Publicado 18/10/2021 08:01CET

Las personas de peso normal pueden lograr la remisión de la diabetes tipo 2 perdiendo peso

Archivo - Báscula. Peso. Obeso. Adelgazar
Archivo - Báscula. Peso. Obeso. Adelgazar - ANDREY POPOV/IMEO - Archivo

MADRID, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación presentada en la Reunión Anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), ha descubierto que, en contra de lo que se cree, las personas con peso normal que padecen diabetes tipo 2 (T2D) pueden revertir la enfermedad mediante una pérdida de peso considerable.

Ocho de los 12 participantes lograron la remisión tras perder entre el 10 y el 15% de su peso corporal, a pesar de tener un IMC que entraba en el rango de peso normal. Los niveles de grasa en el hígado y el páncreas descendieron sustancialmente y se restableció la actividad de las células productoras de insulina en el páncreas.

El hallazgo demuestra claramente que la pérdida de peso puede ser beneficiosa en la diabetes de tipo 2, incluso en quienes tienen un peso normal, afirma el profesor Roy Taylor, de la Universidad de Newcastle (Reino Unido), investigador principal del ensayo.

También respalda la idea de que cada uno de nosotros tiene un "umbral personal de grasa", es decir, un nivel de grasa corporal que podemos soportar, y que si lo superamos, desarrollaremos una T2D, aunque sigamos teniendo un peso normal.

El profesor Taylor recuerda que sus investigaciones anteriores han demostrado que una pérdida de peso del 10-15% puede lograr la remisión en personas con diabetes de tipo 2 que tienen sobrepeso u obesidad.

"Los médicos tienden a asumir, sin embargo, que la diabetes de tipo 2 tiene una causa diferente en aquellos que no tienen sobrepeso --señala--. Esto significa que, a diferencia de los que tienen sobrepeso, a los que tienen un peso normal no se les suele aconsejar que pierdan peso antes de que se les administren medicamentos para la diabetes e insulina. Por el contrario, se tiende a empezar a administrarles insulina y otros medicamentos en una fase mucho más temprana".

El doctor resalta que lo que ahora han demostrado "es que si las personas de peso normal pierden entre un 10 y un 15% de su peso, tienen muchas posibilidades de librarse de la diabetes. Esto debería ser una llamada de atención para los médicos (...) y no hay tiempo que perder para hacer llegar el mensaje".

La diabetes de tipo 2, que afecta a uno de cada 11 adultos del mundo (415 millones de personas) y va en aumento, se produce cuando el páncreas no puede producir suficiente insulina (una hormona que ayuda a convertir el azúcar de los alimentos en energía) o la insulina que produce no funciona correctamente.

Anteriormente, el histórico ensayo clínico de remisión de la diabetes (DiRECT), de las universidades de Glasgow y Newcastle, demostró que un programa intensivo de pérdida de peso impartido por los médicos de cabecera puede poner en remisión la T2D en personas con sobrepeso.

Los últimos resultados proceden del ensayo Reversal of Type 2 Diabetes upon Normalisation of Energy Intake in the Non-obese (ReTUNE), que estudia si la pérdida de peso también puede revertir la enfermedad en personas de peso normal.

Doce hombres y mujeres con diabetes tipo 2 y peso normal (IMC medio de 24,5) siguieron un programa de pérdida de peso en el que consumieron 800 calorías al día (procedentes de sopas y batidos bajos en calorías) durante dos semanas, seguidas de entre cuatro y seis semanas en las que recibieron apoyo para mantener su nuevo peso. Completaron hasta tres rondas de este ciclo de dieta/mantenimiento del peso hasta que perdieron el 10-15% de su peso corporal.

Los participantes se sometieron a una serie de pruebas al inicio del estudio y después de cada ronda de dieta y mantenimiento del peso. Sus resultados al final del estudio se compararon con los de un grupo de controles, es decir, personas sin diabetes con la misma edad, sexo e IMC.

El peso medio disminuyó en 8,2 kg, de 69 a 61,8 kg, lo que supone una reducción del 11,9%. La grasa corporal total se redujo del 33,1% al 27,4%. Esta cifra se compara con el 25,4% de los controles. Las exploraciones mostraron que la cantidad media de grasa en el hígado se redujo del 4,4% -más del doble que en los controles- al 1,4%.

La grasa del páncreas se redujo de una media del 5,1% al 4,5%. Los niveles medios de triglicéridos (TG en plasma, una medida de la eficacia del metabolismo de las grasas) se redujeron drásticamente de 1,6 mmol/L a 1,0 mmol/L, al mismo nivel que los controles.

En ocho de los 12 participantes (67%), la diabetes remitió, una proporción similar a la de estudios anteriores con participantes con sobrepeso y obesidad. La remisión se definió como un nivel de HbA1c (nivel medio de azúcar en sangre) inferior a 48 mmol/mol y sin medicación.

El profesor Taylor afirma que "estos resultados, aunque preliminares, demuestran muy claramente que la diabetes no está causada por la obesidad, sino por tener demasiado peso para el propio cuerpo. Se debe a un exceso de grasa en el hígado y el páncreas, sea cual sea el IMC --explica--. En el hígado, este exceso de grasa impide que la insulina funcione normalmente. En el páncreas, hace que las células beta dejen de producir insulina".

El doctor Ahmad Al-Mrabeh, primer autor y coinvestigador del estudio, que se ha trasladado recientemente de la Universidad de Newcastle a la de Edimburgo, añade que ya han demostrado que un proceso llamado exportación de lipoproteínas hepáticas es clave.

"Las lipoproteínas son sustancias formadas por proteínas y grasas que exportan grasas a través del torrente sanguíneo --explica--. El exceso de grasa se almacena normalmente en las zonas de grasa subcutánea bajo nuestra piel. Sin embargo, cuando los almacenes se llenan, o se vuelven disfuncionales, el exceso de grasa se derrama en el torrente sanguíneo antes de ser almacenado en el hígado y exportado por las lipoproteínas a otros tejidos".

"Hemos demostrado que este proceso es el impulsor de la acumulación de grasa en el páncreas que se cree que daña las células productoras de insulina y causa la diabetes de tipo 2 --destaca--. La pérdida de peso mediante la restricción de calorías es muy eficaz para conseguir la remisión de la diabetes de tipo 2, y es notable el hecho de que este grupo no obeso haya conseguido una remisión del 67%".

El experto añade que, "sin embargo, este enfoque supone un reto para muchas personas, incluidas las que tienen un IMC normal. Nuestro equipo aquí en Edimburgo está explorando los mecanismos exactos que conducen a la remisión durante la pérdida de peso, lo que creemos que informará sobre la prevención, así como el diseño de nuevas terapias más específicas, además de y como alternativas a la restricción calórica".

Por su parte, el profesor Taylor añade que, "como regla general, el tamaño de tu cintura debería ser el mismo ahora que cuando tenías 21 años. Si no puedes entrar en la misma talla de pantalones ahora, estás cargando demasiada grasa y, por lo tanto, corres el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, incluso si no tienes sobrepeso".