Peligros y recomendaciones sobre salud auditiva

Publicado 03/06/2019 12:59:02CET
CEDIDA / OI2 - Archivo

MADRID, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

Aunque existen factores físicos como el tiempo de exposición, la intensidad, la distribución frecuencial o el tipo de ruido que influyen en la salud auditiva, también hay que prestar atención a los factores psicológicos como la sensibilidad de cada individuo o la situación en la que se encuentre, ha destacado M. Luisa Sánchez Rodríguez, profesora adjunta del Grado en Óptica, Optometría y Audiología de la Universidad CEU San Pablo (Madrid).

En este sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que la contaminación acústica es el factor medioambiental que más daña nuestra salud, tras la contaminación atmosférica. Así, el Observatorio de la Sostenibilidad en España ha concluido que aproximadamente 9 millones de personas se ven afectadas por exponerse a niveles de ruido superiores a 65 dB, nivel máximo recomendado por la OMS. Por su parte, Ecologistas en Acción ha puesto de relieve que el 40 por ciento de los colegios en Madrid se enfrentan diariamente a niveles superiores a 60 dB.

A estos datos se suma la exposición de la salud auditiva, especialmente en el colectivo adolescente, ya que aquellos que se encuentran entre los 12 y 35 años presentan mayor riesgo de sufrir pérdida auditiva por el uso de smartphones y cascos. Asimismo, el 40 por ciento se expone a este peligro por los niveles de ruido en locales de ocio nocturno. De este modo, la OMS ha recomendado tiempos máximos de escucha en función de la intensidad del sonido, reduciéndose este tiempo a la mitad por cada 3 dB de aumento.

Así, la experta ha explicado que el oído tiene una capacidad de recuperación si no hay daño irreversible. Sin embargo, cuando la exposición al ruido es de intensidad elevada y prolongada puede tener lugar una pérdida de audición o hipoacusia irreversible como consecuencia del daño causado en las células ciliadas de la cóclea.

Esta pérdida se produce gradualmente por lo que muchos afectados no son conscientes de esta afección y lo asocian al envejecimiento a largo plazo. Por ello, la experta ha señalado la "necesidad" de priorizar las políticas e intervenciones destinadas a disminuir estos riesgos e impartir educación de este ámbito entre niños y jóvenes.

CONSEJOS PARA MANTENER UNA BUENA SALUD AUDITIVA

Por ello, la profesora Sánchez Rodríguez ha recordado algunas de las recomendaciones recogidas en el informe 'La otra contaminación: ruido y salud en Madrid. Edición especial 2017', desarrollado por el Observatorio de Salud y Medioambiente de DKV Seguros con el objetivo de mejorar la calidad sonora y proteger la salud auditiva frente al ruido.

Entre estos consejos se destaca prestar atención a los ruidos que hacemos y respetar el derecho de los vecinos al silencio, utilizar el equipo de música y demás dispositivos a un volumen adecuado, limitar el volumen de la música y el tiempo diario de exposición, evitar lugares con exceso de ruido, utilizar protectores auditivos, solicitar la bajado de volumen cuando se considere elevada, no elevar la voz al hablar, no desarrollar conductas ruidosas ni ruidos innecesarios en casa, o enseñar al perro a no ladrar en la vivienda.

Contador