Realizar la prueba del VPH en intervalos más largos puede ser seguro

Archivo - Woman holding paper with question mark over her crotch. Health hygiene sexual education concept
Archivo - Woman holding paper with question mark over her crotch. Health hygiene sexual education concept - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / SIPHOTOGRAPHY - Archivo
Publicado: miércoles, 22 mayo 2024 7:49

MADRID, 22 May. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo trabajo expone que detectar precáncer de cuello uterino ocho años después de una prueba de detección negativa del virus del papiloma humano (VPH) es similar al riesgo después de tres años (el intervalo de detección comúnmente recomendado) después de una prueba de citología negativa.

Tal y como se publica en Epidemiología, biomarcadores y prevención del cáncer, una revista de la Asociación Estadounidense para la Investigación del Cáncer (AACR), Anna Gottschlich, profesora asistente de la Facultad de Medicina del Estado de Wayne y del Instituto del Cáncer Barbara Ann Karmanos (Estados Unidos)afirma: "La detección del VPH funciona mejor que la citología al detectar más precáncer antes, que luego puede tratarse antes. Vimos que en nuestra población de estudio, incluso aquellos que tenían sólo una prueba de VPH negativa tenían un riesgo muy bajo de desarrollar precáncer de cuello uterino durante muchos años después de la prueba negativa".

A medida que más países adoptan programas de detección del VPH para acelerar la eliminación del cáncer de cuello uterino, Gottschlich se plantea que quedan dudas sobre el intervalo óptimo entre las pruebas, razón por la cual ella y sus colegas diseñaron un estudio para investigar el riesgo a largo plazo de precáncer de cuello uterino después de una prueba de detección de VPH negativa en comparación con después de una prueba de citología negativa, la última de las cuales se ha utilizado para guiar las recomendaciones de detección anteriores.

Gottschlich y ss equipo utilizaron datos del ensayo aleatorizado canadiense HPV For Cervical Cancer Prevention (HPV FOCAL) realizado entre enero de 2008 y diciembre de 2016 y su estudio de seguimiento longitudinal de 14 años FOCAL-DECADE para las cohortes de detección del VPH. Se utilizaron datos del Programa de detección de cuello uterino de Columbia Británica durante el mismo intervalo para las cohortes de citología. Los participantes de cada cohorte tenían entre 25 y 65 años en la evaluación inicial.

Se calculó para cada cohorte el riesgo acumulativo de neoplasia intraepitelial cervical grados 2 (NIC2), 3 (NIC3) y superiores (denominadas NIC2+ o NIC3+), que son lesiones premalignas del cáncer de cuello uterino. El riesgo de NIC2+ ocho años después de una (3,2/1000) o dos (2,7/1000) pruebas de VPH negativas fue similar al de tres años después de una (3,3/1000) o dos (2,5/1000) pruebas de citología negativas. (s). Después de seis años, más tiempo que las directrices actuales de cinco años, las pruebas de detección del VPH mostraron un riesgo menor después de una (2,5/1.000) y dos (2,3/1.000) pruebas negativas. El riesgo de NIC3+ también fue menor o similar en las cohortes de VPH después de ocho años en comparación con las cohortes de citología después de tres años.

Si bien el riesgo de NIC2+ fue mayor para la prueba de detección del VPH durante intervalos superiores a ocho años en comparación con la citología después de tres años, la detección de precáncer de cuello uterino aún se mantuvo baja después de la prueba de detección del VPH negativa durante los 14 años que duró el período del estudio y fue significativamente menor de lo normal. examen citológico durante ese período.

"Los líderes políticos deben considerar una amplia gama de factores en la toma de decisiones de salud en sus entornos al considerar cómo priorizar la detección basada en el VPH sobre la citología", recapitula Gottschlich. "Las estrategias de implementación óptimas dependen del tipo de participación en la detección y de los recursos disponibles en cada programa específico".

Gottschlich señala que también es importante considerar la posible pérdida de seguimiento que conlleva los intervalos de detección prolongados. "La ampliación de los intervalos requiere consideraciones del sistema de salud para garantizar una participación continua adecuada para minimizar las pérdidas durante el seguimiento", finaliza la autora.

Contador