Publicado 05/08/2020 11:32:26 +02:00CET

Estos son los peligros de utilizar mal las mascarillas

Niño con mascarilla andando al colegio.
Niño con mascarilla andando al colegio. - COSCARON/GETTY - Archivo

MADRID, 5 Ago. (EUROPA PRESS) -

Expertos de Mifarma han alertado sobre los peligros de utilizar mal las mascarillas. Además, recuerdan que para evitar el contagio de COVID-19 "no sirve con llevar mascarilla sino que se deben seguir las recomendaciones en cuanto a duración de uso, posibilidad de reutilizar o no, y forma de colocarla y retirarla". "Para mantener su fiabilidad, no podemos dejar o guardar la mascarilla en cualquier lugar, lo más recomendable es hacerlo en un sobre de papel", insisten.

"Es un error pensar que por llevar mascarilla ya estamos protegidos. Es fundamental conocer cuánto tiempo podemos utilizar cada mascarilla y cambiarla para que sigamos protegiéndonos y protejamos a los de nuestro alrededor", señala Reme Navarro, farmacéutica y cofundadora de Mifarma.

Basándose en las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, indica que no es recomendable utilizar las mascarillas quirúrgicas, higiénicas y EPI, una vez se haya superado las cuatro horas. En el caso de que se humedezca o deterioren antes de cumplir ese tiempo, se deben desechar de inmediato y, en ningún caso, pueden reutilizarse puesto que no se garantiza que conserven sus propiedades.

"Es importante destacar además que debemos utilizar una mascarilla de nuestra talla, si esta no se ajusta correctamente, no tendrá la eficacia que debe. Tiene que ajustarse bien a la nariz y que cubra la barbilla", puntualiza Reme Navarro.

Desde Mifarma se recomienda, basándose en las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), seguir el siguiente procedimiento a la hora de colocar y retirar la mascarilla: lavarse las manos con un gel desinfectante o agua y jabón antes de colocarse la mascarilla; tocar la mascarilla únicamente por las gomas que van a las orejas; evitar manipular la mascarilla mientras se realiza la colocación, evitando tocarla demasiado, y que en el caso de hacerlo, sea posterior a un lavado de manos.

Para quitarla, detallan que hay que comenzar por detrás (evitando tocar la parte delantera de la mascarilla) con un previo lavado de manos y sujetándola por las cuerdas o gomas. "La mascarilla que desechemos debe introducirse en una bolsa o recipiente cerrado, y posteriormente proceder a lavar las manos con alcohol o agua y jabón", apuntan.