Los problemas de memoria pueden predecir cambios biológicos en el cerebro

Archivo - Memoria, recuerdos
Archivo - Memoria, recuerdos - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / TIRIDIFILM - Archivo
Publicado: lunes, 17 junio 2024 8:06

MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un estudio de investigadores del Mass General Brigham (Estados Unidos) señala que los informes de los pacientes y sus parejas sobre el deterioro cognitivo se asocian con la acumulación de tau, un sello distintivo de la enfermedad de Alzheimer. Los resultados se publican en 'Neurology', la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurología.

Si bien hay muchas razones por las que la memoria de alguien puede cambiar, los investigadores del Mass General Brigham que estudian a pacientes antes del diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer encontraron cambios en el cerebro cuando los pacientes y sus compañeros de estudio (aquellos que podían responder preguntas sobre su función cognitiva diaria) informaron una disminución de la cognición. Utilizando imágenes, los investigadores encontraron que los informes de deterioro cognitivo estaban asociados con la acumulación de ovillos de tau, un sello distintivo de la enfermedad de Alzheimer.

"Algo tan simple como preguntar sobre problemas de memoria puede rastrear la gravedad de la enfermedad en la etapa preclínica de la enfermedad de Alzheimer", comenta la autora principal Rebecca E. Amariglio, del Departamento de Neurología del Brigham and Women's Hospital. Amariglio. "Ahora entendemos que los cambios en el cerebro debidos a la enfermedad de Alzheimer comienzan mucho antes de que los pacientes muestren síntomas clínicos detectados por un médico. Cada vez hay más pruebas de que los propios individuos o un familiar cercano pueden notar cambios en la memoria, incluso antes de que una medida clínica detecte evidencia de deterioro cognitivo".

El nuevo estudio, dirigido por la primera autora Michalina F. Jadick, incluyó investigadores de todo Brigham and Mass General. El equipo de investigación diseñó su estudio para incluir participantes de los estudios de tratamiento antiamiloide en la EA asintomática/evaluación longitudinal del riesgo de amiloide (A4/LEARN) y de neurodegeneración, así como del estudio de Harvard sobre el envejecimiento del cerebro y estudios afiliados. Los participantes eran personas con deterioro cognitivo en riesgo pero que aún no habían sido diagnosticadas con la enfermedad de Alzheimer. Cada participante y su respectivo compañero de estudio completaron evaluaciones de la función cognitiva del participante. Cada participante también se sometió a imágenes PET para detectar niveles de tau y beta amiloide.

En 675 participantes, el equipo descubrió que tanto el amiloide como la tau se asociaban con un mayor deterioro autoinformado de la función cognitiva. El equipo también descubrió que los informes subjetivos de los pacientes y sus parejas complementaban las pruebas objetivas de rendimiento cognitivo. Los autores señalan que el estudio estuvo limitado por el hecho de que la mayoría de los participantes eran blancos y con un alto nivel educativo. Se necesitan estudios futuros que incluyan participantes más diversos y sigan a los participantes a más largo plazo.

Amariglio advierte que notar un cambio en la cognición no significa que uno deba llegar a la conclusión de que una persona tiene la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, las preocupaciones de un paciente o un familiar no deben descartarse si están preocupados por la cognición.

Contador

Leer más acerca de: