Los riesgos para la salud de las mezclas de productos químicos artificiales "están subestimadas"

Publicado 26/03/2019 15:00:21CET
Exposición temprana a pesticidas, relacionada con un pequeño aumento del riesgo
FLICKR/GARYCYCLES8 - Archivo

MADRID, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

El cóctel de productos químicos artificiales al que se está expuesto diariamente es un riesgo para la salud que las regulaciones actuales y la evaluación de riesgos "pasan por alto" y, por tanto, "subestiman", según las conclusiones del proyecto EDC-MixRisk, financiado por el programa europeo EU Horizon 2020.

El informe alerta de que las prácticas actuales de evaluación y gestión de riesgos se centran principalmente en la exposición a sustancias individuales. La exposición a sustancias peligrosas, especialmente a sustancias químicas alteradoras endocrinas durante el período fetal resulta "especialmente preocupante, ya que puede provocar cambios irreversibles en el desarrollo de órganos y tejidos y aumentar la susceptibilidad a enfermedades en etapas posteriores de la vida", aseguran.

El proyecto EDC-MixRisk se inició para investigar cómo se podían estudiar los efectos causados por este tipo de mezclas. Para analizarlo, desarrolló un enfoque novedoso basado en la identificación y prueba de mezclas asociadas con resultados adversos para la salud en humanos.

Utilizando datos epidemiológicos de la cohorte sueca de embarazo SELMA (una cohorte de más de 2.300 mujeres embarazadas), se crearon mezclas de referencia para imitar las exposiciones de la vida real (en concentraciones encontradas en las mujeres embarazadas). Estas mezclas se probaron en varios modelos experimentales (celulares y animales), y los datos toxicológicos de estas pruebas se utilizaron para establecer nuevos métodos y estrategias de evaluación del riesgo de mezcla con el fin de tener mejor en cuenta las exposiciones ambientales complejas.

Los investigadores utilizaron organoides cerebrales humanos para evaluar directamente el impacto de tales mezclas en el modelo más cercano disponible del cerebro humano en desarrollo. Descubrieron que incluso en concentraciones de la vida real, las sustancias químicas alteradoras endocrinas interfieren con las mismas redes reguladoras que ya están involucradas en las formas genéticas del trastorno del espectro autista y la discapacidad intelectual.

Además, también investigaron si las mezclas interferían con el desarrollo y el crecimiento cerebral a través de la modulación de la señalización de la hormona tiroidea. La señalización de la hormona tiroidea y numerosos genes dependientes de la hormona tiroidea fueron interrumpidos por la mezcla en los diferentes modelos probados.