Publicado 31/05/2022 08:14

Puntos clave sobre la medicina personalizada en el cáncer

Archivo - Las células T trabajan para combatir el cáncer, la inmunoterapia, la terapia con células T car.
Archivo - Las células T trabajan para combatir el cáncer, la inmunoterapia, la terapia con células T car. - ISTOCK/ DESIGN CELLS - Archivo

   MADRID, 31 May. (EDIZIONES) -

   En torno a finales de los 90 se empezaron a conocer los mecanismos íntimos del cáncer. Sabemos que es una enfermedad genética, que tiene lugar por diversas alteraciones de los genes, por mutaciones de los mismos, y algunos de esos mecanismos íntimos se han convertido hoy en día en dianas terapéuticas.

   "La medicina personalizada o dirigida actúa con fármacos específicos contra esa diana que las células normales no tienen. La quimioterapia actúa sobre las células enfermas, pero también sobre las sanas. La medicina dirigida actúa sobre las dianas que tienen las células tumorales, aunque también tiene otro tipo de toxicidad", aclara el miembro fundador y expresidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) el doctor José Ramón Germá Lluch.

   Precisamente, este experto es uno de los médicos oncólogos más respetados de nuestro país y ha publicado 'Vencer al gran mal' (Paidós), unas memorias en las que radiografía desde su propia experiencia personal los grandes avances científicos del último siglo en la lucha contra el cáncer, cada vez un poco más acorralado.

   Según destaca la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO, por sus siglas en inglés), hasta hace muy poco se creía que todos los cánceres que procedían del mismo punto eran similares biológicamente y clasificaban la enfermedad en función del tipo de células (determinado mediante un análisis al microscopio), el tamaño y la presencia o ausencia de ganglios regionales o metástasis, además de otras características que se pueden observar en una muestra del tumor.

   Es más, recuerda que la cirugía sigue siendo el "pilar del tratamiento" de la mayoría de los pacientes con cáncer, junto con la radioterapia y la quimioterapia; tratamientos todos ellos que presentan sus inconvenientes y efectos secundarios, que no solo acaban con las células cancerosas sino que también afectan gravemente a muchas células sanas, "de modo que ofrecen una eficacia parcial y provocan efectos secundarios indeseables".

   Ahora bien, esta sociedad científica europea resalta que en los últimos años se conoce mucho más sobre la biología tumoral, y uno de los avances más destacados radica en la posibilidad de clasificar los cánceres en función de las dianas moleculares decisivas identificadas, y todo "gracias a la investigación aplicada de gran calidad que ha tenido lugar en las últimas décadas".

   "¿Qué son los tratamientos dirigidos? Se han desarrollado fármacos que actúan de forma selectiva contra determinadas dianas moleculares de las células cancerosas, denominados 'tratamientos dirigidos', y que se utilizan para contrarrestar algunos tipos de cáncer en determinados pacientes, pero aún quedan por descubrir muchas más dianas y todavía deben desarrollarse o mejorarse muchos fármacos", subrayan desde ESMO.

LA INMUNOTERAPIA

   Ante este escenario, el doctor Germá nos ofrece una entrevista en Infosalus y destaca que precisamente uno de los últimos grandes avances alcanzados en materia de lucha contra el cáncer ha sido la inmunoterapia. Ganaron el premio Nobel de Medicina en 2018, 'sus padres', el japonés Tasuku Honjo y el estadounidense James Allison, "por su descubrimiento contra el cáncer por la inhibición de la regulación inmune negativa", es decir, por descubrir los mecanismos por los que el sistema inmune es capaz de atacar a las células cancerosas.

   "Estos doctores específicamente crearon una serie de anticuerpos monoclonales que bloquean ese disfraz de las células tumorales y una serie de fármacos llamados anticuerpos borran ese disfraz y facilitan que los linfocitos T sean capaces de detectar esas células tumorales y destruirlas. Es otra forma de medicina personalizada", subraya el también consultor emérito del Instituto Catalán de Oncología.

SOBRE QUÉ TIPO DE CÁNCERES ES ÚTIL

   El doctor José Ramón Germá Lluch destaca que esta medicina personalizada es útil sobre un montón de tumores diferentes y, en concreto, sobre un grupo que respondían mal a los tratamientos previos con la quimioterapia, como por ejemplo en el caso del melanoma maligno, el tumor negro de la piel que cuando se producía metástasis no existía terapia. "Hoy hay moléculas pero también anticuerpos que actúan en pacientes con melanoma avanzado, incluso su remisión se mantiene en años. Representa un avance espectacular", valora este experto.

   Por ejemplo, cita también su utilidad frente a los cánceres asociados al tabaco. "En estos casos sabíamos que teníamos pocas alternativas, pero un 10-15% de pacientes tienen alternativas moleculares sobre las que se puede actuar con fármacos y pequeñas moléculas", distingue el también catedrático honorífico de Oncología Médica de la Universidad de Barcelona.

   Resalta igualmente que otro de los campos donde las terapias dirigidas han logrado grandes avances es en el caso del cáncer de mama tipo HER 2, si bien subraya que hay muchos tumores que la terapia de precisión actúa hoy en día.

¿ES EL FUTURO?

   El expresidente de la Sociedad Española de Oncología Médica, el doctor Germá, indica que hoy en día hay más de 1.500 ensayos terapéuticos de inmunoterapia y ve importante señalar que en los próximos años su implementación irá mucho más allá gracias a la combinación además de diferentes terapias.

   "Se va a seguir administrando la quimioterapia, porque ha curado a millones de pacientes, pero es que existe algún prototipo de tumor que algunas moléculas pequeñas son capaces de actuar contra él y sin necesidad de quimioterapia. En próximos años, por ejemplo, se logrará combinar a la perfección la quimioterapia con la inmunoterapia, o con los anticuerpos monoclonales, y esto llevará a un mayor número de curaciones", celebra el especialista en Oncología médica.

   "Es donde más se está estudiando hoy en día y representa el futuro del tratamiento contra el cáncer", prosigue, al tiempo que destaca que otro punto importante que no hay que olvidar es que la medicina de precisión también tiene sus toxicidades. "Los oncólogos médicos han tenido que aprender una nueva especialidad con la inmunoterapia porque, por ejemplo, puede atacar a otras zonas del cuerpo. Por tanto, toda terapéutica debe ser vigilada por un equipo especializado por ese tipo de fármacos", remarca el doctor Germá Lluch.

   En concreto, el descubrimiento mÁs remarcable de su carrera ha sido la terapia del cisplatino. Se aplicaba en el Hospital Charing Cross de Londres para el tratamiento del cáncer germinal de testículo y de ovario en pacientes muy jóvenes. A su regreso a España, este oncólogo implementó esta terapia en el Hospital Sant Pau de Barcelona, convirtiéndose de esta manera en el primer hospital de España en lograr que la tasa de curación de este tipo de cáncer pasara del 30 % al 94 %.

   A pesar de los avances que se han dado en el diagnóstico y el tratamiento durante los últimos 20 años, el cáncer sigue siendo la segunda causa principal de muerte, según lamenta la Sociedad Europea del Cáncer (ESMO, por sus siglas en inglés).

En el caso del cáncer dice que la medicina personalizada permitirá ofrecer a los pacientes soluciones individualizadas a sus problemas, "se considera el futuro de la asistencia sanitaria del cáncer".

Contador

Más información