Una prueba de concepto de un estudio de inmunoterapia contra el VIH pasa la prueba de seguridad de fase 1

LABORATORIO
PIXABAY - Archivo
Publicado 25/09/2018 7:34:33CET

MADRID, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los resultados preliminares de un ensayo clínico de fase I han demostrado la seguridad y tolerabilidad de una terapia celular que implica la expansión ex vivo de células T y su posterior infusión en individuos infectados por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) previamente tratados con terapia antirretroviral (TAR). El estudio se publica este viernes en la revista 'Molecular Therapy'.

"Este estudio se centra en encontrar una manera de reeducar el sistema inmunológico del cuerpo para luchar mejor contra la infección del VIH", dice el autor del estudio David Margolis, de la Universidad de Carolina del Norte (UNC, por sus siglas en inglés), en Chapel Hill, Estados Unidos. "Descubrimos que este enfoque de reeducar las células inmunes y reinfundirlas era seguro, que era el objetivo principal del estudio. Los datos de este ensayo continuarán ayudándonos a diseñar mejores inmunoterapias contra el VIH", agrega.

Un cambio de juego para los pacientes que viven con el VIH, la terapia antirretroviral (ART) ha convertido lo que una vez fue una sentencia de muerte en una enfermedad de gestión crónica. Pero no es una cura, y el virus continúa persistiendo dentro de un reservorio latente que permanece oculto del sistema inmune.

Los enfoques que utilizan agentes farmacológicos de reversión de la latencia del VIH para inducir el virus latente a la expresión de proteínas virales podrían hacer que este reservorio sea vulnerable a las células T. Sin embargo, la respuesta inmune existente específica del VIH en individuos tratados con ART es insuficiente para eliminar la infección persistente, incluso en presencia de agentes de latencia-reversión que inducen la expresión del VIH.

Una vía segura para aprovechar las respuestas de las células T para combatir el VIH es la terapia celular adoptiva. Este procedimiento consiste en recolectar células T de un paciente, cultivarlas en el laboratorio para aumentar su cantidad y luego devolverlas al paciente para ayudar al sistema inmunitario a combatir las enfermedades. Los primeros enfoques de terapia de células adoptivas para el VIH tenían una eficacia limitada como resultado de múltiples factores.

Desde estos intentos anteriores, el campo de la terapia con células T adoptivas ha logrado avances significativos, en gran parte en el campo de la oncología, que podrían ayudar a superar algunos de los problemas encontrados con los enfoques más tempranos de terapia con células T para el VIH. Las células T generadas por estos sofisticados métodos de expansión han sido seguras y bien toleradas, además de altamente efectivas.

"Antes de que podamos combinar este enfoque con tratamientos destinados a evitar que el VIH se oculte para que la respuesta inmune mejorada pueda eliminarlo del cuerpo, primero debemos establecer que este enfoque de inmunoterapia es seguro por sí mismo --dice la coautora del estudio Catherine Bollard, del Sistema Nacional de Salud Infantil--. Tenemos una larga experiencia en el tratamiento de pacientes con células T específicas de virus dirigidas a virus latentes como el virus de Epstein-Barr y el citomegalovirus. Por lo tanto, estábamos extremadamente entusiasmados de trabajar con el equipo de UNC para adaptar esta terapia de células T específica para el virus en un enfoque al entorno del VIH".

TRATAMIENTO BIEN TOLERADO Y CON POCOS EVENTOS ADVERSOS

En el pequeño estudio de prueba de concepto, Margolis, Bollard y sus colaboradores produjeron células T específicas del VIH expandidas ex vivo (HXTC); su objetivo a largo plazo era utilizar HXTC como parte de una estrategia para eliminar la infección por el VIH persistente. Los científicos administraron dos infusiones de HXTC durante un periodo de dos semanas a seis participantes infectados por el VIH cuya carga viral se había reducido a un nivel indetectable por la ART.

Este tratamiento fue bien tolerado y tuvo pocos eventos adversos. Además, dos pacientes mostraron un incremento detectable en la actividad antiviral mediada por células T después de las dos infusiones, aunque se desconoce la importancia clínica de este impacto de leve a moderado. Al evaluar a los participantes en conjunto, el equipo de investigación no encontró una mejora general de la magnitud de la respuesta inmune específica del VIH. Esto podría deberse a la baja dosis de las dos infusiones y la falta de estrategias para promover la expansión de las células T una vez que están en el cuerpo.

Tampoco hubo disminución en el tamaño del reservorio latente, muy probablemente debido a la ausencia de terapias tales como agentes de reversión de latencia, que están diseñados para perturbar el reservorio e inducir la expresión reconocible de proteínas del VIH que desencadenan respuestas inmunes.

En el futuro, una pregunta crítica será si la terapia HXTC en combinación con los agentes de reversión de la latencia puede agotar el reservorio de VIH en un grado que se puede medir con los análisis de estándar de oro actuales de latencia del VIH. Un estudio de HXTC en combinación con el agente de reversión de latencia vorinostat está actualmente en evaluación en un ensayo clínico en curso.

"Este es un avance prometedor para el campo", afirma la primera autora, Julia Sung, de la UNC, aunque también advierte a las personas que no deben interpretar demasiado los resultados. "El estudio no curó el VIH y no debería interpretarse como tal, pero también nos sentimos muy alentados por los datos de seguridad, por lo que tampoco se debe considerar desalentador. Esto allana el camino para el siguiente paso, que consiste en combinar este enfoque de inmunoterapia con terapia de latencia-reversión para despertar al VIH fuera de su estado latente, donde es invisible para el sistema inmune, y luego eliminar con la inmunoterapia", adelanta.

Contador