Publicado 14/01/2022 07:39CET

Recordar caras y nombres puede mejorarse durante el sueño

Archivo - Siesta, dormir, cansancio
Archivo - Siesta, dormir, cansancio - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / CYANO66 - Archivo

   MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Una investigación de la Universidad de Northwestern en Illinois (EEUU) ha descubierto que la memoria fija los nombres de las personas significativamente mejor cuando la persona recuerda mientras duerme la siesta los nombres de caras recién aprendidas.

   La clave de esta mejora fue el sueño profundo ininterrumpido, señalan los investigadores, los primeros en documentar el efecto que tiene la reactivación de la memoria durante el sueño en el aprendizaje de nombres faciales.

   "Es un hallazgo nuevo y emocionante sobre el sueño, porque nos dice que la forma en que se reactiva la información durante el sueño para mejorar el almacenamiento de la memoria está relacionada con un sueño de alta calidad", señala el autor principal, Nathan Whitmore, candidato en el Programa Interdepartamental de Neurociencia en Northwestern.

   El artículo, que ha sido publicado en 'NPJ: Science of Learning', está firmado por Ken Paller, profesor de psicología y director del Programa de Neurociencia Cognitiva en el Weinberg College of Arts and Sciences en Northwestern y Adrianna Bassard, candidato en psicología en Northwestern.

   El equipo de investigación descubrió que para los participantes del estudio con medidas de EEG (un registro de la actividad eléctrica del cerebro captada por electrodos en el cuero cabelludo) que indicaba un sueño interrumpido, la reactivación de la memoria no ayudó e incluso puede ser perjudicial. Pero en aquellos con sueño ininterrumpido durante los momentos específicos de las presentaciones de sonido, la reactivación condujo a una mejora relativa con un promedio de poco más de 1,5 nombres más recordados.

   El estudio se realizó con 24 participantes, de entre 18 y 31 años, a quienes se les pidió que memorizaran los rostros y los nombres de 40 alumnos de una clase hipotética de historia latinoamericana y otros 40 de una clase de historia japonesa. Cuando se volvió a mostrar cada cara, se les pidió que produjeran el nombre que la acompañaba.

    Después del ejercicio de aprendizaje, los participantes tomaron una siesta mientras los investigadores monitoreaban cuidadosamente la actividad cerebral mediante mediciones de EEG. Cuando los participantes alcanzaron el estado N3 de "sueño profundo", algunos de los nombres se tocaron suavemente en un altavoz con música asociada con una de las clases.

   Cuando los participantes se despertaron, se les volvió a evaluar para reconocer las caras y recordar el nombre que acompañaba a cada cara. Los investigadores dicen que el hallazgo sobre la relación entre la interrupción del sueño y la precisión de la memoria es notable por varias razones.

   "Ya sabemos que algunos trastornos del sueño como la apnea pueden afectar la memoria. Nuestra investigación sugiere una posible explicación para esto: las frecuentes interrupciones del sueño por la noche podrían estar degradando la memoria", ha señalado Whitmore.

   "Esta nueva línea de investigación nos permitirá abordar muchas preguntas interesantes, como si la interrupción del sueño siempre es dañina o si podría usarse para debilitar los recuerdos no deseados. En cualquier caso, cada vez encontramos más buenas razones para valorar el sueño de alta calidad", ha explicado Paller, quien también ocupa la Cátedra James Padilla en Artes y Ciencias en Northwestern

Contador