Publicado 12/01/2022 07:02CET

Un simple cribado de la EPOC podría aliviar a millones de personas en todo el mundo

Archivo - EPOC
Archivo - EPOC - INSTANTS/ ISCTOK - Archivo

MADRID, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

La carga global de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), un grupo de afecciones pulmonares comunes que afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo, podría reducirse significativamente con una simple evaluación sanitaria, concluye un estudio internacional a gran escala dirigido por investigadores del University College de Londres (UCL), publicado en el 'Journal of the American Medical Association' (JAMA).

La EPOC incluye afecciones pulmonares graves, como el enfisema y la bronquitis crónica, y es la tercera causa mundial de morbilidad, con más de tres millones de muertes al año. La mayor carga de la EPOC se da en los países de renta baja y media (PRMB), donde se produce alrededor del 90% de las muertes relacionadas con la EPOC. A nivel mundial, la EPOC también ha sido un importante factor de riesgo asociado a los resultados de Covid-19.

En los países de ingresos altos, la EPOC suele estar causada por el tabaquismo y se diagnostica mediante un espirómetro, en el que la persona sopla en un dispositivo que mide la cantidad de aire que puede exhalar en una respiración forzada. El diagnóstico es sencillo y los síntomas pueden tratarse eficazmente.

Sin embargo, en los PRMB la causa principal de la EPOC es más variada e incluye la contaminación atmosférica doméstica en forma de humo de biomasa para cocinar y calentar; otras causas son el retraso en el crecimiento de los pulmones, el asma crónico y el daño pulmonar posterior a la tuberculosis.

Además, el diagnóstico en los países de ingresos bajos y medios se ve dificultado por la falta de espirometría, que es el método de referencia para diagnosticar la EPOC. Hay una escasez de médicos necesarios para realizar e interpretar las pruebas, por lo que su implantación es costosa. En consecuencia, la EPOC no suele diagnosticarse en los países de ingresos bajos y medios.

En el nuevo estudio, los investigadores descubrieron que las personas con alto riesgo de padecer EPOC podían identificarse en 7 u 8 minutos utilizando un cuestionario por sí solo o un cuestionario combinado con una evaluación del flujo espiratorio máximo (FEP), un dispositivo de bajo coste que evalúa la rapidez con la que una persona puede exhalar.

Al explicar el estudio, el investigador principal, el profesor John Hurst, de la División de Medicina del UCL, señala que "la enfermedad pulmonar obstructiva crónica es uno de los principales problemas de salud pública del mundo, que causa daños tanto individuales como económicos: existe una necesidad clara y apremiante de encontrar mejores formas de identificar a las personas de forma temprana, en todo tipo de entornos".

"Las herramientas de cribado de la EPOC han demostrado tener una precisión diagnóstica razonable en los países de ingresos altos, pero debido a la mejor salud y tratamiento de la población en estos entornos, esto ha tendido a identificar la enfermedad más leve, que no requiere mucha intervención --prosigue--. Hasta ahora, el rendimiento de estas herramientas de cribado no se ha estudiado adecuadamente en los PIM; nuestro objetivo era probar tanto la precisión diagnóstica como la viabilidad de las herramientas de cribado sencillas".

Para el estudio, los investigadores evaluaron tres herramientas de cribado de la EPOC en poblaciones de tres entornos distintos: la semiurbana Bhaktapur (Nepal), la urbana Lima (Perú) y la rural Nakaseke (Uganda).

Dos de las herramientas de cribado (COLA 6 y CAPTURE) comprendían un cuestionario y el flujo espiratorio máximo (FEP). El otro instrumento de cribado, el LFQ, consistía únicamente en un cuestionario. Las tres herramientas de cribado se probaron en los tres entornos.

Para establecer la precisión diagnóstica de las herramientas, todos los participantes recibieron también una prueba de espirometría.

En total, participaron 10.709 hombres y mujeres mayores de 40 años de las tres comunidades. Los participantes fueron reclutados independientemente de los síntomas y/o de un diagnóstico previo de EPOC, pero debían ser capaces de realizar una espirometría.

Según el estudio, la prevalencia de la EPOC varió según el lugar, desde el 3% en Lima (Perú) hasta el 7% en Nakaseke (Uganda) y el 18% en Bhaktapur (Nepal).

El 49% de los casos de EPOC eran clínicamente significativos, definidos por los síntomas o la carga de exacerbación, y el 16% tenía una enfermedad grave o muy grave medida por espirometría. El 95% de los casos no estaban diagnosticados previamente.

Los instrumentos de cribado funcionaron de forma similar en cada contexto poblacional y fueron factibles de aplicar con personal de investigación capacitado, tardando una media de 7-8 minutos.

El profesor Hurst resalta que estos resultados "respaldan la precisión y la viabilidad del uso de instrumentos sencillos de cribado para identificar a las personas afectadas por la EPOC que viven en diversos entornos de ingresos bajos y medios".

"Resulta alarmante que un alto porcentaje de los casos de EPOC identificados por el cribado fueran clínicamente importantes, presentaran cambios graves o muy graves en la función pulmonar y que la mayoría desconociera su diagnóstico a pesar de la alta prevalencia de los síntomas y la menor calidad de vida --continúa--. Además, sólo una minoría de personas tenía antecedentes de tabaquismo, lo que pone aún más de relieve las malas condiciones, exacerbadas por el humo de la biomasa, que viven las personas de los países de ingresos bajos y medios".

En este sentido, añade que "es necesario actuar: la comunidad sanitaria mundial ha descuidado la carga de las enfermedades respiratorias crónicas durante demasiado tiempo. Ya es hora de que las personas con enfermedades respiratorias crónicas como la EPOC sean identificadas, informadas y tratadas con prontitud, independientemente del lugar del mundo en el que vivan".

Contador