Publicado 13/03/2020 7:59:52 +01:00CET

Ponerse en cuclillas o arrodillarse puede tener beneficios para la salud

Hombre de cuclillas tras hacer deporte. Bebida isotónica.
Hombre de cuclillas tras hacer deporte. Bebida isotónica. - GETTY IMAGES / TOMMASOT - Archivo

   MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Un estudio dirigido por la Universidad del Sur de Califormia (USC) muestra que ponerse en cuclillas y arrodillarse pueden haber sido importantes posiciones de descanso a lo largo de la evolución humana, pero incluso también para la salud humana moderna, según publican en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

   Permanecer sentado durante horas al día está relacionado con algunos riesgos para la salud, incluida la enfermedad cardiovascular, probablemente porque implica una baja actividad muscular y un bajo metabolismo muscular.

Pero estos riesgos parecen paradójicos: si para los humanos las presiones evolutivas favorecen la conservación de la energía, pasar mucho tiempo sentado parece lograr ese objetivo. Entonces, ¿por qué estar sentado debería ser tan dañino?

   El equipo dirigido por la USC ha demostrado que las posturas de descanso utilizadas antes de la invención de las sillas, como ponerse en cuclillas y arrodillarse, pueden ser la respuesta, ya que implican mayores niveles de actividad muscular que sentarse en la silla. Estas posturas de descanso más activas pueden ayudar a proteger a las personas de los efectos nocivos de la inactividad.

   "Tendemos a pensar que la fisiología humana se adapta a las condiciones en las que evolucionamos --recuerda David Raichlen, profesor de Ciencias Biológicas del Colegio de Letras, Artes y Ciencias Dornsife de la USC--. Por lo tanto, asumimos que si la inactividad es perjudicial, nuestra historia evolutiva no habría incluido mucho tiempo sentado como lo hacemos hoy".

   Para comprender mejor la evolución de los comportamientos sedentarios, los científicos estudiaron la inactividad en un grupo de cazadores-recolectores tanzanos, los Hadza, que tienen un estilo de vida similar en algunos aspectos a cómo vivían los humanos en el pasado.

   Para el estudio, los participantes de Hadza usaban dispositivos que medían la actividad física y los períodos de descanso. Los científicos descubrieron que tenían altos niveles de actividad física, más de tres veces más que los 22 minutos por día recomendados por las pautas federales de salud de Estados Unidos.

   Pero los científicos también descubrieron que tenían altos niveles de inactividad. De hecho, los Hadza son sedentarios durante casi el mismo tiempo que las personas de los países más desarrollados, alrededor de 9 a 10 horas por día.

   Sin embargo, parecen carecer de los marcadores de enfermedades crónicas asociadas en sociedades industrializadas con largos períodos de estar sentados. La razón de esta desconexión puede estar en cómo descansan.

   "Aunque hubo largos períodos de inactividad, una de las diferencias clave que notamos es que los Hadza a menudo descansan en posturas que requieren que sus músculos mantengan niveles de actividad livianos, ya sea en cuclillas o arrodillados", explica Raichlen.

   Además de rastrear la actividad y la inactividad, los investigadores utilizaron equipos especializados para medir la actividad muscular en las extremidades inferiores en diferentes posturas de reposo. Las sentadillas involucraban más actividad muscular en comparación con estar sentado.

   Los investigadores sugirieron que debido a que los Hadza se ponen en cuclillas y se arrodillan y tienen altos niveles de movimiento cuando no está en reposo, puede tener una actividad muscular más constante durante todo el día. Esto podría reducir los riesgos para la salud asociados con el comportamiento sedentario.

   "Ser un adicto a la televisión, o incluso sentarse en una silla de oficina, requiere menos actividad muscular que ponerse en cuclillas o arrodillarse --prosigue Raichlen--. Dado que los niveles ligeros de actividad muscular requieren combustible, lo que generalmente significa quemar grasas, las posturas en cuclillas y arrodillarse pueden no ser tan dañinas como sentarse en sillas".

   En los países desarrollados, los humanos pasan períodos inactivos sentados en sillas, sillones reclinables o sofás, por lo que la única vez que activan los músculos de las piernas es cuando doblan las rodillas para deslizarse en el asiento. De media, las personas en sociedades más industrializadas, incluidos los Estados Unidos y Europa, pasan unas nueve horas al día sentadas.

   "Las preferencias o los comportamientos que conservan la energía han sido clave para el éxito evolutivo de nuestra especie --señala Brian Wood, antropólogo de la Universidad de California, que ha trabajado con la gente de Hazda durante 16 años--. Pero cuando los entornos cambian rápidamente, estas mismas preferencias pueden conducir a resultados menos óptimos. La sesión prolongada es un ejemplo".

   Los científicos lo llamaron la 'hipótesis de desajuste de inactividad'. "Reemplazar la silla para estar únicamente sentado y la inactividad muscular asociada con posturas de descanso activo más sostenidas pueden representar un paradigma conductual que debería explorarse en futuros trabajos experimentales", escribien. Resolver este desajuste de inactividad con nuestro pasado evolutivo podría dar mejores resultados hoy en día.

   "Ponerse en cuclillas no es una alternativa probable --reconoce Raichlen--, pero pasar más tiempo en posturas que al menos requieren algo de actividad muscular de bajo nivel podría ser bueno para nuestra salud".

Contador