Una pequeña proteína podría ser la clave de por qué las células madre permiten la metástasis

Metastasis
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / SEMNIC - Archivo
Publicado 04/01/2019 12:33:40CET

MADRID, 4 Ene. (EUROPA PRESS) -

Una pequeña proteína parece ser la clave de cómo las células madre del cáncer diferencian y permiten la metástasis, según han concluido investigadores de la Universidad Rice y la Escuela de Medicina de la Universidad de Duke (Estados Unidos).

Los científicos, cuyo trabajo se ha publicado en la revista 'Proceedings of the National Academies of Sciences', han establecido varias teorías sobre cómo el cáncer crece y se disemina para obtener una imagen más completa de la mecánica de tumores. En este punto, encontraron 'JAG1', un ligando, o proteína pequeña, que interactúa con una vía de señalización crítica para regular el destino de las células.

Los responsables del estudio extendieron sus modelos de células madre híbridas de cáncer epitelial-mesenquimatoso que tienen la capacidad no solo de resistir la quimioterapia, sino también de agruparse en pequeños grupos y hacer metástasis.

Las células epiteliales forman tejidos que recubren las superficies externas de los órganos. Las células mesenquimáticas son células móviles que normalmente participan en procesos como la reparación de heridas. La transición epitelial-mesenquimal es el proceso mediante el cual las células epiteliales se convierten en células mesenquimales migratorias. El cáncer secuestra este proceso y se vuelve más agresivo al detenerlo en el medio para formar los híbridos en metástasis.

El equipo ya había publicado teorías sobre cómo las células madre del cáncer se comunican entre sí y con el mundo exterior al tomar el control de la vía de señalización involucrada en la señalización extracelular, la curación de heridas y el desarrollo embrionario. En esos estudios, descubrieron cómo los ligandos que activan la vía se deshacen para mantener juntas a las células cancerosas migratorias y ayudarlas a unirse a los tejidos conectivos en nuevas ubicaciones.

También describieron por primera vez cómo las proteínas inflamatorias, incluida la citoquina interleuquina 6, amplifican las señales entre esas proteínas que soportan las células madre híbridas epitelio-mesenquimáticas.

"Ya sabíamos que JAG1 era primordial para que las células asumieran este estado en el que pueden enviar y recibir señales y coordinarse con otras células para migrar juntas. Y también sabíamos que estas moléculas se correlacionan con el potencial de proliferación de las células. Juntos, nos brindan un panorama completo de por qué creemos que esta proteína es un mediador crucial de la heterogeneidad epitelial-mesenquimática de las células en el tejido y un actor importante en esta fuga metastásica", explica Federico Bocci, coautor del trabajo.

El investigador apunta que las células madre mesenquimales tienden a permanecer cerca de la periferia de un tumor, donde están expuestas al ambiente circundante, particularmente a las proteínas inflamatorias sospechosas. Las células en el interior del tumor tienden a extenderse y convertirse en híbridos que son más difíciles de destruir por las drogas. "Esto también destaca el papel de 'JAG1' como mediador crucial, que conecta todos estos ejes diferentes de progresión tumoral", concluye.

Contador