La risa, la mejor medicina para la cirugía cerebral

Publicado 05/02/2019 7:23:32CET
PIXABAY - Archivo

MADRID, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

Neurocientíficos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Emory, en Druid Hills, Atlanta, Estados Unidos, descubrieron una vía focal en el cerebro que, cuando se estimula eléctricamente, provoca una risa inmediata, seguida de una sensación de calma y felicidad, incluso durante una cirugía cerebral despierta. Los efectos de la estimulación se observaron en una paciente con epilepsia que se sometía a una monitorización diagnóstica para el diagnóstico de las convulsiones. Luego, se aprovecharon estos efectos para completar una cirugía de cerebro con la paciente despierta realizada dos días después.

Los efectos conductuales de la estimulación eléctrica directa sobre el haz del cíngulo, un tramo de materia blanca en el cerebro, se confirmaron en otros dos pacientes con epilepsia que se sometieron a una monitorización diagnóstica. Los hallazgos se detallan en un artículo publicado en 'Journal of Clinical Investigation' y están disponibles los vídeos de los efectos de la estimulación del haz del cíngulo, con la identidad del paciente oculta.

Los neurocirujanos de Emory ven la técnica como una forma "potencialmente transformadora" de calmar a algunos pacientes durante la cirugía cerebral despierta, incluso para personas que no están especialmente ansiosas. Para una protección óptima de las funciones cerebrales críticas durante la cirugía, es posible que los pacientes deban estar despiertos y no sedados, de modo que los médicos puedan hablar con ellos, evaluar sus habilidades lingüísticas y detectar alteraciones que puedan surgir de la resección.

"Incluso, los pacientes bien preparados pueden entrar en pánico durante la cirugía en vigilia, lo que puede ser peligroso", dice el autor principal, Kelly Bijanki, profesor asistente de Neurocirugía. "Esta paciente en particular era especialmente propensa a esto debido a la moderada ansiedad de la línea de base. Y al despertar de la anestesia global, comenzó a entrar en pánico. Cuando encendimos la estimulación del cíngulo, inmediatamente nos dijo que se sentía feliz y relajada, contó chistes sobre su familia, y fue capaz de tolerar el procedimiento despierta con éxito".

Fuera del uso durante una cirugía despierta, comprender cómo funciona la estimulación del haz cingular también podría informar acerca de los esfuerzos para tratar mejor la depresión, los trastornos de ansiedad o el dolor crónico a través de la estimulación cerebral profunda.

Investigadores anteriores han informado que la estimulación eléctrica directa de otras partes del cerebro puede desencadenar la risa, pero este estudio es distinto por la demostración de que los efectos contra la ansiedad observados con la estimulación del haz de cíngulo pueden proporcionar beneficios clínicos significativos, dice el autor principal Jon T. Willie, quien realizó las cirugías de las que se informa en el artículo. Es profesor asistente de Neurocirugía y Neurología en la Escuela de Medicina de la Universidad de Emory.

Situado debajo de la corteza y curvado alrededor del cerebro medio, el haz del cíngulo tiene una forma parecida a una faja o cinturón, de ahí su nombre en latín (cingulum). El área que fue clave para la risa y la relajación se encuentra en la parte superior y frontal del haz. El haz es un objetivo lógico debido a sus muchas conexiones entre regiones cerebrales que coordinan respuestas emocionales complejas, dice Willie.

La ubicación de la estimulación del haz del cíngulo es distinta de otras localizaciones del cerebro que procesan la recompensa, como el estriado ventral, que ha sido el objetivo del tratamiento de la depresión y la adicción. Debido a que el haz de cíngulo es una encrucijada para la materia blanca que conecta varios lóbulos, Willie y su equipo pueden estar afectando a redes extensas en todo el cerebro.

COMPORTAMIENTO ALEGRE Y EXEPERIENCIAS EMOCIONALES POSITIVAS

Willie dice que las ubicaciones de la colocación inicial de los electrodos se eligieron para registrar la actividad cerebral y localizar el inicio de las convulsiones de la primera paciente. El electrodo utilizado inicialmente para estimular el haz de cíngulo se insertó en el cerebro de una manera que era diferente a la estándar, señala. Se necesitó una trayectoria única debido a las cirugías previas de la primera paciente; la aproximación se realizó desde la parte posterior, lo que llevó a una mayor cantidad de muestras de haces de cíngulos y, por lo tanto, a la estimulación eléctrica.

El artículo de 'JCI' dice que la estimulación del paquete del cíngulo "provocó de inmediato un comportamiento alegre, como sonreír y reír, y experiencias emocionales positivas". "La paciente describió la experiencia como placentera y relajante y completamente diferente a cualquier componente de su típico ataque o aura --escriben los autores--. Ella informó de un impulso involuntario de reírse que comenzó con el inicio de la estimulación y se convirtió en una sensación placentera y relajada en el transcurso de unos pocos segundos de estimulación".

Como prueba de su estado de ánimo y procesos de pensamiento, los investigadores probaron cómo veía caras la primera paciente y si ella las interpretaba como felices, tristes o neutrales. La estimulación del haz del cíngulo cambió su visión de las caras para que fueran interpretadas como más felices. Se sabe que este efecto, llamado "sesgo afectivo", se corresponde con la reducción de los síntomas depresivos, y sugiere un uso potencial de la estimulación del cíngulo para tratar la depresión.

Los otros dos pacientes que se sometieron a la estimulación del cíngulo y pruebas de comportamiento no se sometieron a una cirugía despiertos para el tratamiento de la epilepsia. Tras la estimulación, ambos también sonrieron e informaron sobre una elevación del estado de ánimo y el alivio del dolor, y niveles más altos de risa.

Durante la estimulación, uno de los pacientes posteriores se sometió a pruebas de atención, memoria y lenguaje y se desenvolvió con normalidad, a excepción del retraso verbal en una tarea de aprendizaje de listas. Los investigadores visualizan que la estimulación del haz de cíngulo es potencialmente aplicable a la cirugía para tumores cerebrales, así como a la epilepsia.