Actualizado 22/03/2021 12:01 CET

¿Aumenta el riesgo de padecer covid-19 el vivir con niños?

Archivo - Familia cuidando a su hija enferma. Termómetro.
Archivo - Familia cuidando a su hija enferma. Termómetro. - PIXABAY/EXERGENCORPORATION - Archivo

   MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Un nuevo estudio publicado, en 'The BMJ', arroja luz sobre el riesgo de infección por SARS-CoV-2 y los resultados del covid-19 entre los adultos que vivían con y sin niños durante las dos primeras oleadas de la pandemia en el Reino Unido. No ha encontrado evidencia de un mayor riesgo en la primera ola (febrero a agosto de 2020), mientras en la segunda (de septiembre a diciembre) se observaron pequeños mayores riesgos de infección e ingreso hospitalario, pero no se tradujo en un riesgo significativamente mayor de mortalidad por covid-19.

   El papel de los niños y adolescentes en la transmisión del SARS-CoV-2 aún es incierto. Alguna evidencia sugiere que son menos susceptibles a la infección porque contraen más resfriados por coronavirus estacionales cada año que los adultos.

   Los adultos que viven con niños también tienen más "resfriados comunes" que los que no viven con niños y esto podría dar lugar a un menor riesgo de resultados graves de la infección por SARS-CoV-2. Por el contrario, vivir con niños puede generar mayores oportunidades de infección por SARS-CoV-2 y mayores riesgos para los adultos con los que viven.

   Para abordar esta incertidumbre, los investigadores investigaron si el riesgo de infección y los resultados graves del covid-19 diferían entre los adultos que vivían con y sin niños en edad escolar durante las dos primeras oleadas de la pandemia del Reino Unido.

   Se basaron en datos de atención primaria de 12 millones de adultos (mayores de 18 años) vinculados a ingresos hospitalarios y de cuidados intensivos y registros de defunción en Inglaterra durante el ciclo 1 (1 de febrero al 31 de agosto de 2020) y el ciclo 2 (1 de septiembre al 19 de diciembre de 2020).

   Se registró la presencia y edad de los niños en cada hogar, y se tomaron en cuenta los factores que se sabe están asociados con el covid-19 severo, como la edad, el sexo, la etnia, el peso (IMC) y las condiciones de salud subyacentes. Luego, los investigadores analizaron los datos para ver quién desarrolló la infección por SARS-CoV-2, fue ingresado en un hospital o cuidados intensivos, o murió de covid-19.

   Durante la primera ola, para los adultos de 65 años o menos, vivir con niños de cualquier edad no se asoció con un riesgo notablemente mayor de infección por SARS-CoV-2 o resultados graves de covid-19, en comparación con no vivir con niños.

   Durante la segunda ola, hubo un mayor riesgo de infección e ingreso hospitalario relacionado con el covid-19 (pero no ingreso en cuidados intensivos) para los adultos de 65 años o menos que viven con niños de cualquier edad, en comparación con los que no viven con niños.

   Sin embargo, los aumentos absolutos de los riesgos fueron pequeños: los investigadores calcularon que el número de personas registradas como infectadas por el SRAS-CoV-2 pasó de 810 a entre 850 y 870 por cada 10.000 personas que vivían con niños de 0 a 11 años y a entre 970 y 1.000 para las que vivían con niños de 12 a 18 años durante el periodo del segundo ciclo.

   En cuanto a los ingresos hospitalarios con covid-19, el hecho de vivir con niños de 0 a 11 años se asoció con un aumento de 160 a entre 161-165 por cada 10.000 personas años y para los que vivían con niños de 12 a 18 años a entre 162-166.

   No hubo un aumento del riesgo de muerte en ninguna de las dos oleadas. Las personas que vivían con niños de cualquier edad tenían menos probabilidades de morir por causas no covíricas en general, y las personas que vivían con niños de 0 a 11 años también tenían menos probabilidades de morir de covídeo-19 en la primera y segunda oleada.

   Se trata de un estudio amplio y bien diseñado que utiliza datos de registros sanitarios electrónicos, y los resultados se mantuvieron en gran medida tras los análisis posteriores, lo que sugiere que resisten el escrutinio. Sin embargo, los hallazgos son observacionales y los autores no pueden descartar la posibilidad de que otros factores no medidos o la falta de datos puedan haber afectado a los resultados.

   Señalan que el aumento de los riesgos durante el ciclo 2 se observó en un momento en el que las escuelas permanecían abiertas, lo que plantea la posibilidad de que la asistencia generalizada a la escuela pueda haber provocado un aumento de los riesgos para los hogares, pero otras diferencias entre los hogares con y sin hijos también podrían haber explicado estos resultados.

   Por ello, concluyen que "un seguimiento y una evaluación estrechos a medida que las escuelas vuelvan a abrirse serán cruciales para informar la política en curso".