Pérdida de audición: consejos para prevenirla

Publicado 01/03/2019 17:26:41CET
CEDIDA / OI2 - Archivo

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

Expertos han incidido en que la prevención y el diagnóstico precoz son fundamentales en el campo de la salud auditiva y en la pérdida de audición con motivo de la celebración, este domingo, del Día Mundial de la Audición.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) se entiende que alguien sufre pérdida de audición cuando no es capaz de oír como una persona cuyo sentido del oído es normal, es decir cuyo umbral de audición en ambos oídos es igual o superior a 25 decibelios.

Para 2050, la OMS estima que más de 900 millones de personas, una de cada diez, padecerá pérdida de audición. La pérdida auditiva afecta a 466 millones de personas en todo el mundo, de los que 34 millones son niños.

El 60 por ciento de los casos de pérdida de audición en el mundo en niños puede ser prevenir, cifra que asciende al 75 por ciento en los países con ingresos medios y bajos.

La pérdida de audición puede llegar a cualquier edad y afectar a una o varias partes del oído. Algunos de los síntomas pueden detectarse desde edades muy tempranas, cercanas a los dos o tres años y, en estos casos, la detección precoz es muy importante para poder tratar adecuadamente el problema e incrementar las posibilidades de recuperación.

Sin embargo, el 89 por ciento de los españoles reconoce prestar poca atención a sus oídos, según el I Estudio de hábitos de cuidado auditivo, realizado por GAES. La compañía también ha destacado que la edad media de los pacientes que acuden a una consulta de Otorrinolaringología es de 45 años y son mujeres en un 55 por ciento.

El síntoma más frecuente es la hipoacusia, con un 39,8 por ciento, seguido de mareos, un 16,5 por ciento, dolor de oído, con un 14,2 por ciento, y acúfenos, con un 11,8 por ciento.

En este contexto, el director técnico de audiología de Cottet, Ramón Ruiz, ha recomendado acudir al especialista "a realizarse una revisión auditiva cada año aunque creamos que oímos perfectamente, y especialmente a partir de los 50 años".

"Cualquier pequeño signo de pérdida de audición detectado a tiempo puede ayudarnos a evitar, o al menos a frenar, algunos procesos de deterioro de la capacidad auditiva. La mitad de los casos, se podrían prevenir siguiendo las medidas oportunas de prevención y diagnóstico", ha agregado.

LOS JÓVENES ESTÁN EN PELIGRO

La OMS también ha alertado de que cerca de 1.100 millones de personas entre 12 y 35 años están en riesgo de pérdida de audición. El estudio mencionado de GAES concluyó que el 50 por ciento de las personas entre 25 y 34 años prefiere trabajar con música.

Asimismo, los jóvenes entre 18 y 34 años escogen estudiar con música, el 62 por ciento prefiere relajarse con sonido en lugar de hacerlo en silencio y un 93 por ciento realiza deporte con música.

"Existe una creciente tendencia a incorporar el sonido en las actividades diarias, especialmente en los jóvenes entre 18 y 24 años. Si a esto le sumamos que también es el sector de la población que más acostumbra a utilizar cascos para escuchar música, nos encontramos ante un aumento del tiempo a la exposición de sonido y a niveles superiores a los recomendados", ha explicado el doctor en Otorrinolaringología Juan Royo.

Por otra parte, casi tres de cada diez jóvenes nunca se han hecho una revisión auditiva, según GAES. "Los jóvenes son quienes menos atención prestan a su salud auditiva porque, en la mayoría de los casos, la pérdida auditiva asociada a la exposición de sonidos de forma prolongada no tiene un efecto inmediato. De hecho, no es hasta los 55 años cuando la población empieza a tomar más conciencia de las revisiones periódicas", ha especificado Royo.

POR QUÉ SE PIERDE AUDICIÓN

Las causas de la pérdida de audición pueden ser múltiples, pero una de las más comunes se debe a la edad y a la exposición a fuertes ruidos de forma permanente. Según un estudio de Oi2, el 88 por ciento de los españoles asegura sufrir problemas de concentración por culpa del ruido, así como tras consecuencias como irritabilidad y estrés.

Sin embargo, la compañía añade que sólo el 50 por ciento de la población española reconoce ser consciente de que escuchar música a más de 85 decibelios es perjudicial para la salud auditiva.

Oi2 también ha hecho referencia al descuido existente en la limpieza auditiva. De su estudio se desprende que la limpieza bucodental y corporal son los aspectos de cuidado personal a los que le prestan más atención, por delante de la higiene de los oídos.

Sólo el 15 por ciento de los encuestados asegura que le presta una atención diaria a su limpieza auditiva, siempre por detrás de la bucodental, un 35 por ciento, o la corporal, un 33 por ciento.

En lo que se refiere a métodos de limpieza, el 52 por ciento de los españoles asegura limpiarse sus oídos con bastoncillos de algodón, a pesar de que los médicos lo desaconsejen, mientras que un 20 por ciento sostiene que no realiza ningún tipo de limpieza especial.

CÓMO PUEDE PREVENIRSE

GAES ha recomendado realizar revisiones auditivas periódicas después de los 30 años, especialmente si existen antecedentes familiares de pérdida auditiva o inflamación; mantener el volumen de los reproductores de música a niveles seguros y utilizar auricular por un período de tiempo corto.

Además, es útil revisar el prospecto de los medicamentos para asegurarse de que no tienen efectos ototóxicos, distanciarse de fuentes de ruido como altavoces y utilizar protecciones para los oídos en ambientes ruidosos, como estadios o conciertos.

Por último, la compañía ha aconsejado someterse a revisiones si se sufren tinnitus o vértigos y que, en caso de pérdida de audición efectiva, es recomendable someterse a un proceso de rehabilitación auditiva continua mediante el uso de dispositivos auditivos.