Genomas antiguos de restos humanos revelan que la primera pandemia de peste históricamente registrada asoló Europa

Actualizado 05/06/2019 17:30:18 CET
Restos humanos atestiguan que la Peste de Justiniano asoló Europa
M. SCHWEISSING, SNSB

MADRID, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un equipo internacional de investigadores ha descubierto un nivel de diversidad previamente desconocido en la peste justiniana, también conocida como la primera pandemia documentada. 'Yersinia pestis' es la bacteria responsable de varias plagas a lo largo de la historia. Fue la fuente de las pestes bubónica, septicémica y neumónica.

En este nuevo esfuerzo, publicado en 'PNAS', los investigadores estaban interesados en aprender más sobre la primera pandemia conocida que se produjo debido a las infecciones por 'Y. pestis'. Esa plaga, que se extendió desde aproximadamente 541 a 750 de nuestra era, recibió su nombre del emperador bizantino Justiniano I. Algunos historiadores han sugerido que puede haber matado a aproximadamente el 25 por ciento de la población del territorio que ocupó anteriormente el Imperio Romano.

Para aprender más sobre 'Y. pestis' en aquella pandemia, los investigadores estudiaron los restos de víctimas enterradas en sitios en Alemania, Francia y España. También observaron los restos de personas enterradas durante el mismo período en un sitio en Gran Bretaña para establecer si la pandemia llegó a las Islas Británicas.

El equipo estudió los restos de 21 sitios y pudo encontrar y reconstruir el genoma de 'Y. pestis' en ocho casos. Después de la secuenciación, compararon lo que encontraron con la secuenciación de datos de otros estudios que involucraban formas antiguas y modernas de la bacteria.

El equipo informa que encontraron evidencia de 'Y. pestis' en Gran Bretaña (en un sitio llamado Edix Hill), lo que confirma que la pandemia llegó a las Islas Británicas. También encontraron diversidad en las cepas de las bacterias que no se habían visto antes. Informan que encontraron ocho de Alemania, Gran Bretaña, España y Francia.

Los investigadores señalan que sus hallazgos muestran que había múltiples cepas de las bacterias involucradas en la pandemia y que todas estaban estrechamente relacionadas. También informan que a pesar de su éxito en la búsqueda de nuevas cepas de la bacteria, todavía no pudieron precisar el inicio de la Primera Pandemia. Sugieren que la bacteria probablemente comenzó en Asia Central, mucho antes de que la pandemia se pusiera en marcha.

Contador