Los psicólogos aconsejan que los regalos para los niños fomenten roles igualitarios

Regalos de navidad, juguetes
PIXABAY
Publicado 26/12/2018 9:48:16CET

Aconsejan regalar "experiencias", tanto para niños como para mayores, como un viaje, una excursión, unas entradas para el cine o el teatro

MURCIA, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los regalos de Papa Noel y de Reyes Magos para los más pequeños deben estar "en consonancia con la igualdad de género, no discriminar y fomentar roles sociales igualitarios", según ha aconsejado el doctor en Psicología, profesor en la Universidad de Murcia, psicólogo educativo en el EOEP de Cieza, y miembro de la junta del Colegio Oficial de Psicólogos de la Región, Juan Pedro Martínez Ramón.

En declaraciones a Europa Press, Martínez afirma que la Navidad es una época del año en la que se ha asentado la tradición, "casi obligación", de regalar a las más pequeñas y pequeños "juguetes, productos y actividades". A la hora de seleccionar el mejor juguete, estima necesario tomar en consideración una serie de orientaciones para asegurarse de que éste responde a las necesidades de la niña y el niño.

Por ejemplo, insta a tener en cuenta "no tanto la edad" del niño "sino su grado de maduración (cognitiva, social, afectiva)"; y que el regalo sea educativo, es decir, que le enseñe "algo nuevo o refuerce algún tipo de inteligencia que desde el colegio se ha observado que debe mejorar: espacial, matemática, lingüística, corporal-cinestésica, creativa, entre otras".

De la misma forma, aconseja que el regalo despierte el interés del menor y le resulte motivador. Para ello, considera importante "no sólo tener en cuenta su opinión en la medida de lo posible, sino también ayudarlo a tener unas expectativas ajustadas que difícilmente lo son si ha visto el producto 10 segundos en un anuncio publicitario".

Igualmente, aconseja que el regalo sea "seguro, respetuoso con el medioambiente y que cumpla con la normativa europea". Al mismo tiempo, recomienda que el juguete tenga buenos comentarios de otros usuarios que lo hayan adquirido previamente, una información "fácil de obtener en la era de las plataformas y foros de consumidores".

Martínez también apuesta por que el regalo impulse la socialización, y considera preferible "un juguete que permita la interacción con otras personas que aquellos que los aíslan". Dentro de esto, recomienda que los adultos también puedan participar en el juego y pasar así un tiempo en familia (construcciones, astronomía, puzles, adivinanzas, cocinas, así como otros juegos simbólicos).

Igualmente, aconseja la coordinación de los miembros de la familia para evitar un excesivo número de regalos, ya que "lo importante no es la cantidad, sino la calidad y utilidad. Si se diera el caso, afirma que "se podría valorar la posibilidad de dosificar la entrega de juguetes a lo largo del año". Asimismo, insta a priorizar el juego cara a cara con otras niñas y otros niños, puesto que es fuente esencial de socialización.

Finalmente, y para que la compra no suponga una fuente de estrés, recomienda "planificar el mejor momento para adquirirlo evitando así colas y ahorrando dinero si se hace por adelantado, pensar dónde se ubicará el juguete en casa cuando el espacio sea limitado y evitar que emita sonidos molestos. Y por supuesto, no tire el ticket de compra, nunca se sabe".

CUATRO REGALOS CLASIFICADOS

Por su parte, la psicóloga Pilar Gandía Herrero, doctora en Psicología, profesora de la Universidad de Murcia, psicóloga en ejercicio privado y secretaria general del COP-RM, ha ratificado que siempre es recomendable que el número de regalos que reciben los pequeños esté relativamente controlado y pactado entre todos los miembros de la familia.

"Nos encontramos situaciones en las que los niños y niñas reciben tal cantidad de paquetes en diferentes casas que son incapaces de valorarlo, incluso se repiten regalos", según Gandía.

En este sentido, destaca que se suele recomendar que haya unos 4 regalos que se puedan clasificar de la siguiente manera: "algo que los niños hayan pedido, digamos, un capricho que les haga mucha ilusión; algo que necesiten, como una mochila para el cole, un pijama, unos zapatos, etc.; un libro; y un juego de tipo educativo o de mesa".

En cuanto a los adultos, Gandía aconseja salir de compras con la lista de regalos hecha, en vez de con la idea de "a ver lo que encuentro", ya que "si tenemos más o menos claro lo que necesitamos, centraremos nuestra atención en esos artículos, siendo más rápidos y eficientes, pudiendo comparar precios y no olvidando nada".

A su juicio, una buena idea tanto para niños como para mayores, es regalar "experiencias". Por ejemplo, un viaje, una excursión, unas entradas para el cine o el teatro. De esta forma, "podremos compartir un día en familia o amigos muy agradable en lugar de comprar otro objeto que no se necesita y que finalmente quedará en el olvido", remarca.

Finalmente, considera "interesante" mantener la ilusión, tanto en niños como en los más mayores, "pero también es cierto que es una buena ocasión para pedir a los Reyes Magos aquellas cosas que hacen ilusión o que se necesitan", concluye.