La relación entre las bacterias del microbioma intestinal y el menor riesgo de hospitalización

Archivo - Los investigadores y colaboradores de EMBL-EBI utilizaron herramientas computacionales para identificar casi 2,000 especies de bacterias intestinales previamente desconocidas.
Archivo - Los investigadores y colaboradores de EMBL-EBI utilizaron herramientas computacionales para identificar casi 2,000 especies de bacterias intestinales previamente desconocidas. - SPENCER PHILLIPS / EMBL-EBI - Archivo
Publicado: martes, 26 marzo 2024 7:49

MADRID, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un estudio de dos grandes cohortes de pacientes europeos ha descubierto que por cada aumento del 10 % en las bacterias productoras de butirato en el intestino de un paciente, el riesgo de hospitalización por cualquier infección cae entre un 14 y un 25 % en dos grandes cohortes nacionales.

El estudio se presentará en el Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas de este año (ECCMID 2024) en Barcelona (27-30 de abril) y está a cargo de Robert Kullberg, del Centro Médico de la Universidad de Ámsterdam, Países Bajos, y su equipo.

Las alteraciones de la microbiota son comunes en pacientes hospitalizados por infecciones graves y los modelos preclínicos han demostrado que las bacterias intestinales anaeróbicas productoras de butirato protegen contra las infecciones sistémicas. Estas bacterias se investigaron porque comúnmente se agotan en pacientes hospitalizados por infecciones graves. En segundo lugar, el butirato puede tener efectos protectores en varias enfermedades intestinales (aparte de las infecciones).

Sin embargo, la relación entre las alteraciones de la microbiota y la mayor susceptibilidad a infecciones graves en humanos sigue sin estar clara. En este estudio, los autores investigaron la relación entre la microbiota intestinal inicial y el riesgo de futuras hospitalizaciones relacionadas con infecciones en dos grandes cohortes poblacionales: de los Países Bajos (derivación; HELIUS) y Finlandia (validación; FINRISK 2002).

La microbiota intestinal se caracterizó secuenciando el ADN de las bacterias para identificar los diferentes tipos de bacterias presentes en las muestras fecales de los participantes. Los autores midieron la composición, la diversidad y la abundancia relativa de la microbiota de las bacterias productoras de butirato. El resultado primario fue la hospitalización o la mortalidad debido a cualquier enfermedad infecciosa durante un seguimiento de 5 a 7 años después de la recolección de muestras fecales, según los datos del registro nacional. Luego, los autores examinaron las asociaciones entre la microbiota y el riesgo de infección mediante modelos informáticos. Se utilizaron modelos estadísticos adicionales para ajustar variables que incluyen datos demográficos, estilo de vida, exposición a antibióticos y comorbilidades.

Los investigadores perfilaron la microbiota intestinal de 10.699 participantes (4.248 de los Países Bajos y 6.451 de Finlandia. Un total de 602 participantes (Países Bajos: n=152; Finlandia: n=450) fueron hospitalizados o murieron debido a infecciones (principalmente neumonía adquirida en la comunidad). ) durante el seguimiento.

La composición de la microbiota intestinal de estos participantes hospitalizados/fallecidos difirió de la de aquellos sin hospitalización por infecciones. Específicamente, cada 10% más de abundancia de bacterias productoras de butirato se asoció con un menor riesgo de hospitalización por infecciones: un 25% menos para los participantes de la cohorte holandesa y un 14% menos para la cohorte finlandesa. Se evaluaron todos los tipos de infecciones en conjunto, no ninguna en particular. Estas asociaciones se mantuvieron sin cambios después del ajuste por datos demográficos, estilo de vida, exposición a antibióticos y comorbilidades.

Los autores exponen: "La composición del microbioma intestinal, específicamente la colonización con bacterias productoras de butirato, se asocia con la protección contra la hospitalización por enfermedades infecciosas en la población general en dos cohortes europeas independientes. Se deberían realizar más estudios para investigar si la modulación del microbioma puede reducir el riesgo de infecciones graves".

Pese a ello, se necesitarán más análisis antes de que puedan comenzar las pruebas en los pacientes. Uno de los desafíos es que las bacterias productoras de butirato son estrictamente anaeróbicas (lo que significa que respiran sin usar oxígeno y no pueden tolerar el oxígeno), lo que hace que sea muy difícil transportar bacterias viables al intestino. Varios grupos de investigación están trabajando para abordar estos desafíos.

Contador