Publicado 27/05/2021 07:17CET

Los síntomas de los pacientes con síndrome del intestino irritable mejoraron durante el confinamiento

Archivo - Enfermedad de Crohn, intestino, enfermedad intestinal
Archivo - Enfermedad de Crohn, intestino, enfermedad intestinal - PIXABAY/ELIONAS2 - Archivo

MADRID, 27 May. (EUROPA PRESS) -

Los síntomas del síndrome del intestino irritable (SII) de los pacientes mejoraron inesperadamente cuando estaban bajo órdenes de permanencia en casa de COVID-19, reafirmando la conexión intestino-cerebro en los trastornos gastrointestinales funcionales, según una investigación seleccionada para su presentación en la Digestive Disease Week (DDW) 2021.

"Una de nuestras principales hipótesis era que estos pacientes iban a estar peor por la presión y el estrés debido a la COVID-19 --explica el doctor Juan Pablo Stefanolo, autor principal del estudio y médico de la sección de Neurogastroenterología y Motilidad del Hospital de Clínicas José de San Martín, de la Universidad de Buenos Aires, en Argentina--.
Creemos que los resultados tienen que ver con el hecho de que las personas se queden en casa. No estaban expuestos al estrés exterior, y en casa podían evitar los desencadenantes alimentarios".

Las órdenes de cierre por pandemia en Argentina crearon una oportunidad única para que los investigadores estudiaran el impacto de los factores estresantes de la pandemia y la reducción de la interacción social en 129 pacientes con SII cuyos datos previos a la pandemia ya se habían recogido a través de un proyecto de investigación anterior.

Los pacientes fueron evaluados de nuevo durante el confinamiento con la misma encuesta en línea que incluía múltiples medidas validadas de la gravedad del SII, la ansiedad y la depresión, junto con preguntas sobre enfermedades concurrentes, como la acidez, la regurgitación, la indigestión, la fatiga crónica, la fibromialgia y las cefaleas no migrañosas.

Durante el confinamiento en Argentina --uno de los más largos del mundo-- el número de pacientes con SII grave se redujo drásticamente de 65 a 39. La puntuación media de la Escala de Gravedad del Síndrome del Intestino Irritable del grupo también descendió 66 puntos, de 278 a 212 en una escala de 500 puntos. Los síntomas de dolor, distensión, consistencia de las heces, ansiedad, somatización, fibromialgia y síntomas de fatiga crónica del SII mejoraron durante el bloqueo.

Los pacientes con trastornos gastrointestinales funcionales experimentan síntomas aunque no haya anomalías estructurales o bioquímicas. La conexión intestino-cerebro se refiere al papel del estrés y las dificultades psicológicas en el desencadenamiento de síntomas debilitantes relacionados con el intestino.

El dolor de cabeza, el ardor de estómago y las regurgitaciones --todos ellos fuera de la categoría de trastornos funcionales-- empeoraron durante el estudio, probablemente debido al aumento de peso que registró casi el 60 por ciento de los pacientes.

"Nuestros resultados refuerzan el concepto de que el SII, o los trastornos gastrointestinales funcionales, están relacionados con factores psicosociales, así como con la alimentación y otros factores --señala Stefanolo--. El eje intestino-cerebro tiene muchas facetas".

Contador