Actualizado 19/01/2017 07:43 CET

El pinzamiento tardío del cordón umbilical podría reducir la anemia

Parto, nacimiento
FLICKR/GEORGE RUIZ

MADRID, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un retraso de tres minutos o más en el pinzamiento del cordón umbilical después del nacimiento redujo la prevalencia de la anemia en niños de entre 8 y 12 meses de edad en un ensayo clínico aleatorizado realizado en Nepal, como se informa en un artículo sobre este análisis publicado la edición digital de 'JAMA Pediatrics'.

Se ha asociado la anemia y deficiencia de hierro en los niños con el deterioro del desarrollo neurológico, el cual afecta a las capacidades cognitivas, motrices y conductuales. El tratamiento actual es con alimentos y suplementos fortificados, pero algunos han sugerido que el pinzamiento tardío del cordón podría ser una alternativa de bajo costo que puede reducir el riesgo de anemia por deficiencia de hierro.

Se ha demostrado que la transfusión de sangre fetoplacentaria después del parto aumenta las reservas de hierro en la primera infancia, destacan los investigadores del estudio. El profesor Ola Andersson, de la Universidad de Uppsala, Suecia, y los coautores examinaron si el retraso del clampaje (pinzamiento o corte) del cordón umbilical después del parto --esperar tres o más minutos-- en comparación con el clampaje temprano --esperar un minuto o menos-- reduciría la anemia en la infancia posterior en un país de bajos ingresos con alta prevalencia de anemia.

NIVELES DE HEMOGLOBINA MÁS ELEVADOS

Los 540 recién nacidos incluidos en el ensayo clínico se dividieron uniformemente entre los grupos de pinzamiento tardío y temprano. Los autores informan que a los 8 meses de edad, el nivel promedio de hemoglobina fue más elevado en el grupo con clampaje tardío y la prevalencia de anemia fue menor. A los 12 meses, el grupo de pinzamiento tardío del cordón tenía un nivel de hemoglobina mayor que el grupo de pinzamiento temprano y la anemia era menos frecuente, según los resultados.

La realización del ensayo clínico en un país de bajos ingresos contribuyó a las fortalezas y limitaciones del estudio, que incluyeron una alta incidencia de desviación del protocolo en el grupo de pinzamiento tardío del cordón umbilical. "Este estudio muestra que un retraso de 180 segundos en el pinzamiento del cordón resultó una intervención eficaz para reducir la anemia a los 8 y 12 meses de edad en una población de alto riesgo con un costo mínimo y sin efectos adversos aparentes", señala el artículo.

"Si la intervención se lleva a cabo a escala global, esto podría traducirse en cinco millones de niños menos con anemia a los 8 meses de edad, con especial importancia para la salud pública en Asia meridional y África subsahariana, donde la prevalencia de anemia es la más alta", concluyen los investigadores.