4 propósitos saludables que debemos conseguir en el nuevo año

Publicado 01/01/2019 8:14:32CET
HELPING - Archivo

   MADRID, 1 Ene. (EDIZIONES) -

   Nuestro estado de salud y nuestro proceso de envejecimiento dependen en gran parte de la genética que hemos recibido y sobre ésta no podemos incidir. No obstante, influyen y mucho todas las condiciones ambientales que nos rodean a lo largo de nuestra vida, nuestro estilo de vida, nuestra dieta, si realizamos actividad física, cómo nos relacionamos con los demás. Y esto sí está en nuestra mano controlarlo.

   Por ello, la Navidad y el comienzo de un nuevo Año pueden representar una oportunidad para cambiar ese estilo de vida o esos hábitos que son más perjudiciales para la salud, y que previsiblemente determinarán cómo será nuestra vejez, nuestro futuro.

   No obstante, el doctor Nicolás García, especialista en Medicina Interna, de la Clínica Universidad de Navarra (CUN), explica a Infosalus que, aunque cualquier momento es bueno para iniciar un cambio y proteger nuestra salud, como al final de año siempre se hace balance de lo realizado y se plantean nuevos propósitos para el siguiente, sí puede ser un buen momento para ver de qué manera puede mejorar nuestra vida introduciendo algunos hábitos de vida saludables y plantea:

   1.- Introducir el ejercicio físico como parte constituyente de la vida. Éste no debería ser una obligación, un fastidio, sino un hábito que forme parte de nuestra vida, como por ejemplo puede ser el lavarse los dientes. El doctor García aconseja empezar poco a poco si se lleva tiempo sin practicar deporte y consultar al especialista en caso de duda.

   "Lo que va a marcar nuestros próximos años es el ejercicio físico que hagamos, independientemente de aquellas cosas que nos puedan sobrevenir. También hay que tener en cuenta que no sólo para una persona sana la actividad física está indicada, también para la enferma el ejercicio puede suponer una herramienta muy importante en su tratamiento", recalca el especialista en Medicina Interna.

   2.- Evitar los hábitos tóxicos porque en España fuma todavía mucha gente y hay bastantes problemas de abuso de alcohol y de otras sustancias (marihuana o cocaína, por ejemplo). Para ello recomienda ponerse en manos especializadas para no fracasar. Incluso como propósito, y dentro de este apartado, también se debe plantear la persona si existe un abuso de medicamentos, aunque siempre se debe de consultar con el especialista, según remarca.

   3.- Mantener siempre hábitos de dieta saludable, secundar la dieta mediterránea porque sabemos que hoy en día es una baza muy importante para proteger nuestra salud. "Otra cosa diferente son las personas enfermas que deben llevar una dieta específica, y para ello tendrán sus recomendaciones dietéticas específicas marcadas por el médico. Pero para las personas sanas y para protegernos desde el punto de vista cardiovascular y del desarrollo de tumores, o de nuestra salud a nivel general, es aconsejable siempre llevar una dieta rica en fibra, en fruta y verdura, relativamente pobre en proteínas de origen animal, controlada en hidratos de carbono y rica en alimentos antioxidantes, como pueden ser frutos secos, o aceite de oliva. Todo adecuado, por supuesto, al gasto calórico de cada persona y al ejercicio que se haga", remarca el experto de la CUN.

   4.- No tener miedo a los médicos y acudir al médico como medio preventivo. Según resalta, siempre se acude al especialista cuando "se está en las últimas", para que nos cure, pero nunca para que nos enseñe a prevenir enfermedades. En concreto, ve importante hacerlo, aunque nos sintamos bien, a partir de los 40-50 años, para que nos realice una revisión preventiva y nos guíe sobre determinados factores. "Hay que adelantarse siempre a estar enfermo y es conveniente detectar riesgos futuros. Es bueno hacer medicina preventiva porque sólo se va a la medicina curativa", sentencia.