Pérez-Lanzac resalta que se han detectado una serie de factores dietéticos, asociados a estudios epidemiológicos, y donde se ha visto que el alcohol, el consumo de grasas en las carnes, de carne roja, así como un exceso de vitamina E, pueden propiciar la aparición de esta neoplasia.

   Por otro lado, menciona que la soja, los fitoestrógenos, o el tomate por el licopeno; en cambio, están asociados a una disminución del riesgo de desarrollar este cáncer, hoy en día tan frecuente entre los españoles.

SIGNOS DE CÁNCER DE PRÓSTATA

   Los síntomas en el cáncer de próstata son iguales que los de una próstata benigna, como problemas en la micción, una disminución en el chorro, algún tipo de escozor, o el hecho de que la persona tenga que salir corriendo al baño, una urgencia, una infección en algunos casos, o pequeños sangrados. "Es decir, los síntomas de la patología maligna y benigna son iguales", apostilla.

   ¿Realmente podemos evitarlo? Este urólogo reconoce que, actualmente, no se dispone de ninguna acción preventiva activa que reduzca las tasas de prevalencia y de incidencia de este tumor. Sí incide en el hecho de que se han detectado algunos fármacos o formas de vida y alimentos que pueden disminuir el riesgo.

LA IMPORTANCIA DE UNA DETECCIÓN PRECOZ

   Otro de los puntos importantes en el cáncer de próstata, según prosigue, es el diagnóstico precoz, para un mejor pronóstico de la enfermedad: "Se ha visto que hay una franja de pacientes que por edad se benefician claramente del diagnóstico precoz porque mejorara su supervivencia. En esta franja hay que actuar, y por eso a partir de los 45 análisis, tacto rectal y un PSA y donde detectar que la persona no tiene ningún problema; estos son todos los estudios de screening o de detección precoz de este cáncer".

   En cuanto a los tratamientos, Pérez-Lanzac celebra que a un paciente se le puede ofrecer en primer lugar la opción de la cirugía, y esta a su vez se puede hacer por distintos abordajes: abierta, laparoscópica, y laparoscópica asistida por el robot Da Vinci.

   Después, el urólogo de Ruber Internacional apunta a la radioterapia, y dentro de esta a la braquiterapia, y también a la radioterapia SBRT, capaz de disminuir la dosis y concentrar mejor la zona a radiar.

También en algunos casos de bajo riesgo se puede ofrecer no hacer nada, lo que se conoce como 'vigilancia activa', donde periódicamente se revisa el estado del paciente a través de análisis y de biopsias porque se ha demostrado que en determinados pacientes el cáncer no va a progresar y no le va a afectar a su supervivencia.

   Al mismo tiempo indica que otra alternativa reciente en el cáncer de próstata es la terapia focal donde, a través de energía (calor, frío o electricidad) se ablaciona o destruye la zona del tumor.

SE HA AVANZADO MUCHO EN TRATAMIENTOS CONTRA ESTE CÁNCER

   En última instancia, este experto de Quirónsalud celebra que se ha avanzado muchísimo en el tratamiento del cáncer de próstata, y además en caso de recurrencias dice que estas se pueden volver a tratar y obtener la curación. "Incluso hoy en día se pueden tratar a enfermos con baja carga metastásica. Se les pueden ofrecer tratamientos curativos y de forma multidisciplinar, trabajando en el mismo equipo el urólogo, el oncólogo médico y el oncólogo radioterapéutico", precisa.

   A su vez, manifiesta que el diagnóstico ha avanzado también muchísimo, y hoy en día se cuenta con las resonancias entre otras pruebas, aunque estas particularmente han mejorado mucho este diagnóstico. "Después hay nuevas técnicas moleculares para el diagnóstico, técnicas genéticas, y luego se encontraría la biopsia de próstata por fusión de imágenes, que permite ir específicamente a la lesión y biopsiarla", con un margen de error muy bajo.

   "El problema hasta ahora es que teníamos un PSA alto, sabíamos que en la próstata había alguna zona mal, pero el problema es que no se localizaba. Ahora no, ahora vemos la lesión, vamos a por ella y la tratamos. Las recaídas son curables. Y en el caso de las recaídas que no curables, pero son tratables, se está logrando mejorar la supervivencia de estos enfermos. Y hoy en día ha mejorado mucho el arsenal terapéutico del cáncer de próstata", sentencia el urólogo de Ruber Internacional.

Contador

Más información