Sí, las personas con un mayor riesgo genético de obesidad necesitan ejercitarse más

Archivo - Agujetas, dolor.
Archivo - Agujetas, dolor. - FIZKES/ISTOCK - Archivo
Publicado: miércoles, 3 abril 2024 8:19

MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las personas con un mayor riesgo genético de obesidad necesitan ejercitarse más que aquellas con un riesgo genético moderado o bajo para evitar volverse obesas, según un artículo del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt (VUMC) en Estados Unidos publicado en 'JAMA Network Open'.

Los autores del estudio utilizaron datos de actividad, clínicos y genéticos del Programa de Investigación All of Us de los Institutos Nacionales de Salud para explorar la asociación del riesgo genético de un índice de masa corporal más alto y el nivel de actividad física necesaria para reducir la obesidad incidente.

"Las pautas de actividad física no tienen en cuenta las diferencias individuales", afirma el autor principal Douglas Ruderfer profesor asociado de Medicina, División de Medicina Genética y director del Centro de Medicina Genómica Digital de VUMC. "Los antecedentes genéticos contribuyen a la cantidad de actividad física necesaria para mitigar la obesidad. Cuanto mayor es el riesgo genético, más pasos se necesitan por día. Un componente importante de este resultado es que los individuos pueden ser lo suficientemente activos como para tener en cuenta sus antecedentes genéticos o su riesgo genético de obesidad, independientemente de cuán alto pueda ser ese riesgo", añade. "Y hay muchos otros factores que influyen, incluidos la dieta y los factores ambientales".

En el estudio se incluyeron 3.124 participantes de mediana edad sin obesidad que poseían un dispositivo Fitbit y caminaron un promedio de 8.326 pasos por día durante una mediana de más de 5 años. La incidencia de obesidad durante el período de estudio aumentó del 13% al 43% en los grupos de puntuación de riesgo poligénico más bajo y más alto. Las personas con una puntuación de riesgo poligénico en el percentil 75 necesitarían caminar un promedio de 2.280 pasos más por día (un total de 11.020 pasos por día) que aquellos en el percentil 50 para tener un riesgo comparable de obesidad, según el estudiar.Las personas con un IMC inicial de 22, 24, 26 y 28 que se encontraban en el percentil 75 de la puntuación de riesgo poligénico necesitarían caminar 3.460, 4.430, 5.380 y 6.350 pasos adicionales por día, respectivamente, para tener un riesgo comparable de obesidad a laspersonas en el percentil 25 .

"Creo que es intuitivo que las personas que tienen un mayor riesgo genético de obesidad podrían necesitar realizar más actividad física para reducir ese riesgo, pero lo nuevo e importante de este estudio es que pudimos poner un número a la cantidad de actividad necesaria para reducir el riesgo", comenta el autor principal Evan Brittain, profesor asociado de Medicina en la División de Medicina Cardiovascular de VUMC e investigador principal en Salud Digital para el Centro de Investigación y Datos del Programa de Investigación All of Us.

"Cada vez es más común saber que se tiene un riesgo genético de obesidad en la era genómica, cuando los resultados genéticos se devuelven directamente a los pacientes. Y se puede imaginar un futuro en el que esos datos podrían integrarse con el historial médico electrónico de una persona y podrían formar la base de la recomendación de actividad física de un individuo por parte de su médico".

De esta forma, los autores del estudio dijeron que ahora quieren ver si los hallazgos se generalizan a poblaciones más representativas y diversas para determinar si proporcionar información para recomendaciones de actividad individuales da como resultado una mejor salud y una menor probabilidad de obesidad. "Nos gustaría probar si el conocimiento del riesgo genético de obesidad realmente tiene un impacto en su comportamiento", insiste Brittain. "Creo que estos hallazgos podrían empoderar a los pacientes porque las pautas actuales de actividad física adoptan un enfoque único para todos, y lo que aprendimos es que dependiendo del riesgo genético, las pautas pueden subestimar la cantidad de actividad necesaria para reducir su riesgo de obesidad Lo más importante es que me gustaría que los pacientes supieran que su riesgo genético no determina su riesgo general de obesidad y que, de hecho, pueden superar ese riesgo siendo más activos", concluye.

Contador