Actualizado 21/01/2020 20:22 CET

Los riesgos cardiovasculares del uso de marihuana

Marihuna, drogas
Marihuna, drogas - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / GILL THOMPSON - Archivo

MADRID, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

A medida que más estados norteamericanos legalizan la marihuana para uso medicinal y recreativo y el uso aumenta en todo el país, los cardiólogos deben aconsejar a los pacientes sobre los riesgos potenciales, incluidos los efectos de la marihuana con algunos medicamentos cardiovasculares comúnmente recetados, según una revisión de investigación publicada en el 'Journal of the American College de Cardiology'.

Los autores estiman que más de 2 millones de pacientes con enfermedades cardiovasculares están usando marihuana o la han usado previamente. Esto incluye el uso recreativo y los usos médicos aprobados, como la pérdida de peso relacionada con el virus de la inmunodeficiencia humana, el tratamiento de los trastornos convulsivos o las náuseas y vómitos asociados a la quimioterapia.

"Algunos estudios observacionales han sugerido una asociación entre la marihuana y una variedad de riesgos cardiovasculares", señala el autor principal, Muthiah Vaduganathan, del Centro Vascular y Cardíaco del Hospital Brigham and Women's en Boston.

"También sabemos que la marihuana se está volviendo cada vez más potente. Nuestra revisión sugiere que fumar marihuana conlleva muchos de los mismos riesgos para la salud cardiovascular que fumar tabaco --añade--. Si bien el nivel de evidencia es modesto, hay suficientes datos para que aconsejemos precaución al usar la marihuana para nuestro pacientes de mayor riesgo, incluidos aquellos que presentan un ataque cardíaco o una nueva arritmia, o que han sido hospitalizados con insuficiencia cardíaca".

Ciertos medicamentos cardiovasculares, incluidas las estatinas y los anticoagulantes, pueden verse afectados por el consumo de marihuana, según la revisión. Por ejemplo, los niveles de estatinas pueden aumentar en la sangre cuando se usan junto con la marihuana porque ambos se metabolizan a través de una red de enzimas hepáticas llamada sistema citocromo P450. También se puede esperar que los niveles de anticoagulantes como la warfarina aumenten cuando se usan junto con la marihuana.

"La revisión proporciona tablas detalladas de muchos medicamentos administrados para diversas afecciones cardiovasculares, con los efectos anticipados de la marihuana en cada uno --destaca Vaduganathan--. Esto será útil para los cardiólogos y farmacéuticos que revisan los medicamentos de los pacientes y los ayudará a decidir en colaboración si necesitan ajustar la dosis si el paciente continúa usando marihuana".

Los revisores recomiendan que los cardiólogos evalúen a sus pacientes para el uso de marihuana y les preguntan con qué frecuencia y cuánto consumen. También deben preguntar cómo usan la marihuana.

"Vapear marihuana se está volviendo cada vez más común, y sabemos que vapear marihuana aumenta los efectos farmacológicos de la droga", apunta Vaduganathan.

Para los pacientes que desean continuar usando marihuana, o que tienen otros motivos de uso médicamente indicados, los revisores recomiendan limitar el uso tanto como sea posible y que los médicos informen a los pacientes que el vapeo y ciertas formas sintéticas de cannabinoides son particularmente potentes y pueden tener mayor efectos adversos.

En algunos pacientes, los cardiólogos deben evaluar el uso de marihuana mediante pruebas de toxicología urinaria, recomiendan los revisores. Estos incluyen pacientes considerados para trasplante de corazón o aquellos que presentan ataques cardíacos de inicio temprano o insuficiencia cardíaca a una edad temprana.

La revisión también analizó el estado actual de la evidencia que relaciona el uso de marihuana con la salud y la enfermedad cardiovascular.

Los datos sobre los efectos exactos para la salud de la marihuana en el sistema cardiovascular son limitados, en gran parte porque las leyes federales que clasifican la marihuana como una droga del Anexo I han limitado la capacidad de los científicos para realizar investigaciones de alta calidad, apunta Vaduganathan.

"Ahora que hemos visto que el consumo de marihuana se ha vuelto más popular que fumar tabaco, necesitamos una investigación más rigurosa, incluidos ensayos clínicos aleatorios, para explorar los efectos de la marihuana en la salud cardiovascular", señala.