Primera evidencia de que el hollín del aire contaminado llega a la placenta

Feto, embarazada, embarazo
PIXABAY - Archivo
Publicado 17/09/2018 7:57:33CET

MADRID, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación ha encontrado evidencia de pequeñas partículas de carbono, típicamente creadas por la quema de combustibles fósiles, en placentas por primera vez. Científicos anteriores han indicado los vínculos entre la exposición de las madres embarazadas a la contaminación del aire y el nacimiento prematuro, bajo peso al nacer, mortalidad infantil y problemas respiratorios infantiles.

El nuevo estudio, que se presenta este domingo en el Congreso Internacional de la Sociedad Respiratoria Europea, que se celebra en París, Francia, se suma a la evidencia existente sobre los peligros de la contaminación para los bebés en la placenta y sugiere que cuando las mujeres embarazadas respiran aire contaminado, las partículas de hollín pueden llegar a la placenta a través del torrente sanguíneo.

El doctor Norrice Liu, pediatra e investigador clínico, y la doctora Lisa Miyashita, investigadora postdoctoral, ambos del grupo de investigación del profesor Jonathan Grigg en la Universidad Queen Mary de Londres, Reino Unido, son los encargados de presentar la investigación.

"Hace tiempo que sabemos que la contaminación del aire afecta al desarrollo del feto y puede seguir afectando a los bebés después del nacimiento y durante toda su vida. Estábamos interesados en ver si estos efectos podrían deberse a partículas de contaminación que se mueven desde los pulmones de la madre a la placenta. Hasta ahora, ha habido muy poca evidencia de que las partículas inhaladas entren en la sangre del pulmón", explica Miyashita.

Los científicos trabajaron con cinco mujeres embarazadas que vivían en Londres y que tenían planeados partos por cesárea en el Royal London Hospital. Todas eran no fumadoras con un embarazo sin complicaciones y cada una dio a luz a un bebé sano. Todas las mujeres dieron permiso a los investigadores para estudiar sus placentas después del parto.

SUSTANCIA NEGRA EN 60 CÉLULAS PLACENTARIAS

Los autores de esta investigación estaban interesados en células particulares llamadas macrófagos placentarios. Los macrófagos existen en muchas partes diferentes en el cuerpo. Son parte del sistema inmune del cuerpo y funcionan al envolver partículas dañinas, como bacterias y partículas contaminantes. En la placenta, también ayudan a proteger al feto.

El equipo estudió un total de 3.500 células de macrófago placentario de las cinco placentas y las examinó bajo un microscopio de alta potencia. Encontraron 60 células que, entre ellas, contenían 72 pequeñas áreas negras que los investigadores creen que eran partículas de carbono. En promedio, cada placenta contenía alrededor de cinco micras cuadradas de esta sustancia negra. Continuaron estudiando los macrófagos placentarios de dos placentas en mayor detalle usando un microscopio electrónico y nuevamente hallaron material que creen que estaba compuesto de diminutas partículas de carbono.

En investigaciones previas, el equipo utilizó las mismas técnicas para identificar y medir estas partículas de hollín en los macrófagos de las vías respiratorias de las personas. El doctor Liu subraya: "Pensamos que observar los macrófagos en otros órganos podría proporcionar evidencia directa de que las partículas inhaladas se mueven de los pulmones a otras partes del cuerpo.

"No estábamos seguros de si íbamos a encontrar partículas y, si las encontráramos, solo esperábamos hallar una pequeña cantidad de macrófagos placentarios que contuvieran estas partículas de hollín. Esto se debe a que la mayoría de ellas deberían ser engullidas por macrófagos dentro de las vías respiratorias, particularmente las partículas más grandes, y solo una minoría de partículas de pequeño tamaño se moverían a través de la circulación", añade.

Y continúa: "Nuestros resultados proporcionan la primera evidencia de que las partículas de contaminación inhalada pueden pasar de los pulmones a la circulación y luego a la placenta. No sabemos si las partículas que encontramos también podrían pasar al feto, pero nuestra evidencia sugiere que esto es realmente posible. También sabemos que las partículas no necesitan entrar en el cuerpo del bebé para tener un efecto adverso, porque si poseen un efecto sobre la placenta, esto tendrá un impacto directo en el feto".